lunes, 11 de febrero de 2013

FLORES EN SAN VALENTÍN

Regalar flores en San Valentín es un clásico siempre vigente. Por eso en nuestra floristería, justamente en estos días, estamos preparando todo lo necesario para estar a vuestra disposición y celebrar con vosotr@s ese día tan especial.


El lenguaje de las flores

Por sí solas, las flores son un regalo siempre bienvenido y oportuno: sirven para celebrar, para reconciliarse, para decir cosas...

Nos detenemos en este último punto, vale señalar que está muy arraigada en la concepción popular, la creencia de que algunas flores en especial, transmiten mensajes o simbolizan cosas en particular. Si bien eso varía entre países, culturas y regiones, vamos a compartir las creencias más populares para que vayas pensando qué regalaras en ese día tan especial como San Valentín.


Regalar rosas

Sin dudas: el símbolo del amor. El color aporta matices: si son rojas es pasión y si regalas combinación de rojas y blancas, es armonía, es decir a una pareja que lo tiene todo y sabe dosificar entre pasión y paz.

Regalar orquídeas

Su mensaje es sotisficación, elegancia, buen gusto y distinción. Es ideal para un regalo en etapas de "cortejo", cuando quieres quedar muy bien, o para complacer a una persona muy especial.

Regalar lirios

Vale la pena optar por los lirios. Transmiten a la vez humildad, serenidad y belleza, sumado al hecho de su aroma tan delicado y especial. En algunos países, se dice que son símbolo de fidelidad.

Consejos para cuidar flores en un jarrón

Tanto para las afortunadas o afortunados que reciban flores el Día de los Enamorados, como para todas aquellas personas que de vez en cuando pongan flores en el hogar, ahí van unos consejitos para su cuidado en jarrones:

Lo más aconsejable es que mantengas las flores lo más alejadas del sol directo para que puedas evitar que se marchiten demasiado deprisa. De la misma forma, tampoco es recomendable que expongas el jarrón a corrientes de aire ni a ambientes demasiados calurosos ni secos.


Por otro lado, es importante que cortes el tallo con un buen cuchillo afilado, siempre de forma sesgada a unos dos centímetros del final del tallo, para que aumente la superficie de consumo de la flor y, así, asegurar un buen consumo de agua del jarrón. Además, es aconsejable que agregues alguna sustancia como conservante floral para acabar con las bacterias, puedes recurrir a una aspirina.

Por último, es importante que elimines siempre todo el follaje que permanezca ubicado por debajo del nivel del agua, que debe cambiarse al comenzar o finalizar el día, pero siempre una vez cada 24 horas como mínimo.

¡Nosotros apostamos por el amor! ¿Y tú?


No hay comentarios: