miércoles, 22 de febrero de 2012

HORTENSIA

Una de las opciones seguras a la hora de elegir una planta para el jardín es la hortensia. Este arbusto de hoja caduca, originario de Asia, también se conoce como Hydrangea. 

Sus vistosas flores, que crecen en racimos, alegrarán durante el verano todos los rincones verdes, con su amplia variedad de colorido. Aunque normalmente se ubica en exteriores, también es posible mantenerla como planta de interior hasta la floración.

La variedad más común es la Hydrangea Macrophylla, aunque existen otras como la petiolaris, trepadora, la arborescens, con grandes racimos de flores, o la paniculata, cuyas flores se encuentran en grupos con forma de pera.

 Reproducción

La hortensia se multiplica por esquejes, que cortaremos de la planta tras la floración. Dejaremos que enraícen y los ubicaremos en una maceta o en el jardín en otoño o primavera. El suelo debe ser rico en nutrientes y ácido. Además, es importante no situarlos a pleno sol; se desarrollan mejor en sombra parcial.

Además, el terreno ha de estar húmedo, pero al mismo tiempo, tendrá un buen drenaje, ya que los encharcamientos son perjudiciales. Si vivimos en una zona fría, la resguardaremos en el interior o en un lugar abrigado, ya que no soporta las heladas. Asimismo, tampoco crece bien en lugares demasiado cálidos o secos.

 

Cuidados necesarios

 

Este arbusto necesita una gran cantidad de agua, por lo que hemos de regarlo a diario, excepto en zonas donde llueve de forma habitual, donde podremos espaciarlo más. Es importante evitar la carencia de líquido, ya que las flores se marchitarán en poco tiempo. 

 

 
La poda también es necesaria; la llevaremos a cabo tras la floración. Para que la planta crezca vigorosa, añadiremos al terreno abono líquido cada dos semanas durante la primavera y el verano.

Si el esqueje lo plantamos en maceta, tras la primera floración, es necesario trasplantar la hortensia. La mejor época para llevar a cabo esta tarea es después de la poda. Para no provocar la caída de las hojas, evitaremos hacerlo cuando éstas empiezan a crecer, así como durante los días de más calor del verano.

A medida que va creciendo, el follaje adquiere más peso y, en ocasiones, hace que la planta ceda. Para evitarlo, es adecuado colocar varias cañas que ayuden a sostenerlo.


 Atención a las plagas y enfermedades

Los insectos que afectan a la hortensia son el pulgón y la araña roja. Para eliminar el primero se aplica un insecticida específico, y para combatir la segunda utilizaremos un acaricida.  

Las enfermedades también son un obstáculo para el desarrollo de la planta. Los hongos, como el oídio, producen la putrefacción del ejemplar, o daños en sus hojas. Un síntoma es la aparición de manchas. Para solucionar el problema, aplicaremos un fungicida.

Otra enfermedad es la clorosis, que se produce por un ph demasiado alto, lo que conlleva falta de hierro en el sustrato. Lo percibimos por el tono amarillo que adquieren las hojas; no hemos de confundirlo con los cambios que se producen de forma natural en el otoño. Para combatirlo aplicaremos un producto específico, rico en hierro.
  
Flores muy vistosas

Las yemas surgidas el año anterior dan lugar a tupidos racimos de flores durante el verano.

En la planta se mantendrán en óptimas condiciones hasta cuatro semanas. Su colorido varía desde el blanco hasta el rosa o el azul. Este último es el tono más apreciado, que se consigue en suelos muy ácidos y con una proporción elevada de aluminio; además, existen productos que ayudan a mantenerlo y acentuarlo. 

Una vez cortada, resulta muy atractiva para formar ramilletes que darán un toque de color al hogar. Para evitar que se marchite en poco tiempo, ha de conservarse en agua, a la que añadiremos azúcar, que proveerá los nutrientes necesarios. Tampoco situaremos el recipiente a pleno sol. Con estos sencillos cuidados podremos disfrutar de un arreglo floral natural durante varios días.

miércoles, 15 de febrero de 2012

TIPOS DE ROSAS

ESPECIES SILVESTRES DE ROSAS

Los rosales silvestres son las especies que crecen en la naturaleza; de ellas
descienden todas las demás rosas.

Algunos de los rosales silvestres más difundidos son:

 ROSALES ANTIGUOS

Los rosales antiguos son las variedades que existían antes de
1.867, año en el que apareció el primer híbrido de Té.

 Son poco conocidos por el gran público. Poco a poco se van utilizando
más, pues son increiblemente fuertes y robustos.

No requieren de muchos cuidados y tienen menos problemas
 de plagas y enfermedades.


 ROSALES MODERNOS

De los tres grupos de rosas, Silvestres, Antiguos y Modernos, este último
es el más popular hoy en día y del que existe un mayor número de
variedades. Más del 95% de los rosales que se plantan son Rosales Modernos.

Estos son los nueve grupos principales de Rosas Modernas:

 


miércoles, 1 de febrero de 2012

ROSA, FLOR DEL AMOR

El significado de los rosas rojas es amor y respeto. Ninguna flor ha sabido tocar tan profundamente tantos corazones. La rosa roja tiene encanto... ¡¡es una flor majestuosa!! 

Posee un costado sensual exquisito, que ninguna otra rosa posee. Evoca un sentimiento romántico...pensamientos de pasión...trasmite el significado del amor... una excitación romántica de amor... 

Como ya hemos escrito anteriormente, las rosas rojas son el símbolo del amor y de la pasión. Pero también se pueden enviar a un amigo para trasmitir respeto.

 Tipos de Rosas

Hablar de la Rosa es hablar de la flor preferida por la Humanidad, la más cultivada y, para muchos, la más bella. 

 
Son tan difundidas y conocidas que no hay que hacer muchas presentaciones. Conoce sus infinitas variedades, sus flores, colores, perfumes, historias, detalles evocadores... 

Es un mundo apasionante. Incluso, hay personas tan entusiastas que llegan a crear sus propias variedades de Rosas. 

La Rosa ha sido sometida a lo largo de la Historia a una intensa selección e hibridaciones con el objetivo de crear nuevas variedades y formas. Es la planta más "trabajada" que existe. 
Están catalogadas más de 30.000 variedades o cultivares en el Mundo. Cada año aparecen centenares nuevos. De las más de 30.000 variedades, están a la venta entre 2.000 y 3.000. 

La clasificación de las rosas o rosales desde un punto de vista "jardinero" se hace en 3 grupos:

Especies silvestres de rosas: las que existen en la Naturaleza.

Rosales Antiguos: variedades de rosas anteriores a 1.867.

Rosales Modernos: variedades de rosas posteriores a 1.867.

Seguiremos escribiendo de las rosas en próximas actualizaciones.