jueves, 9 de mayo de 2013

FRITILLARIA


Fritillaria, mejor conocida bajo los nombres de corona imperial y fritilaria de cabeza de serpiente, es una planta bulbosa muy diversa. Su floración con las cabecistas colgantes de espectaculares colores es algo muy especial, y en muchas ocasiones ocurre sorprendentemente temprano en la primavera.

Pertenece a las lilliáceas, forma preciosas y delicadas campanillas colgantes (fritilaria de cabeza de serpiente) o grandes campanas en forma de trompeta (corona imperial).

Necesita un suelo bien permeable y rico en humus. No hay que darle estiércol fresco, sino abono seco enriquecido con potasa.

Plante las variedades altas de Fritillaria a bastante profundidad (15-20 cm); las variedades bajas se contentan con 10 cm. de profundidad. Así se mantienen bien erguidas. Una característica de la Fritillaria Meleagris de color púrpura es el típico dibujo de rombos o las motas en cada pétalo.


La corona imperial prefiere un lugar de emplazamiento cálido, mientras que la fritillaria de cabeza de serpiente prospear mejor a media sombra, y es también muy apta para ponerla bajo otras plantas más altas.

La planta misma se ocupa de la reproducción; las variedades pequeñas se reproducen fácilmente solas y florecen ya después de 4 años. 

Un aspecto imperial

Fritillaria imperialis es una de las plantas cultivadas más antiguas. La planta crece desde Turquía hasta el Himalaya. La corona imperial sigue siendo popular gracias a su imponente presencia: una planta alta (80-100 cm) con cortos cálices de flores péndulas anaranjadas, amarillas o rojas, debajo de una corona de brácteas. En el arriate enseguida resulta demasiado alta, pero si se utiliza como fondo para plantas bajas, se conseguirá un efecto muy sorprendente.


 Para disfrutar durante años

Los bulbos grandes que están huecos en el centro enraízan fácilmente. No deje que los bulbos se sequen, y plántelos recién comprados en un suelo rico en humus. Introdúzcalos en el suelo tan pronto como sea posible, preferiblemente en septiembre / octubre. Después de la floración deje el bulbo en el suelo, ya que se reproducen con rapidez, y podrá disfrutar de la planta durante años. Si que es conveniente señalar el lugar donde se encuentran los bulbos, para que no los dañe cuando esté trabajando en el jardín. 

La corona imperial también puede cultivarse sin dificultad en una maceta: ponga 3 bulbos o más en una maceta con un diámetro de 50 cm. y una profundidad de 40 cm. como mínimo. Para que haya un buen drenaje debe poner en el fondo de la maceta una capa de granulado de arcilla. Guarde la Fritillaria en maceta en un lugar libre de heladas, pero no la meta dentro de casa; con una cobertura de paja y una esterilla sobrevivirá un invierno crudo. Si se encuentra en la terraza o en el patio, póngala en un lugar a media sombra, y riéguela regularmente, sobre todo durante el crecimiento. Cuando está en una maceta, pero también si está en el suelo, necesita abono adicional y también potasa.


Preciosos tonos

La Fritillaria puede adquirirse en preciosas tonos, desde rojo suave o marrón anaranjado hasta púrpura oscura. Fritillaria imperiales "Rubra" es de color rojo, "Lútea" de un tono amarillo y "Premier" tiene un color anaranjado. Las flores de la fritillaria de cabeza de serpiente pueden ser blancas, púrpura o de un color intermedio. 

Hay por lo menos 125 formas silvestres, de las que diversas se cultivan. Los ejemplares especiales (como Fr. Michailovskyi, con sus campanillas rojas de ribetes amarillos) suelen ser plantas para aficionados, y son más difíciles, pero no imposibles, de conseguir. Resisten las heladas, pero la mejor manera de asegurarlas al máximo es haciendo uso de una protección invernal de plantas vivaces, por ejemplo. Sólo cuando el invierno sea muy crudo es necesario poner hojas o paja, y retirarlas luego a tiempo.


Via: www.planthogar.net      

No hay comentarios: