jueves, 22 de marzo de 2012

PALMA, DE DOMINGO DE RAMOS

Establecidas las "Palmeras" dátileras, la utilización como elemento ceremonial de las palmas se constata en la producción cerámica ibérica encontrada en las excavaciones realizadas en L´ALCUDIA. En cuyos restos hallados, correspondiente a la etapa íbero-púnica, aparece ya representada la "Palma" rizada. 

La "Palma" es en la actualidad un producto único en el mundo, debió desarrollarse inicialmente por motivos religiosos, muchas veces de forma oculta, y de esta forma incorporada al principio del cristianismo, como elemento valioso para las celebraciones del "Domingo de Ramos".

La "Palma" posee un carácter de naturaleza fúnebre al estar asociada desde la mitología clásica al culto a la Diosa/Virgen Proserpina, Reina de los Muertos. El carácter funerario de este singular elemento fue asumido por el cristianismo, recogiéndolo posteriormente por los evangelios apócrifos asuncionistas que a su vez fueron motivo de inspiración de numerosos dramas sacro líricos mediavales, como su exponente más representativo EL MISTERI D'ELX, en los cuales con grandas analogías, Dios envía en el más puro estilo de la mitología oriental, a un ángel portador de un ramo aureo, destinado a la Virgen próxima a su muerte, para que una vez producido su óbito, pueda en cuerpoy alma abandonar el reino de los muertos y ascender a los cielos.

Los romanos incluían figuras de hoja de palma como adorno de sus vestimentas. La "Palma" fue conocida de la población autóctona de ILLICI como elemento y símbolo religoso de culto primitivo como lo prueban fehacientemente los restos cerámicos hallados en L'ALCUDIA.

Si en lugar de prevalecer la luz solar lo hace la oscuridad o reino de la luna, el fruto de esta relación ya no es el dátil sino la "Palma". La luna con la luz reflejada del sol desafia la fotosíntesis solar, desafía el oscuro encaperuzamiento produciendo en él, la "Palma".


La Palmera, típica especie mediterránea complicada y desconocida, que resiste al sol y se deja mecer por la luna, proporciona alimentos a la especie humana, así como condiciones para mejorar la calidad de vida, por lo que no tiene nada que extrañar que al igual que los dioses en la mitología griega contaran con un olimpo, la palmera datilera fuese aceptada en el culto de las primitivas poblaciones íberas, antecesoras de las posteriores que dieron origen a la bimilenaria ciudad de ILLICI predecesora de la actual ciudad de ELCHE.

La palmera datilera es hija del sol y la luna, y amante de ambos. De su relación con el astro rey, al cabo de nueve meses de polinización y posterios fecundación maduran los dátiles.
De la relación con la luna, expresada con la oscuridad producida por el encaperuzamiento, al cabo igualmente de otros nueve meses, del seno de la Palmera hatada surge la "Palma"

De su relación con ambos surgen las más bellas especies ornamentales de este mundo terrenal. 

Los antiguos Pobladores como adoradores de la Luna, desde el neolítico, debieron tener ocasión de comprobar que la oscuridad producía el blanqueamiento de las hojas de su árbol más característico. Esta técnica de blanqueamiento de las hojas de las palmeras datileras no fue copiada ni conocida de otras culturas por carecer del elemento fundamental, las palmeras. 

A la muerte de la Vírgen María, el ángel baja del  cielo con una "Palma". Símbolo de su sagrada condición inmaculada "vos, molt pura e deffessa reatus patrum nostrorum...", mientras entierra el apóstol Juan el vírgen, el depositario de la "Palma". 

 
Todavía permanece la costumbre de colgar palmas en los balcones, este hecho cabe considerarlo como remiscencias del antiguo págano íbero, pues lo que en realidad se estaba haciendo con esta costumbre es una auténtica reliquia via, desfigurada por el paso de los siglos, anunciando, en unas épocas en la que la comunicación era escasa y díficil, que en esa casa en donde se cuelga la Palma había algún joven, esto es, algún muchacho en estado de celibato si se colgaba la "Palma" lisa, o una muchacha en soltería si la "Palma" era rizada.

No hay comentarios: