miércoles, 21 de diciembre de 2011

EL JAZMÍN, LA FLOR DEL PERFUME

El Jazmín es de origen árabe, aunque pronto fue extendido por Europa. En un principio, se le dio el nombre de 'yasmin'. En términos botánicos, esta planta es clasificada como un arbusto perennifolio de la familia de las oleaceas.


Pero, sin duda, sus valores más apreciados son la belleza de su flor y su aroma, por lo que es utilizado para la fabricación de múltiples perfumes, sobre todo las variedades denominadas 'Jasminum officiale' y el 'Samac'. Aunque existen muchos tipos, la mayoría tienen la flor blanca, excepto algunas especies que la tienen de color amarilla.

El aroma  

Los especialistas definen el aroma del Jazmín como floral, cálido, animal, especiado, frutal o licorado. Precisamente por esa variedad de sensaciones olfativas que es capaz de producir está íntimamente ligado al mundo de la perfumería, donde es la flor blanca más utilizada. 


La floración del Jazmín se produce desde agosto hasta octubre y, aunque en la actualidad la producción de jazmín es un tanto reducida en comparación con épocas anteriores, la flor es imprescindible para la producción de perfumes. Las flores son recolectadas una a una y, al igual que la rosa, se recoge antes de que salga el sol, para que éste no las dañe.

Otras propiedades

 

 A pesar de que la característica más destacada del Jazmín es su aroma y su empleo en perfumería, esta planta también tiene un importante valor decorativo, por lo que es de gran utilidad en cualquier jardín o parque. Además, las especies trepadoras son muy útiles con el fin de cubrir y embellecer vallas o muros, ya que, sobre todo en verano, cuando se produce la floración, este arbusto proporciona un aspecto alegre y bello.

 
No obstante, a la hora de plantar un Jazmín, conviene saber que es una planta que requiere un gran cuidado y que éste debe ser diario. Además, hay que vigilar su crecimiento ya que éste es muy rápido y puede que supere las expectativas de quien lo cultive. Para evitarlo, conviene podarlo regularmente.

También hay que tener en cuenta que, aunque suele crecer en ambientes sombreados, necesitan de la luz solar para que la floración sea óptima. Por último, indicar que no requieren ningún suelo especial, pero éste nunca debe estar muy seco o drenar mal.

Por otro lado, hay que señalar otras utilidades del Jazmín, que es empleado en muchas ocasiones como ambientador y ahuyentador de mosquitos. Además, se suele afirmar que las infusiones realizadas con esta flor son un gran remedio para las afecciones en los ojos.


Tipos de Jazmín

 

El Jazmín comprende unas 200 especies, que se dividen principalmente en arbustos y trepadoras. Su principal características son sus hojas unifoliadas, trifoliadas o imparipinnadas. Asimismo, se le identifica por sus flores, que son bisexuales y, normalmente, de color blanco o amarillo. Su cáliz es acampanado, con una media de cuatro a nueve lóbulos, y su androceo posee dos estambres insertados en el tubo de la corola. 

Sin embargo, a pesar de la gran variedad, hay algunos Jazmines más conocidos y empleados. El primero de ellos es el 'Jasminum humile', de origen italiano, que posee las flores amarillas y en racimos, con cáliz de pequeños dientes y con los lóbulos redondeados. El 'Jasminum Sambac', nativo de la India, es de carácter trepador y tiene las flores dobles, dispuestas en racimos y de color blanco. Seguidamente se encuentran los denominados 'Jasminum nitidum' y 'Jasminum azoricum', también trepadores y originarios de India. Sus flores son blancas.

Asimismo, existe el 'Jasminum nudiflorum' de origen chino, un arbusto abierto con ramas alargadas y colgantes que pueden alcanzar hasta tres metros de altura. Su corola es de tres centímetros de diámetro y de color amarillo, con seis lóbulos. Éste último, junto con el 'Jasminum mesnyi', son denominados Jazmines de invierno.

Finalmente, es necesario mencionar el jazmín común, el 'Jasminum officinale', un arbusto trepador y caducifolio que puede llegar a alcanzar los 10 metros de altura y cuyas flores blancas se caracterizan por tener un gran aroma.

jueves, 15 de diciembre de 2011

CURIOSIDADES DE ANTHURIUM ANDREANUM

Existen muchas curiosidades de las flores del Anthurium Andreanum. Quizás la principal es que en realidad son hojas modificadas llamadas ‘espatas’. Estas pueden ser de diversos colores. 

