miércoles, 27 de junio de 2012

DELPHINIUM, ESPUELA DE CABALLERO


También conocida como Espuela de Caballero, pertenece a la familia de las Ranunculáceas. Al género Delphinium pertenecen al menos doscientas especies extendidas por Europa, Asia, África y América.

Descripción

Es una planta herbácea perenne, sus hojas son dentadas y lobuladas, crecen a partir de la base del tallo. Florece a principios de verano, puede alcanzar una altura de 2 metros, siendo lo más habitual de 75 a 90 cm.

Sus flores forman espigas o racimos, con una morfología más o menos espoleada, los colores de las flores van desde el púrpura oscuro al blanco crema, pasando por toda una gama de diferentes matices del azul.
Crecen mejor en lugares soleados.


Cuidados

Abonar con un fertilizante equilibrado en primavera, aclarar los tallos jóvenes que alcanzan los 7 cm y deshacerse de las espigas florales marchitas.

Se debe proteger del frío en invierno.

Esta planta necesita un suelo fértil y bien drenado, los encharcamientos la matan.

Utilizar un tutor para sostenerla y plantarla a pleno sol y resguardada del frío.

Necesita un trasplante cada dos años.

Plagas comunes: caracoles, babosas, arañas, cochinillas y ciempiés, entre otros.

Quitar las flores marchitas para estimular una segunda floración. No reduzca en el otoño, se deben cortar en primavera. 


Variedades

Delphinium peregrinum: tiene tallos erectos, pruinosos, todo pubescentes o solo en la base, con escamas ascendentes. Las flores son de color violeta intensa o violeta azulino.

Consolida regalis: muy ramosa, flores con pétalos extendidos y espuela sobresaliente hacia atrás larga y delgada, de hasta 2,5 cm de largo. Hojas divididas en muchos segmentos lineales estrechos; brácteas bajo las flores lineales, más cortas que los tallos florales. Florece desde finales de primavera ya lo largo del verano.


Delphinium fissum: es un endemismo ibérico en peligro de extinción, que se distribuye en escasos puntos del cuadrante sudoccidental de la Península. Esta espuela de caballero presenta a principios del verano flores moradas con largo espolón y densamente pubescentes, y es de hábitat mediterráneo arbolado aunque puede refugiarse en herbazales.

Delphinium elatum: es una planta muy alta y frondosa, de hasta 1 m de altura, muchas hojas y muchas flores en un largo y denso racimo, perenne, con rizoma. Flores de azul intenso o brillante hasta el violeta y desde el rosa al morado o mezclados todos.

Curiosidades

 
Todas las partes de la planta contienen un alcaloide delphinine y son muy venenosas, causando vómitos cuando se come, y la muerte en mayores cantidades. En pequeñas cantidades, los extractos de la planta se han utilizado en medicina herbaria.

Las semillas se pueden utilizar contra los parásitos, los piojos y sus liendres en especial en el cabello. En Transilvania, fue utilizado para mantener las brujas de los establos, probablemente debido a su color negro.

miércoles, 20 de junio de 2012

PEONIA, UNA FLOR ASIÁTICA


Se trata de una familia floral que cuenta con más de quince especies diferentes. Su origen es salvaje y está en el continente asiático pero, en la actualidad, podemos encontrarla en todo el mundo, estando más extendido su cultivo en las regiones más templadas. Enmarcada dentro de las ranunculáceas, su uso favorito es el decorativo puesto que su magnificencia llama la atención, al igual que su abanico de colores. Una nota curiosa: en el lenguaje de las flores, la peonia significa 'veracidad'.


Características

La peonia es un planta de carácter perenne de tubérculos subterráneos que posee gruesas raíces fasciculadas de aspecto carnoso. Uno de los aspectos que más destaca de esta flor es su impresionante tallo, que llega a superar el metro de longitud. Las hojas que abrigan a la peonia se subdividen en lacinias y se presentan de forma alterna. El fruto es una vaina en la que se encierran multitud de semillas de color negro brillante. 

En cuanto a la flor, ésta posee cinco sépalos y el número de sus pétalos varía entre cinco y diez. En ocasiones, podemos hallar especies con muchos más pétalos, es decir, más pobladas, debido a la aparición de flores dobles. 


Cultivo 

Su floración se produce entre los meses que van de abril a junio y cuando se cultiva esta preciosa flor hay que tener en cuenta que su forma usual de multiplicación es la división y suele practicarse durante la estación otoñal. 

El ambiente más proclive para su buen crecimiento es la posición intermedia entre la sombra y el sol. Si estamos en una zona situada al norte, donde las temperaturas sean más altas, habrá que buscar más los rayos del sol.

El terreno más propicio para un desarrollo excelente es el arcilloso y aquel que presenta cierto grado de humedad, que se mantenga fresco y con un buen drenaje. La tierra debe regarse, como mínimo, dos veces a lo largo de la semana si estamos en una zona muy soleada. Así evitaremos que se seque. 

Dentro de la floristería, la peonia es una de las flores más populares a la hora de fabricar orlas y, por extensión, en cualquier arreglo floral que quiera contar con un toque exótico. 

Especies

Gracias a la experimentación en invernaderos, se están consiguiendo cruces impresionantes. Una de las peonias más famosas es la denominada 'china' (Peonia lactiflora). Su cultivo arranca de tierras japonesas y, como su propio nombre indica, también chinas. Los europeos fueron partícipes de su belleza hacia la mitad del siglo XVI. Esta especie de la peonia destaca por sus flores, simples o dobles, de oloroso perfume y de color blanco que, en ocasiones, llega hasta el rosado. El tallo de la peonia china es un poco más corto que el de la peonia por excelencia. 


De cara al cultivo, al peonia china gusta de la semisombra y del riego regular. Las características del terreno que más la benefician siguen la misma línea que las de la peonia original. La primavera es la estación en la que este tipo de peonia muestra sus flores en todo su esplendor pero antes, durante el otoño, debe llevarse a cabo su multiplicación a través de la técnica de la multiplicación.

Al igual que su 'pariente', sus usos están encaminados a la decoración dentro del arte floral: centros, coronas, orlas... si bien, su presentación en ramos aislados, también puede ser una opción muy sugerente que regalar.

Otros usos

Además de la decoración y del uso puramente estético, la peonia lleva desde hace mucho tiempo formando parte de investigaciones médicas. La herencia de la medicina china llega a occidente y son numerosos los laboratorios que experimentan con las diferentes cualidades de esta flor. Entre sus propiedades se cuentan las de antitusivo, sedante, antiepiléptico, antigotoso, laxo-purgante, emético y antiespasmódico.

 
 También fue utilizada como droga en tiempos antiguos, aprovechándose desde las raíces hasta las semillas y, por supuesto, la flor, resultando sus pétalos muy recurrentes en la elaboración de infusiones. Evidentemente, no debemos considerar a la peonia como una panacea puesto que sus acciones en el organismo no han sido del todo desarrolladas y se sospecha de elementos tóxicos que pueden desembocar en vómitos, diarrea e incluso cólicos cuando la posología es oral. Ahora bien, existen preparados naturales en forma de gel a nivel tópico que pueden reducir las varices, cicatrizar las heridas y aliviar las piernas cansadas.