miércoles, 30 de mayo de 2012

BROMELIAS

Si te gusta que tu casa esté decorada con plantas, pero no tienes tiempo suficiente para ellas, seguramente la bromelia sea una buena solución para tu problema. Son plantas resistentes que no requieren muchos cuidados y darán un toque original a las estancias. Además, son muy decorativas, especialmente en las nuevas tendencias orientadas al minimalismo, en las que las bromelias ocupan un importante lugar.

Llegadas de Sudamérica y más concretamente de Brasil, son una buena alternativa si queremos innovar. En su hábitat natural se desarrollan en las ramas de los árboles, pero en los países occidentales se consideran plantas de interior. La familia bromeliaceae está compuesta de muchas especies de características similares. Las que encontramos de forma más frecuente en las floristerías son la Guzmania, la Neoregelia, la Tilandsia y la Vriesea.

Cómo reconocerlas

La bromelia es una planta perenne que puede llegar a medir un metro de altura. La Guzmania, que es la más común, tiene sus hojas lanceoladas y de un color verde muy intenso y brillante. 

Con el crecimiento, la punta pasa a ser roja, llegando a adquirir forma de flor, aunque en realidad no lo sea. En algunos casos, después de pasar grandes periodos de tiempo, aproximadamente de dos años, puede llegar a tener verdaderas flores que perderá en tan solo dos días. Una vez que se produce la floración, la planta se marchita y acaba muriendo.

Algunas especies también pueden ofrecer una forma de rosetas de largas hojas curvadas, de márgenes lisos y arqueados, con frecuencia escamosas y manchadas con bandas transversales. Sus flores pueden estar rodeadas de hojas, normalmente rojas o amarillas, que pueden durar varios meses. Su crecimiento, en general, es lento, desarrollándose principalmente en primavera y verano. 

Algunos cuidados

Hemos de reconocer que no son muchas las atenciones que esta especie demanda de nosotros, aunque no por ello debemos olvidar unas pautas básicas para su correcto desarrollo. De esta forma podremos disfrutar de su belleza por mucho tiempo.

Al ser una planta tropical necesita humedad constante. Además de regar el terreno, depositaremos agua tibia en la copa que forman sus hojas y la pulverizaremos de forma regular. Lo mejor es usar agua sin cal; para conseguirla podemos almacenar la de la lluvia, hervirla o usar un descalcificador.

Aunque sea una planta de interior, podemos sacarla al jardín cuando llueva, siempre y cuando la temperatura no sea muy fría. Normalmente la regaremos una vez a la semana, aunque en los meses de calor aumentaremos la dosis de agua.

Dónde situarlas

El terreno en el que mejor se conservan es el ácido, rechazando los calcáreos. Lo ideal es una mezcla de tierra de jardín, turba y arena a partes iguales. Debe ser rica en nutrientes, por lo que la podemos abonar cada 15 días en primavera y en el verano. También podemos incluir un abono universal en el agua de riego. La temperatura ambiente ideal para las bromelias oscila entre los 15 y los 20º C. Debes situarlas en lugares luminosos, pero sin que reciban directamente la luz del sol.


Posibles enfermedades

El hecho de regar la planta desde su copa puede provocar la aparición de hongos por la humedad constante a la que está sometida. Para evitarlo, debemos vaciarla cada 15 días y sustituirla por agua nueva. 

Mantener la tierra húmeda de manera constante también puede provocar que la parte inferior de la roseta foliar se pudra. Nos daremos cuenta de esto si las hojas tienen manchas negras. Ante esta situación lo mejor es dejar de regarla, al menos de forma temporal. Si le da el sol directamente, sus hojas pueden quemarse.

Normalmente no presenta muchas enfermedades, aunque los pulgones son sus principales enemigos, dejando en sus hojas una capa pegajosa que hará que se reproduzcan con facilidad en lugares secos. Para acabar con ellos, lo mejor es aplicar un insecticida adecuado y aumentar su riego.


Reproducción

Se multiplica a partir de los rebrotes que nacen junto a la base de la planta madre. Los separaremos con cuidado por debajo de las raíces que la unen a la planta principal y la traslaredamos a una nueva maceta. Mantendremos la nueva planta en un lugar cálido y con la humedad necesaria. Pasados unos días estará totalmente adaptada.

miércoles, 23 de mayo de 2012

ESPATIFILIUM

Su nombre científico es: Spathiphyllum wallissi, conocido vulgarmente como Espatifilo, Espatifilium, Cuna de Moisés, Lirio de paz y Bandera blanca.

El Espatifilo es una planta que se adapta incluso a los interiores que tienen poca luz, pero prefiere los luminosos.

Es muy importante pulverizar con agua a estas plantas, sobre todo en habitaciones con calefacción o bien, colocar la maceta sobre un cuenco con guijarros húmedos.

En época de crecimiento y floración regar dos veces por semana. Una vez acabada la floración, dejar secar el sustrato hasta que la planta se ponga lacia. Al Espatifilo debes darle un descanso en invierno de poco riego y temperatura más fresca (aunque nunca menos de 12º C). Necesita este reposo invernal.

Cambiar el Espatifilo a otra maceta un poco mayor cada año. Época ideal, principios de primavera.

Si las hojas de la planta están lacias es por falta de agua. Sumerge la planta en un cubo de agua. Aumenta también la humedad ambiente rociando las hojas o colocar la maceta sobre un plato o cuenco con guijarros empapados.


Si los extremos de las hojas están secos posiblemente el motivo sea por exceso de abono.
Si la planta no florece podría ser porque no ha tenido “descanso” invernal o por falta de nutrientes, en este caso, añadir abono para plantas con flor.

Ácaros, Pulgón, Mosca blanca y hongos son las plagas y enfermedades que más atacan al Espatifilio.


Consejos

Bien iluminado pero no directamente al sol.

Evitar los cambios bruscos de temperatura, siendo una planta que prefiere calor constante.

Riego frecuente, al menos tres veces a la semana durante el período de máxima actividad de la planta, y más reducido durante el período de reposo.

Necesita humedad ambiental, por lo que se deben pulverizar las hojas a menudo.

Abonar con fertilizante mineral completo una vez al mes.

miércoles, 16 de mayo de 2012

DIPLADENIA, JAZMIN CHILENO


Su nombre científico es Mandevilla, conocida vulgarmete como: Dipladenia, Jazmín chileno, Jazmín de Chile, Mandevilla, Jazmín de Jujuy, Jazmín de Argentina.

Es de la familia de las Apocináceas y su origen es de Sudamérica concretamente de los países Argentina y Brasil.


Puede alcanzar una altura de dos a tres metros aunque se ha visto plantas de más de siete. Sus hojas son coriáceas de color verde brillante muy persistente.

Sus flores son muy llamativas, atrompetadas y están sostenidas sobre largos pedúnculos que aparecen al principio del verano formando pequeños racimos que desprenden un agradable perfume.


Como precaución decir que es un planta tóxica si se ingiere.

Necesitan un ambiente muy luminoso, pero evitando el sol directo en las horas más abrasadoras y los climas calurosos.

Cuando se acerque la época de las heladas es aconsejable introducir la planta al interior del hogar ya que no tolera el frío.

Si está en el interior, en invierno mucho cuidado con la calefacción, ya que reseca mucho el ambiente.


Pulverizar varias veces a la semana las hojas o colocar sobre un plato con grava mojada.

El suelo debe ser rico, compuesto de turba y arena y con un buen drenaje porque el exceso de agua le perjudica. 

Regar con asiduidad (3 veces por semana), sobretodo en primavera y verano. Reducir el riego en el período de reposo invernal.

El abonado debe de ser cada 15 días en período de floración.

Es bueno pellizcar las plantas jóvenes para lograr una planta más tupida y colocar una estaca que guíe su crecimiento.

En otoño o al final del invierno podar las ramas principales hasta el tercer o cuarto nudo.
Es sensible a la araña roja y cochinillas por atmósfera cálida.

Multiplicación: en primavera por semillas, en primavera o en verano por esqueje leñoso (bajo plástico).

Puede hacerse en arena mediante esquejes de unos 10 cm. de largos a los que debe limpiarse primero con agua templada el látex que desprenden por el corte, con calor de fondo a finales de primavera aprovechando la poda, tapar con plástico o cristal. 


miércoles, 9 de mayo de 2012

ALEGRÍA DE LA CASA

Es una especie que dispone de múltiples y coloridas variedades, con fácil crecimiento y cultivo.
Planta de interior en zonas climáticas frías y de exterior para macetas y jardineras en zonas más calurosas. La especie más común es la Valleriana, bien cuidada tendrá flores durante todo el año.

Características

 

Puede alcanzar hasta los 60 centímetros de altura, en algunas de sus variedades. Sus tallos son carnosos y algo quebradizos, por lo que las plantas altas pueden necesitar tutores, para evitar que se tuerzan. Es recomendable abonarlas en los periodos vegetativos y facilitar su ventilación en los días calurosos.


 

Variedades

La más extendida es la Valleriana, cuyas flores son rosas, naranjas o púrpuras. La Carouse o de flores dobles, está muy bien ramificada, de floración temprana y más compacta que otras variedades. Su color es mezcla de naranja, rojo, tonos salmón y blanco. La Candy es de flores grandes y colores radiantes, con un excelente rendimiento al exterior. La variedad Deco, dispone de un follaje mezcla de verde y bronce sobre fondo sombreado. Es vigorosa y con exceso de ramas.

 

   Hojas y flores

 

Sus hojas son de forma oval y de un color verde claro. Las flores suelen ser de colores fuertes y brillantes.

 

  Cuidados

 

Tiene una resistencia moderada. Soporta bien todos los terrenos, aunque prefiere los suelos húmedos. 

 

El riego debe ser abundante principalmente en el verano, pero sin encharcamientos.Si está situada en el exterior debe ser en semisombra. 

Para conseguir una planta más frondosa se pueden cortar las puntas de los tallos.

También es recomendable pulverizar las hojas de vez en cuando pero con mucho cuidado de no mojarlas con las flores abiertas.

Para el cambio de maceta habrá que esperar a primavera, y sólo hay que hacerlo si es indispensable.

 Plaga

La suele atacar un hongo conocido por causar la podredumbre del tallo.También sufre ataques de Oídio.

 

  Consejos

 

Si pierden las flores puede deberse a la falta de luz. Además no debe mantenerse la maceta en un plato con agua.

 

  Atención

 

Si tiene una larga exposición al sol puede aparecer la araña roja. Después debe ser tratada con fungicida. 

domingo, 6 de mayo de 2012

DÍA DE LA MADRE 2012

Queremos compartir con vosotr@s un video que hemos editado especialmente para celebrar este día y felicitar a todas las madres.

¡Felicidades!




martes, 1 de mayo de 2012

RODODENDRO, PLANTA PRIMAVERAL

Rhododendron, del griego rhodon -rosa- y dendron -árbol-, es un arbusto de hoja perenne perteneciente a la familia de las ericáceas y originario de Extremo Oriente. En Europa alcanzó su esplendor como planta ornamental en la segunda mitad del siglo XIX. El género agrupa aproximadamente 800 especies, todas ellas de una elevada utilidad decorativa que, junto a las rosas, son los arbustos de flor más populares.

Sus hojas son verde oscuro, ovaladas, muy similares a las del laurel y las flores oscilan entre una amplia gama de tonos. Su floración suele tener lugar entre primavera y verano. Aunque algunos no superan los 50 cm. de altura, otros pueden llegar a alcanzar 3 metros, por ello son requeridos para proteger casas y terrazas. 

Para un perfecto estado

El rododendro necesita para su óptimo desarrollo unos cuidados básicos:

Es preciso que se halle en suelos ácidos. Lo habitual es que el pH sea 5, aunque hasta 7 podrá sobrevivir. El terreno tiene que conservarse continuamente húmedo y ha de gozar de un buen drenaje.


Resiste muy bien un extenso abanico de temperaturas, aunque en casos extremos- tanto de frío o calor-, le provocaría la muerte. En invierno soporta hasta 0º y en verano 26º aproximadamente, con lo cual en los meses más cálidos se recomienda que esté a la sombra. El resto del año lo situaremos al sol.Hay un abono especialmente indicado para plantas de suelo ácido, y además se debe agregar a la tierra quelato de hierro; con una cucharada bastará para regular el pH y evitar el riesgo de algunas enfermedades, como la clorosis.

En los casos en que lo queramos trasplantar de maceta, es conveniente dejar acabar la floración, que dura unos 20 días, para no perjudicar su crecimiento. Se recomienda abonar la tierra dos veces al año, normalmente se hará en primavera y otoño.

El riego es aconsejable que sea muy continuo y con agua sin cal; la más apropiada es la de lluvia. Pulverizaremos las hojas en los meses de verano, con cuidado de no mojar las flores.
No se podan, ya que motivaría una disminución en el número de flores en sucesivas temporadas. Sólo se permite hacerlo para retocarlas ligeramente y siempre después del proceso de floración. 


Cómo se reproduce

La multiplicación de esta planta puede realizarse mediante:

Estacas: se enraízan con las estacas. Es el sistema más habitual de propagar los rododendros. El factor primordial es la temperatura, por ello es recomendable que se realice en invernaderos. Su crecimiento suele ser rápido y de calidad con este método. 

Semillas: han de recolectarse cuando comienzan a abrir las cápsulas y se plantan en el invernadero entre el invierno y la primavera. Si las vamos a tener mucho tiempo almacenadas, ha de ser en un lugar seco. Para un resultado perfecto, es muy importante tener en cuenta factores como la temperatura y la ventilación. Crecen lentamente.  

Injerto: tras practicarles el injerto, es preciso dejarlas reposar con una intensa humedad y una temperatura que fluctúe alrededor de los 20º. A medida que se van fortaleciendo, se trasplantan al suelo ácido donde germinan durante dos años.  

Acodos: consiste en enterrar una planta sin separarla de la "madre" hasta que produzca raíces. En ese momento ya podremos desligarlas.   

Cuidado con las enfermedades

 

El rododendro es muy susceptible de padecer plagas o trastornos. Entre las más frecuentes nos encontramos con la clorosis férrica -es debida a la escasez de hierro en el suelo y se combate aplicando quelatos de hierro-, la lepra -origina ampollas y un trastorno en el color de las hojas- y la acción de ciertos hongos, que consiguen pudrir las flores. 

Respecto a las plagas, pueden producirse por multitud de insectos y parásitos como los gorgojos, orugas, cochinillas o la araña roja. Se recomienda el uso de acaricidas o insecticidas. En cuanto a los hongos, sus síntomas son una elevada sequedad, así como descomposición en las hojas. Han de combatirse con fungicidas.

 

Curiosidades

 

Los posos de café actúan como excelente abono para los rododendros y, en general, para las plantas que requieren suelo ácido. 

Si las flores no se abren es porque hemos regado demasiado. Es mejor dejar descansar al arbusto. 

Contiene un alto grado de toxicidad en sus componentes.Se recomienda su uso como estimulante respiratorio.