Desde la base de cada ‘espata’, sale el ‘espádice’ o ‘candela’, donde se encuentran las verdaderas flores.

Siguiendo sobre las curiosidades de las flores del Anthurium andreanum, decir que es precisamente esta especie la más popular, dentro de las más de 500 especies existentes dentro de este género.

Para evitar confusiones, siempre que hablemos de flores de Anthurium andreanum en este artículo, hacemos referencia a las hojas modificadas llamadas ‘espatas’ que ya nos hemos referido anteriormente.

Las flores de Anthurium andreanum se cultivan en viveros especializados con un alto grado de tecnificación, especialmente en control climático, donde los niveles de iluminación, humedad relativa y temperatura son controlados a la perfección para que cada planta de Anthurium dé el mayor número de flores en su vida comercial.

Las flores recolectadas viajan en cajas con un embalaje especial para evitar que se dañen durante el trayecto. En muchas ocasiones, cada flor lleva en la base de su tallo una pequeña reserva de agua (llamadas chupetes) para evitar pérdidas de turgencia.


Las flores del Anthurium andreanum fueron descubiertas en 1876 en Colombia por Edouard André, durante una expedición botánica financiada por el gobierno francés. Cuando André descubrió el Anthurium, lo envió para su análisis y clasificación a Jean Linden, un botánico belga contemporáneo de André y conocido como el “padre de las orquídeas”, no sólo por sus extensos estudios sobre esta flor sino por ser el descubridor de las técnicas de reproducción de esta exquisita especie.
 
Este género (Anthurium) incluye más de 600 especies, procedentes principalmente de las regiones tropicales de México, Costa Rica y los estados sureños norteamericanos al norte de Argentina y Uruguay.

De hecho, desde hace tiempo, la flor de Anthurium andreanum se ha convertido en el emblema de Hawai, uno de las principales áreas de producción junto con Ecuador y Colombia. En Europa, el país mayor productor es Holanda.

Su nombre procede de las palabras griegas “anthos”, que significa flor y “oura”, que significa rabo.  

Curiosamente, el Anthurium andreanum se conoce comúnmente en los países anglosajones como la flor del flamenco (flamingo flower) o la flor del rabo (tailflower).

El Anthurium andreanum era una flor prácticamente desconocida hace apenas dos décadas, pero ha alcanzado una increíble popularidad en los últimos años, además de por su espectacularidad y su belleza, por las mejoras genéticas, optimización de cultivo y obtención de precios más populares.

Gracias a estas mejoras genéticas, se pueden encontrar estas flores en una amplísima gama de colores. El más popular sigue siendo el Anthurium rojo, aunque cada vez ganan terreno otras tonalidades, que van del blanco al rosa o en colores más originales como el verde manzana o el chocolate… incluso bicolores como por ejemplo en verde y rojo. Además de los colores, también entran en juego los tamaños.

Las flores de Anthurium andreanum raramente suelen presentarse en ramos únicos de esta flor. Es más frecuente que se utilice un único tallo como complemento de bouquets, centros o ramos de novia, luciendo eso sí la posición más destacada.

Siguiendo con las curiosidades de las flores del Anthurium andreanum, estas gozan de una larga vida como flor cortada, pudiendo disfrutarlas durante más de dos semanas. Para que esto sea así, se recomienda vigilar que siempre tenga agua y cambiarla cada dos o tres días para que no se creen bacterias que echen a perder esta maravillosa flor.

Cómo planta tropical, las plantas de Anthurium andreanum aguantan bien el calor. También se recomienda situar estas flores en un entorno fresco y sin que les dé directamente la luz del sol. 

miércoles, 7 de diciembre de 2011

GLORIOSA ROTHSCHILDIANA

- Nombre científico o latino: Gloriosa rothschildiana

 
- Nombre común o vulgar: Gloriosa.

- Familia: Liliaceae (Liliáceas).

- Origen: África tropical.

- Planta trepadora con raíces tuberosas.

- Altura: el tallo alcanza 2-3 m.

- Hojas largas, lanceoladas color verde que desarrollan en su extremo un zarcillo que les permite trepar.

- Flores muy exótica, bella y extraña, de color rojo con borde amarillo.

- Florece en verano.

- Usos: jardines, balcones, terrazas, para recubrir muros, columnas, verjas, etc.

- Luz: semisombra. Ambiente muy luminoso pero sin sol directo.

