miércoles, 26 de septiembre de 2012

ASTER


Este es un género que agrupa alrededor de 200 especies, todas ellas pertenecen a la familia Asteraceae. Existe una gran cantidad de variedades, además de los nuevos híbridos con diversos tamaños de flores. 

Son plantas vivaces con hojas alternas, simples, enteras o dentadas, con tamaños que oscilan entre los 20 cm y más de 1 m de altura. Las flores pueden aparecer solitarias o dispuestas en corimbos o en panículas. 


El centro de la flor es siempre amarillo con una mayor o menor intensidad, y los pétalos pueden encontrarse desde el color blanco al violeta, pasando por los rojos, rosas y azules. Las flores tienen el aspecto típico de la margarita. 


Los Aster son plantas muy agradecidas, pues con muy pocos cuidados nos sorprenderán con flores prácticamente durante todo el verano y parte del otoño. 

Todos los integrantes de este género de plantas, se adaptan fácilmente a cualquier tipo de tierra de jardín que sea medianamente buena, incluso toleran suelos calizos.


Existen variedades de floración temprana y otros cultivares de floración tardía. 

El cultivo de los Aster se debe realizar en lugares lo más soleados posibles, en emplazamientos sombríos apenas florecen. 

En las zonas donde en verano las horas centrales del día el sol es demasiado fuerte se deben plantar en semi-sombra, y si se cultivan en jardineras o macetas se tendrá que proteger las plantas en estas horas más ardientes. 


Tienen un carácter perenne y son muy rústicas, no soportan el exceso de agua, salvo en el momento de máxima floración, es entonces cuando los riegos han de ser abundantes y regulares. No hay que dejar que el suelo permanezca encharcado. 

A medida que se marchiten las hojas y las flores hay que cortar los tallos lo más cerca posible a la tierra. Cuando lleguen los primeros fríos se le debe realizar una buena poda. 


Estas plantas soportan bien los climas fríos, aunque conviene protegerlas principalmente en su parte aérea si el frío es excesivo. 


El sistema más sencillo y eficaz para propagar los Aster es la división de la mata, operación que se puede llevar a cabo tanto en otoño como en primavera.

La multiplicación por semillas, se efectúa desde abril a julio, según la zona climática. En general enraízan con suma rapidez. Cubrir las semillas de Aster con vermiculita, germina en 14-20 días a 18º-21ºC. Necesita de 6 a 7 meses desde la siembre a la floración.


 

Curiosidades 
 
Las variedades de áster de floración otoñal, resultan especialmente resistentes con respecto a otros miembros de su familia. El áster es muy apropiado para arriates o rocallas y su amplia variedad de colores nos ofrece la posibilidad de incluirlos en cualquier composición, aportando a ésta un toque alegre.

miércoles, 19 de septiembre de 2012

ASTILBE



Conocida también como Astilbe x arendsii, es una variedad de arbusto ideal para plantar en las estaciones primaverales.

Las especies de Astilbe son nativas del este y sur de  Asia. Se cultivan como perennes herbáceos robustos, por su hermoso y gran follaje, a menudo como helecho, y densa y plumosas flores.


El grupo comprende plantas medianamente altas, con alturas de entre los 60 cm y otras que alcanzan el 1,5 m dependiendo de la variedad. Las hojas son de color verde intenso al brotar para luego cambiar a verde oscuro brillante y en ocasiones se tornan en tonalidades cobrizas, los márgenes están fuertemente aserrados. 


Es una planta muy adecuada para la formación de grandes grupos en jardines boscosos, así como para cultivar en maceta que se debe situar en áreas semi-soleadas. Es una vivaz muy interesante que se caracteriza por sus ricas panículas plumosas, formadas por multitud de finas florecillas y sostenidas por pedúnculos relativamente largos que se encumbran por encima de la mata. 

Presenta una buena colección de panículas en diversas tonalidades, como el blanco, rojo y una dilatada gama de rosas. 


Florece entre junio y agosto, prestándose de manera excelente a la conservación en floreros y en composiciones florales, en las que dará una pincelada rústica o silvestre. La floración por sí misma forma magníficos ramos de un solo color o combinando todas sus tonalidades; se puede mantener perfectamente durante dos semanas en un florero.




Requerimientos de cultivo

Suelos 

Lo más destacable es que gusta de suelo húmedo, de hecho, se cultiva en la proximidad de estanques, aunque sin tener el suelo permanentemente encharcado. Necesita mucha humedad en el suelo y en el aire. Tolera periodos de encharcamiento. 

Riego 

Las spireas generan muchas raíces finas por lo que el drenaje es esencial. Necesitan mucha agua durante la época de verano, nunca se debe secar la tierra ya que sino se secarán las ramas finas y se caerá el follaje. En invierno es bueno reducir la cantidad de agua aportada. 


Luz 

Lo ideal es que no reciba el sol de mediodía. Prefiere lugares parcialmente sombreados. 

Temperatura 

Requiere pocas atenciones, si se la mantiene con una correcta humedad durará muchos años sin que exija otros cuidados especiales. No aguanta las bajas temperaturas, en invierno conviene emplazarla en posiciones resguardadas del frío intenso. 


Abonado 

El abono que se debe aplicar a este arbusto debe ser orgánico sólido durante la época de crecimiento y de floración, es decir desde junio hasta finales de septiembre. 

Poda 

La poda debe ser regular, centrada en quitar las ramas deterioradas y secas, dejando a las restantes con tres nudos máximos. 


Multiplicación 

Por división de mata en primavera u otoño. 
A los 5 años aproximadamente dividir cada planta en 4 partes, en primavera o al comienzo del otoño. Con ello se estimula la floración. 
Época de siembra: verano. 
Germinación: en 4-5 semanas a 18-22ºC. 


miércoles, 12 de septiembre de 2012

ANTIRRHINUM, BOCA DE DRAGÓN

Curiosa planta que es conocida popularmente con una gran cantidad de nombres distintos, Boca de dragón, Dragonaria, Antirrino, Conejitos, Boca de león, Dragoncitos, Gallitos, Boca de conilla y Tarasca de jardín.


Su nombre científico es Antirrhium majus y es de la familia de las Scrophulariaceae. Se trata de una planta herbácea cuyo origen es en la cuenca del Meditarráneo. Tiene pequeñas hojas alternas u opuestas en la base, simples o agrupadas de tres en tres. 

Las flores son solitarias o reunidas en racimos terminales, provistas de corola amarilla, rosa, roja, violeta, etc.

Es una planta que según la climatología de la zona donde se la cultive, puede ser perenne o semi-perenne; aunque siempre se la trata como planta anual o de temporada, eliminándola después de su floración; aunque puede perdurar en jardines de zonas con inviernos templados sin problemas. 

Existe una gran cantidad de especies de esta planta, entre las que encontramos plantas erguidas, rastreras e incluso trepadoras; con una buena variedad de alturas, desde ejemplares que apenas alcanzan los 20cm, a otras que superan ampliamente el metro de alto.

También las podemos encontrar distribuida de forma natural, creciendo de una manera espontánea en campos de una amplia zona de algunas regiones Mediterráneas. 


Las alegres y coloridas flores de estas bonitas herbáceas, tienen la corola irregular gibosa en forma de saco. Los tonos que poseen van desde el blanco al rojo, pasando por el amarillo o rosa. 

Además de ser muy utilizadas como plantas de jardín, en la actualidad se cultiva intensamente para la producción de flor cortada para floristerias.

En general no precisan de suelos muy especiales para vivir fácilmente y florecer durante todo el verano y gran parte del otoño. Prefieren una situación más bien soleada para florecer en gran profusión, aunque soportan la semi-sombra. Requieren un riego regular en verano, pero nunca excesivo. No toleran el frío intenso.


A las especies de gran crecimiento, como las que superan el metro de altura, es necesario proporcionarles unos soportes que eviten su caída y se puedan quebrar a causa del viento.

Cuando las plantas alcanzan unos 10cm de altura, es necesario despuntarlas para obligarlas a ramificarse y a que produzcan una buena floración. También es necesario librarlas de las flores marchitas y así impedir que formen semillas, lo que perjudica la floración y vigor en general a la planta. Abonar cada diez días aproximadamente a dosis muy bajas, siempre en menor cantidad que la recomienda la etiqueta.


La reproducción se realiza por semillas, que pueden sembrarse tanto en invierno-primavera como en verano. La siembra efectuada a comienzos del invierno lógicamente florecerá antes que la que se haga a finales. 

La época mejor estará determinada por las características climatológicas de la zona donde se vayan a sembrar y cultivar. Por lo tanto dependiendo de la fecha de su siembra florecerá en una época u otra. La fórmula más decorativa para la plantación de estas plantas además de su cultivo directamente en tierra, es hacerlo en una jardinera grande, mezclando semillas de la variedad enana y de altura intermedia en diferentes tonalidades. 


ENFERMEDADES de Antirrhinum majus 

Roya

Las hojas presentan pequeñas pústulas parduzcas (Puccinia). En los tallos y flores en primavera, aparecen otras pústulas negras, la planta pierde las hojas y se debilita.
Regar lo mínimo sobre el follaje.
La pulverización con cobre (caldo bordelés) antes de la floración da buenos resultados.

Oidio

Puede recubrir hojas y tallos. Tratamientos curativos desde el principio pulverizando.


Mildiu

Las hojas presentan en el haz manchas irregulares de color amarillo pálido. En el envés, si el ambiente es húmedo y cálido, aparece un moho blanco-grisáceo (Peronospora). El tratamiento ha de ser preventivo con caldos cúpricos o con zineb.

Podredumbre del cuello

Muerte de plantas en semillero a consecuencia de diversos hongos que necrosan el cuello. Puede ser Fusarium, Verticillium, Phytophthora,.
Evitar el exceso de humedad. Desinfectar la tierra o el mantillo.

Botrytis cinerea

Sólo se desarrolla en ambiente húmedo y caluroso.


PLAGAS de Antirrhinum majus

Pulgones

Orugas (Rosquillas o Gusanos grises).

Cochinillas

Aspidiotus hederae es la más frecuente sobre brotes y hojas.

Ácaros

Tarsonemus pallidus ataca a las flores, cuyos pétalos quedan mal desarrollados y salpicados de manchitas oscuras. Emplear acaricidas.


Araña roja

Tetranychus urticae se ve favorecido por el calor y la sequía. Invade las hojas por el envés (la cara de atrás). Es importante actuar en cuanto se adviertan los primeros focos, antes de que se vaya extendiendo la plaga y los daños sean mayores. Pulveriza bien el envés.

Nematodos

Meloydogine causa abultamientos o agallas en raíces. Las hojas amarillean y la planta se marchita. Nematicidas.