miércoles, 26 de septiembre de 2012

ASTER


Este es un género que agrupa alrededor de 200 especies, todas ellas pertenecen a la familia Asteraceae. Existe una gran cantidad de variedades, además de los nuevos híbridos con diversos tamaños de flores. 

Son plantas vivaces con hojas alternas, simples, enteras o dentadas, con tamaños que oscilan entre los 20 cm y más de 1 m de altura. Las flores pueden aparecer solitarias o dispuestas en corimbos o en panículas. 


El centro de la flor es siempre amarillo con una mayor o menor intensidad, y los pétalos pueden encontrarse desde el color blanco al violeta, pasando por los rojos, rosas y azules. Las flores tienen el aspecto típico de la margarita. 


Los Aster son plantas muy agradecidas, pues con muy pocos cuidados nos sorprenderán con flores prácticamente durante todo el verano y parte del otoño. 

Todos los integrantes de este género de plantas, se adaptan fácilmente a cualquier tipo de tierra de jardín que sea medianamente buena, incluso toleran suelos calizos.


Existen variedades de floración temprana y otros cultivares de floración tardía. 

El cultivo de los Aster se debe realizar en lugares lo más soleados posibles, en emplazamientos sombríos apenas florecen. 

En las zonas donde en verano las horas centrales del día el sol es demasiado fuerte se deben plantar en semi-sombra, y si se cultivan en jardineras o macetas se tendrá que proteger las plantas en estas horas más ardientes. 


Tienen un carácter perenne y son muy rústicas, no soportan el exceso de agua, salvo en el momento de máxima floración, es entonces cuando los riegos han de ser abundantes y regulares. No hay que dejar que el suelo permanezca encharcado. 

A medida que se marchiten las hojas y las flores hay que cortar los tallos lo más cerca posible a la tierra. Cuando lleguen los primeros fríos se le debe realizar una buena poda. 


Estas plantas soportan bien los climas fríos, aunque conviene protegerlas principalmente en su parte aérea si el frío es excesivo. 


El sistema más sencillo y eficaz para propagar los Aster es la división de la mata, operación que se puede llevar a cabo tanto en otoño como en primavera.

La multiplicación por semillas, se efectúa desde abril a julio, según la zona climática. En general enraízan con suma rapidez. Cubrir las semillas de Aster con vermiculita, germina en 14-20 días a 18º-21ºC. Necesita de 6 a 7 meses desde la siembre a la floración.


 

Curiosidades 
 
Las variedades de áster de floración otoñal, resultan especialmente resistentes con respecto a otros miembros de su familia. El áster es muy apropiado para arriates o rocallas y su amplia variedad de colores nos ofrece la posibilidad de incluirlos en cualquier composición, aportando a ésta un toque alegre.

No hay comentarios: