lunes, 23 de octubre de 2017

GARDENIA, UNA BONITA PLANTA DE INTERIOR


Cuando pensamos en qué planta podemos tener en nuestra casa siempre nos asaltan dudas dado que son tantas y tan bonitas muchas de ellas que seguramente nos costará decidirnos. Si este es tu caso, vamos a recomendarte una planta verdaderamente preciosa, la gardenia.

Es originaria de China y de ella se puede decir que es una de las plantas de interior que cuentan con unas flores verdaderamente bonitas, de color blanco y con un olor muy agradable con las que ambientar tu hogar.

Se debe tener en un lugar donde haya bastante espacio porque cuando crece puede alcanzar un tamaño considerable y sus hojas contar con unos 10 centímetros de diámetro. Aunque no suele ocurrir con frecuencia, esta planta puede llegar hasta los dos metros de altura.

La gardenia se conserva en aquellos lugares donde no recibe la luz directa del sol, aunque a veces sea bueno ponerla un poco a la luz solar. Es importante también protegerla del frío y evitar que sufra constantes cambios de temperatura.

Es una planta que necesita bastante agua para no marchitarse, pero no solamente recibiendo riego sino que la tierra y el ambinte debe tener cierta humedad. Con estos cuidados, la gardenia siempre lucirá un aspecto espectacular.

Vía: http://www.plantasyjardines.es/
Autor: Sankara

jueves, 19 de octubre de 2017

HOYA LANCEOLATA


Hoya lanceolata subsp. Bella

Nombre común: Flor de cera - Planta de cera - Parra de cera

Se trata de una pequeña planta trepadora de crecimiento moderado, presencia elegante y cuya bella floración le hace ser una de las más hermosas del grupo.

Las plantas denominadas botánicamente como Hoya representan un género de alrededor de 300 especies que están encuadradas en la familia Apocynaceae.

A todos los componentes se las conoce como Flor de cera, Planta de cera o Parra de cera.

El área de distribución de las Hoyas se localiza desde la India al Sur de China e incluso se encuentran especies en Australia.

Esta Hoya de radiante aspecto no es frecuente encontrarla en espacios ajardinados, más bien se destina para engalanar terrazas o galerías ligeramente soleadas.

Otra alternativa muy difundida es emplearla en situaciones de interior, dispuesta en una habitación con una intensa luminosidad.

Se trate del emplazamiento que se trate presentará los mismos requerimientos: luz potente, entorno húmedo y no modificar su posición acostumbrada.

Una cesta colgante es un perfecto recipiente para que la planta crezca, en esta disposición exhibirá admirablemente su delicada floración, así también los delgados y flexibles tallos quedarán suspendidos de modo vistoso.

Todos los componentes de este grupo responden bastante mal a los cambios de emplazamientos durante el periodo de floraicón. Los cambios por lo general detienen esta actividad en lo que reste de temporada.

Antes de que inicie dicho periodo habrá que tener ya asegurado un lugar apropiado y si progresa bien no moverla innecesariamente.

Las hojas son gruesas, lanceoladas, con un canalón central muy marcado, color verde intenso en el haz y más pálido en el envés, el peciolo es muy corto.

Produce manojos de apariencia plana, compuestos por 7 ó 9 pequeñas flores muy agrupadas que surgen desde un mismo punto.


Las flores tienen forma de estrella de color blanco puro, mostrando otra forma estrellada más pequeña de color rosado en su centro, su apariencia es cerosa.

Es conocido el intenso perfume de las flores de esta familia, pero la noche acentúa aún más su dulce perfume.

Para estimular la floración es aconsejable que la Hoya goce de buena luz, incluso un poco de sol le puede beneficiar. Es importante que disfrute asimismo de un lugar aireado.

Los riegos durante los periodos calurosos deben ser generosos pero dejando siempre que el sustrato elimine el excedente de agua y no se acumule, el resto del tiempo mantener el sustrato sólo ligeramente húmedo.

Hay que ir acoplando los tallos a la estructura a medida que crecen, por esto es innecesario las podas.

Con los abonados conviene tener mucha precaución, una vez al mes durante la fase de floración será más que suficiente. Abonar de más sólo perjudicará a la planta que puede llegar a perder gran parte del follaje.

Generalmente, las Hoyas se mantienen en contenedores de medidas reducidas, debido a que el entramado de raíces es muy fino.

Es suficiente con cambiar cada tres años la maceta por una superior y toda vez que las raíces colmen totalmente la vieja.

La propagación es una labor bastante sencilla que se realiza a través de esquejes. Éstos enraízan con facilidad en un suelo arenoso con una humedad exigua y temperatura cálida.

Vía: http://plantayflor.blogspot.com.es/
Autor: Carmen Pereira