- Temperaturas: en las regiones septentrionales, con heladas invernales, esta planta se cultiva en maceta a fin de poderla resguardar del frío.

- Es una planta tropical, procúrele un ambiente cálido, aunque cuenta con la ventaja de que en invierno, podemos guardar los tubérculos preservando la planta del frío.

 
- Puede cultivarla al exterior en lugares con climas benignos, de lo contrario, devuélvala al interior cuando comiencen a bajar las temperaturas a comienzos de otoño.

- Suelo bien drenado.

- Riego frecuente, no muy abundante, suspendido después de la floración.

- Regar manteniendo el sustrato ligeramente húmedo hasta que desarrolle hojas, después, regar con más frecuencia hasta que pierda las hojas, entonces dejar de regar, cortar los tallos con cuidado de no dañar el bulbo y guardar este como se describe más arriba.

- Abonar semanalmente durante la floración.

- Hasta que la planta desarrolle hojas con zarcillos, átela a un tutor.

- Multiplicación: puede hacerse mediante semillas pero con dificultad, pero es muy sencillo mediante los tubérculos nuevos que la planta va desarrollando en torno al original.

 
- Extraiga con cuidado los tubérculos cuando la planta pierda las hojas y guárdelos en un lugar fresco (5-10º C), seco y a la sombra durante el invierno, hasta que comiencen a generar brotes nuevos.

- Cuando los tubérculos guardados en invierno comiencen a desarrollar brotes, plántelos con el brote hacia arriba y cúbralos con unos 2 cm de tierra.

jueves, 1 de diciembre de 2011

TACCA CHANTRIERI / FLOR MURCIÉLAGO

Hoy queremos escribir sobre esta extraña y bonita planta que también es conocida como bigotes de gato o flor del diablo por su curioso aspecto.

Planta herbácea perenne, de 50-70 cm de altura, con tallos cortos que nacen de un rizoma cilíndrico, grueso y carnoso. Hojas simples, erectas, con el pecíolo acanalado internamente, de 10-30 cm de largo, y la lámina de oblonga a oblongo-elíptica u oblanceolada, de 20-50 (-60) × 7-14 (-25) cm, con la base de redondeada a cuneada, el margen entero y el ápice cortamente caudado; son glabras, de color verde oscuro brillante por el haz y más pálidas por el envés; nerviación con el nervio medio destacado por el envés y abundantes nervios secundarios paralelos.


Escapo erecto, hueco, de 50-60 cm de altura, finalizado en 4 brácteas involucrales de color púrpura oscuro que caen en la fructificación; las 2 exteriores son ovado-lanceoladas, acuminadas, de hasta 12 x 4 cm, y las 2 interiores son anchamente ovadas, de hasta 10 x 8 cm, con el margen crenado-ondulado y el ápice mucronado; bractéolas filiformes, colgantes, de 30-35 cm de longitud, de color púrpura oscuro, blanquecinas hacia el ápice. Inflorescencia umbeliforme, con 5-7 (-18) flores bisexuales, actinomorfas, sobre gruesos pedicelos purpúreos de 3-4 cm de largo. Perianto formado por 6 tépalos petaloides purpúreos dispuestos en 2 series; 3 exteriores oblongos, agudos, de 15 x 6-7 mm, y 3 interiores más anchos, elípticos, agudos. Androceo con 6 estambres adnatos al perianto, con los filamentos muy cortos y las anteras amarillentas; estigma trilobado. 


Fruto en baya purpúrea, elipsoide, carnosa, de unos 4 x 1,2 cm, con 6 costillas marcadas y con el perianto persistente. Semillas abundantes, reniformes, acanaladas longitudinalmente. Es nativa de Bangladesh, India, Burma, sur de China y sudeste de Asia (Camboya, Malaysia, Laos, Vietnam, Tailandia).


Esta planta, que recibe los nombres de flor murciélago, bigotes de gato o flor del diablo por su curioso aspecto, fue dedicada por E.F. André a los viveristas franceses hermanos Chantrier, a los que también dedicó un híbrido de Alocasia (Araceae) y un híbrido de Nidularium (Bromeliaceae).

Es una planta típica de invernaderos o patios sombreados, ya que gusta de luz tamizada, humedad ambiental, sustrato fértil, húmedo y rico en materia orgánica y temperaturas mínimas de 14-15 ºC. Se multiplica por división de los rizomas y por semillas.

Los rizomas tienen aplicaciones medicinales en algunos países.