miércoles, 25 de julio de 2012

FATSIA JAPONICA


La versatilidad de esta planta es sorprendente; admite el cultivo tanto en interior como en exterior porque soporta temperaturas bajas, y llegará a florecer bajo estas condiciones adversas. La fatsia japonica, de apariencia majestuosa y hoja perenne, es originaria de Japón y Corea. Su crecimiento será rápido, siempre que le proporcionemos unos cuidados mínimos. Entonces se mostrará agradecida y majestuosa.

El cultivo en exterior de la fatsia japónica se puede realizar en zonas de clima templado, donde se dasarrollará con rapidez y durabilidad, siempre y cuando la ubiquemos en un lugar resguardado de corrientes de aire frío.

Cuidados básicos

Necesita un suelo bien drenado, ya que éste debe mantenerse siempre húmedo y corre riesgo de encharcamiento. En invierno la regaremos dos veces al mes, y en verano, que es una época crítica, necesitará gran cantidad de agua, por lo que en algunos casos se debe regar con mucha frecuencia, de manera que el sustrato no pierda la humedad.


La estación estival es peligrosa para la fasia. En esta época debemos colocarla en un sitio con sombra, ya que las hojas son sensibles a la luz del sol y susceptibles de sufrir quemaduras.

La temperatura ideal para un correcto desarrollo se encuentra entre 15 y 20º C, pudiendo soportar hasta 0º C, por lo que presenta un amplio abanico de lugares de cultivo.


Agradece la pulverización de las hojas en épocas calurosas, y al llegar el frío debemos cubrirla con un plástico y añadir turba en su base.

En primavera la podaremos, y podemos retirar las hojas que nos desagraden, así quedará guapa para el resto del año.


Cómo es su crecimiento

Tiene un desarrollo rápido, llegando a doblar la altura en doce meses. Su longitud en interior llega a ser de 1 m. y cultivada en el exterior alcanza hasta 2 m. de altura. 

La floración tendrá lugar en otoño y durará hasta el invierno, pero sólo darán flores aquellos ejemplares cultivados en el exterior, éstas serán blancas y dispuestas en racimos.

Su capacidad de adaptación es enorme. Si en invierno nuestro clima es muy frío, podemos cultivarla en interior, y sacarla fuera cuando las heladas desaparezcan. Así mismo debemos protegerla del calor extremo y el sol directo en verano durante las horas centrales del día.


También llamada aralia, es una de las plantas que son capaces de conjugar belleza y resistencia. Sus grandes hojas de color verde oscuro, cuya exótica forma se crea a base de lóbulos, darán al rincón elegido para su colocación, una frondosidad propia de de una naturaleza desbordante.

No hay comentarios: