jueves, 8 de noviembre de 2012

CALÉNDULA



Las flores de la Caléndula crean grandes y vivas manchas de color en el jardín ya que se utilizan básicamente en la formación de panterres.

La Caléndula officinalis pertenece a la familia de las Compuestas y se le conoce popularmente como Copetuda, Marigold, Maravilla, entre otros nombres.

Curiosamente, el surtido de colores varietales es muy escaso comparado con las demás plantas de temporada de otoño e invierno. Este se limita básicamente al amarillo y naranja en sus diversas tonalidades.

De hecho, cuenta una leyenda que el nombre popular "Marigold" data de la Edad Media y se asocia a la Virgen María con las doradas flores de la Caléndula. La palabra "Gold" como significado de oro en inglés y "Mary" de María... de ahí su denominación Mary Gold que derivó finalmente en "Marigold". 



Las flores de la Caléndula officinalis crecen en los extremos de sus tallos. Son como decimos básicamente de colores amarillos o anaranjados en diferentes tonalidades según la variedad. También según esta, su diámetro oscila entre los tres y seis centímetros.

Son plantas bastante compactas, por lo que optaremos por densidades de plantación bastante densas. Las plantaremos a comienzos de la época fría del año y a las pocas semanas entrarán en floración, estando activa ornamentalmente hablando hasta principios de primavera.

Sus flores pueden llegar a producir grandes cantidades de semillas, si bien no nos servirá para su multiplicación para la próxima campaña. Bueno, en realidad si germinarán y evidentemente tendremos Caléndulas para plantar en nuestro jardín, pero la calidad de estas no será igual.

El motivo es que prácticamente la tonalidad de variedades comerciales son híbridos. Esto implica que siempre tendríamos que recurrir a los mismos parentales y protocolos de fecundación para obtener esa misma variedad.
 

No hay comentarios: