jueves, 15 de noviembre de 2012

CARTHAMUS

El cártamo o alazor (Carthamus tinctorius L.) es una planta, de la familia de los cardos, originaria de la India, y que hoy su cultivo está extendido por todo el mundo. Es una planta muy interesante a la hora de cultivar ya que se adapta a suelos poco fértiles, a diferentes climas y necesita poca agua, por lo que es una especie altamente adaptada a condiciones de aridez.

Las viejas variedades de cártamo poseían menos de un 30% de aceite y rendimientos mediocres, los cuales fueron elevados a un promedio del 35%. Sus bajos rendimientos hacen de esta planta un cultivo de importancia secundaria. En general el destino de su producción es el consumo local. Su principal productor mundial es la India.

El cártamo es una oleaginosa anual erecta y ramificada de la misma familia que el girasol (Asteraceae). Produce una roseta luego de la germinación. Su baja tasa de crecimiento inicial genera problemas de enmalezamiento. Sus hojas y en general toda la planta produce espinas que dificultan el caminar por sus parecelas. Las ramificaciones producen de una a cinco cabezas florales de 2 a 4 cm. de diámetro. Cada cabeza floral produce entre 15 y 30 semillas, las cuales permanecen protegidas luego de la madurez, evitando problemas de desgranado y retrasando el ataque de los pájaros.

Usos

Originariamente, el cártamo fue cultivado por sus flores, las cuales fueron utilizadas para hacer pigmentos rojos y amarillos para la coloración de prendas de vestir y alimentos. Actualmente, este cultivo provee de aceite, jabón, harina de extracción y alimento para pájaros. Su aceite se usa también para fabricar pinturas.

Propiedades del aceite de Cártamo

El aceite se extrae de las semillas de la planta y debe ser extraído en frío y de primera prisión (sin refinar) para que mantenga sus extraordinarias propiedades.

Existen dos tipos de variedades de cártamo: aquellas que producen un aceite de alto porcentaje de monoinsaturados, principalmente ácido oleico, y aquellas con alta concentración de ácidos poliinsaturados, principalmente linoleico. Ambos tipos contienen un muy bajo porcentaje de ácidos grasos saturados. El contenido de su aceite es cercano a un 75% de ácido linoléico lo cual es considerablemente mayor que el contenido en otros oleaginosos como el algodón, el cacahuate y el olivo, y un 25% a 30% de ácido oleico.

Ese tipo de aceite es utilizado para ensaladas y para la elaboración de margarinas livianas y es considerado de alta calidad alimenticia. El aceite de cártamo es un aceite bastante delicado (guardarlo siempre en lugares, secos, frescos y donde no le de la luz). Es ideal tomarlo crudo en ensaladas o como aliño en otros platos. Algunas personas lo mezclan con otros aceites ya que su sabor es bastante fuerte.

Desde el punto de vista industrial, se encuentra dentro de los aceites secantes o semisecantes, por lo que se utliza en la elaboración de pinturas y otros revestimientos de superficies. Su color transparente y su propiedad de no tornase amarillo con el tiempo, permiten su uso en pinturas blancas y/o claras.

La harina de extracción contiene entre 18% y 24% de proteína y mucha fibra. Después de obtener el aceite de cártamo nos queda un subproducto o residuo natural que se llama Pasta y que es utilizada como suplemento proteico para el alimento del ganado, ya que contiene un alto nivel de proteínas y fibra.

Entre los usos populares que se le suelen dar al Cártamo se pueden citar el aceite: en la prevención de la arteriosclerosis y como uso tópico para el control de dermatitis; a las flores para casos de pérdida del apetito, dispepsias y parasitosis intestinales y los frutos en problemas de extreñimiento.

La riqueza en ácido graso oleico lo hace conveniente en casos de colesterol, arterioesclerosis, enfermedades cardiovasculares, artritis y reumatismos por lo que es muy apreciado en los restaurantes de alta cocina gracias a sus propiedades.

No hay comentarios: