viernes, 23 de agosto de 2013

CERRADO POR VACACIONES


Hola amig@s!

Nos tomamos un mini descanso. Volveremos con más fuerzas e ilusión, si cabe, para seguir ofreciendo nuestro servicio de floristería.

Por lo tanto el blog, la web y nuestras redes sociales permanecerán unos días sin ser actualizados. 

No queremos dejar pasar esta ocasión, para agradecer a todos los que habéis confiado en nosotros en todo este tiempo y a todas las personas que pierden un poco de su tiempo en leer nuestro blog, visitar nuestra web y redes sociales. ¡Muchísimas gracias!

Abrimos el Lunes 2 de Septiembre.

Saludos para tod@s vosotr@s.

jueves, 22 de agosto de 2013

IXIA


Ixia pertenece a la familia Iridaceae, tiene su origen en Sudáfrica. La especie más conocida (relativamente) es Ixia viridifolia, que posee lamativos tonos verdosos. Otras son Ixia maculata, Ixia monadelpha, etc...

Posee un cormo como órgano subterráneo de reserva. En primavera, salen preciosas flores en muchos colores entre el fino follaje que parece hierba.

Los racimos de flores doblan los delgados tallos (30-50 cm).

La gama de colores es muy abundante, debido en parte a que mediante cultivo se han obtenido muchos híbridos y variedades; las tonalidades más comunes son rosa, blanco, amarillo, lila y rojo.


  • Floración: desde bien entrada la primavera hasta el verano.
  • Luz: a pleno sol. En las regiones septentrionales la planta debe instalarse en lugares resguardados y se la cultiva en zonas de clima no demasiado frío.
  • Suelo: ligero, con arena y turba.
  • Riego: evitar que el terreno quede empapado de agua.
  • Multiplicación: por división de los bulbos en verano.
Via: http://fichas.infojardin.com

lunes, 19 de agosto de 2013

FLORES DE LOS GERANIOS, CONSEJOS


¿Sabías que los geranios figuran entre las plantas que más se producen y se emplean en Europa con fines ornamentales? Tú mismo puedes comprobarlo en tu ciudad, ya que forma parte del paisaje urbano a través de balcones, terrazas y jardínes.

Las especies más extendidas de geranios son de floración anual. Sin embargo, se puede prolongar el periodo en el que brotan las flores (entre mayo y septiembre) algunas semanas más. Si quieres conseguirlo, sigue los consejos que vamos a ofrecerte a continuación.

Iluminación y temperaturas

Para que las flores de tus geranios duren más, lo primero que deberás tener en cuenta es que lo más recomendable durante los meses de floración es colocar los geranios en el exterior, ya que casi todas las especies de esta familia prefieren la exposición directa al sol y toleran temperaturas superiores a 30º. Sin embargo, con la llegada del invierno, estas plantas deben trasladarse a ambientes interiores, aunque en espacios muy luminosos.


Riego

Por otro lado, debes saber que los geranios no necesitan demasiada humedad. Además, tampoco les afecta de manera negativa tener un radidador cerca. En verano debe regarse un par de veces por semana, mientras que en invierno es suficiente con un riego semanal. Eso sí, siempre es importante evitar que durante el riesgo el agua caiga sobre sus hojas o flores, ya que podrían pudrirse. Por eso, también hay que protegerlas de la lluvia.

Flores marchitas, plagas y enfermedades

También es importante quitar las flores marchitas, ya que consumen mucha energía, lo que representa un derroche de nutrientes. Por otro lado, el geranio es un género muy propenso en ataques de plagas y enfermedades, por lo que hay que prevenir con insecticidas o fungicidas y actuar de inmediato si se detecta algún problema.

Via: www.jardinplantas.com
Autor: Ana Pérez

jueves, 15 de agosto de 2013

IRIS RETICULATA


Muy pocos grupos de plantas son tan bellos como el de estas plantas bulbosas o rizomatosas, ampliamente difundidas.

Existen varios centenares de especies de estas plantas, originarias del hemisferio norte, y quizás el triple de híbridos y variedades, cuyos tamaños oscilan desde los más diminutos bulbos (entre 8 y 10 cm. de altura) hasta sorprendentes plantas de 1,5 m. No obstante, son las variedades más pequeñas las que más se prestan para cultivar en macetas en el jardín o terraza.

El pequeño y hermoso Iris reticulata, de unos 30 cm. de altura, es originario de Rusia, el Cáucaso y el norte de Irán. Está integrada dentro de la familia de las Iridaceae, que incluye más de 2000 especies distribuidas por todo el mundo y acoge importantes géneros de plantas tan populares como el Gladiolo o el Azafrán.

Son bulbos de floración temprana ya que lo hacen a finales del mes de febrero o principios de marzo, desarrollan sus típicas flores de color purpúreo, manchas blancas y un trazo de tinte anaranjado en sus tres pétalos caídos o exteriores.

Estos coloridos bulbos resultan siempre muy atractivos y son especialmente llamativos cuando se los cultiva en el marco de una ventana, en pequeños maceteros o congregados en un punto delimitado del jardín donde se le pueda apreciar en su plenitud.


Uno o dos bulbos cultivados en una maceta quedarán pobre e insignificantes, por ello, es manifiesto que para sacar el mejor resultado ornamental, los bulbos de Iris al ser de reducido tamaño deben plantarse agrupados y bastantes juntos, con el fin de que una ve que florezcan muestren un mayor atractivo.

Las estrechas hojas casi cilíndricas son de color verde y crecen por encima de las flores en la temporada de floración y desaparecen con la llegada del verano.

Se acomoda con facilidad a las exposiciones de pleno sol como de semi-sombra. Estas pequeñas plantas bulbosas son apreciadas por la sencillez de su cultivo ya que no suele presentar excesivos problemas, lo único que puede causar alguna contrariedad es el encharcamiento del sustrato y que puede dañar al bulbo.

Las flores emiten un ligero aroma dulce. Una vez que la floración haya acabado, dejemos que el compost se seque lentamente manteniéndolo así todo el verano. No hay que quitar las flores que se van marchitando, se deben dejar que caigan naturalmente.

La Iris reticulata ofrece en sus diversas variedades bulbos que florecen con unos días o semanas de diferencia, dando la interesante posibilidad de tener floraciones escalonadas hasta el mes de abril.


Es conveniente incorporar un fertilizante específico para bulbos en el momento de plantarlos y otra durante el período de crecimiento.

Se propaga mediante bulbillos que surgen del bubo subterráneo y que se toman bien acabada la floración, entrado ya el período otoñal.

La mejor época para plantar estos bulbos es entre septiembre y octubre, dejando unos 7 cm. de distancia entre ellos y enterrándolos entre 5 y 8 cm. de profundidad.

Via: http://plantayflor.blogspot.com.es

lunes, 12 de agosto de 2013

AVISPAS ALEJADAS DEL JARDÍN


Arañas, cucarachas, pulgones,... Son muchos los insectos que habitan en nuestro jardín, produciendo, a menudo, daños irreparables a las plantas y flores. Las avispas son uno de ellos. Al contrario de lo que pueda parecer, algunas clases de avispas afectan a las plantas, ya que son desfoliadoras y destruyen las hojas de, por ejemplo, los rosales.

Además, su característica principal es la molesta y dolorosa picadura que producen, que puede empañar las relajadas actividades que se realizan en el exterior. Así que si quieres disfrutar del verano sin preocuparte de las molestas avispas, te contamos cómo alejarlas de tu jardín.

Plantas

Una forma de mantener a las avispas alejadas es rodeando el jardín de plantas como albahaca, jazmín, laurel o lavanda.

Remedios caseros

Si las avispas no se marchan de tu jardín puedes recurrir a remedios naturales. Por ejemplo, puedes utilizar el agua de una cebolla cocida rociándola alrededor del lugar donde vayamos a estar en el jardín.


A la hora de comer en el exterior, coloca un limón con clavo para que las avispas no se acerquen. Tampoco les gusta nada la naftalina. Otro remedio es usar una botella de plástico partida a la mitad y echar cerveza y azúcar en la base, poniendo la parte de arriba invertida en forma de embudo. Las avispas caerán sin duda y se ahogarán, les gusta mucho el dulce.

Acabar con el nido

Si has encontrado el nido y quieres acabar con él, puedes hacerlo con varios manguerazos, aunque es preferible intentar que ellas mismas busquen su traslado, poniéndoles algo muy dulce lejos de donde tienen el nido actual.

Si de ninguna de estas formas consigues alejar a las avispas del jardín, no te quedará más remedio que pasar a medios químicos o de otra índole.

Via: http://jardinplantas.com
Autor: Ana Pérez

jueves, 8 de agosto de 2013

HYDRANGEA MACROPHYLLA


La Hydrangea macrophylla, conocida como Hortensia, tiene unas necesidades muy específicas; si se respetan se desarrolla sin problemas, pero al menor descuido se pone lacia y puede no recuperarse nunca.

La Hortensia es un arbusto de hoja caduca que suele cultivarse en maceta, pero en las regiones muy húmedas crece como arbusto de jardín alcanzando unos 2 metros de altura.

Es muy exigente en lo que al riego se refiere y aun más cuando se la cultiva en maceta, por ello, sólo prosperará si se le mantiene con un alto grado de humedad. Se debe situar en lugares con mucha luz o en semi-sombra.

En zonas donde el clima es benigno se encuentra muy bien al sol, aunque habrá que aumentar los riegos. Mientras la Hortensia crece y florece (primavera y verano) hay que regarla en abundancia, procurando que el sustrato esté siempre húmedo y utilizando agua blanda, especialmente con las variedades de flores azules. El agua de lluvia le resulta muy beneficioso.

Esta planta goza de una de las floraciones más prolongadas y duraderas, siempre que la temperatura no sobrepase los 18ºC y esté ubicada en el exterior con protección de los fuertes vientos. Soporta bastante mejor las bajas temperaturas que las altas.


Conseguir la tonalidad de las flores

El pH del suelo hace que la coloración de la flores varíen. En el mercado podemos encontrar productos específicos destinados a cambiar el color de las flores. Estos productos hay que añadirlos al agua de riego desde finales del invierno o principios de primavera, que es cuando las yemas empiezan a despuntar.

Para conseguir tonalidades azules, tendremos que incorporar al sustrato sulfato de aluminio.

La Hortensia sólo debe estar dentro de casa cuando está en flor, generalmente a final de la primavera y parte del verano. Después la planta pierde hasta las hojas si se queda dentro de casa.

Cuando acabe la floración es un buen momento para situarla en el exterior, podarla y realizarle algún cambio de maceta a una mayor con sustrato para plantas ácidas. En esta época necesita menos agua, con un riego a la semana será suficiente.

Los esquejes son más fáciles de cuidar en interior que la propia planta, ya que necesitan más calor; eso sí, se tendrá que mantener una humedad muy elevada. Los mejores esquejes son los que tienen unos 10 cm. de longitud, además, mientras más grueso sea el esqueje más raíces producira.

Via: http://plantayflor.blogspot.com.es

lunes, 5 de agosto de 2013

CUIDADOS BÁSICOS DE LOS GERANIOS


Los geranios son una de las plantas más bonitas que puedes tener en tu hogar, tanto en interiores como en exteriores. Sus flores son espectaculares y le darán mucha vida a cualquier espacio, conviertiendo así un rincón apagado en uno lleno de color y muy original. Una de las grandes ventajas que tiene esta planta es que no necesita muchas atenciones, así que otro punto más a favor de elegirla.

Con unos cuidados básicos, conseguirás que tus geranios luzcan perfectos prácticamente todo el año, así que si lo que buscas es una planta bonita y de calidad, sin duda la acabas de encontrar. Sigue leyendo y descubrirás qué hacer para que esté perfecta en todo momento.


Principales cuidados

  • Temperaturas: el único requisitoque tiene en este sentido es que no puede pasar mucho frío ya que no lo soportaría. Si vives en una zona de inviernos fríos, ponla a cubierto en esa época para que no sufra.
  • Plantación: hay que hacerla entre los meses de abril y junio, y florece desde el mismo mes de su plantación y más o menos hasta noviembre.
  • Ubicación: elige una zona soleada para que florezca mucho más rápido y esté mucho más sana.
  • Suelo: utiliza un mantillo especial para geranios o bien una mezcla de tierra de jardín y mantillo a partes iguales.


  • Abono: utiliza abono de liberación lenta en el momento de la plantación.
  • Riego: en cuanto plantes, riega abundantemente, y después riega una vez por semana. A finales de primavera deberás regar 3 veces por semana, y durante el verano a diario, aunque eso es algo que ya vas viendo que necesita agua. Añade abono líquido al agua de riego una vez a la semana, solo desde finales de abril hasta mediados de agosto. Nunca riegues las hojas ya que se oxidarían.
  • Poda: ve quitando las flores marchitas para dejar sitio a otras nuevas y que pueda florecer al máximo.
Vía: http://jardinplantas.com
Autor: Marian Otero

jueves, 1 de agosto de 2013

SAINTPAULIA

Planta del mes de Agosto

Serenidad, pequeñas explosiones de color sobre un manto verde


La Saintpaulia es toda una explosión de color sobre un manto aterciopelado. Una descripción algo sugerente, pero así es la planta del mes de agosto. Más conocida como la 'violeta africana', esta planta es especial, y no lo es solo por ser una belleza para la vista, sino porque también ayuda a sentirse menos estresado.

Tan pronto como la Saintpaulia llega al hogar, un haz de animo y de bienestar le envolverá. Sus flores dispuestas en pequeños racimos, son de colores, y van desde el púrpura y el violeta, al azul pálido y al blanco, o una combinación de todos ellos. Es todo un espectáculo, muy atractivo para su hogar. Sus hojas son fuertes, carnosas, y aterciopeladas, que invitan a ser acariciadas, y que además son resistentes con lo que un poco de contacto es posible.


Ligeramente noble

La Saintpaulia tiene una pincelada de nobleza, debido a que lleva el nombre del Barón Walter von Saint-Paul-Illaire, que fue el primero en descubrir la planta a finales del siglo XIX. La Saintpaulia es originaria de África, concretamente de Tanzania y del sureste de Kenia. Crece allí en un ambiente húmedo y luminoso, y esas son las circunstancias en las que mejor prosperará en su casa. Es importante regarla con agua de forma regular, sobretodo en época estival y en su período de crecimiento, pero teniendo cuidado de que no quede encharcada pues en ese caso la planta se pudrirá. Es preferible utilizar agua tibia, y regarla directamente en la tierra y nunca vertiendo agua por encima de las hojas y ni de las flores. Como todas las plantas que tienen flor, necesitará luz natural, pero evitar un exceso de luz solar directa e intensa.


Menos estrés

Con todos estos cuidados básicos la Saintpaulia se mostrará bella y agradecida, y le transmitirá bienestar y tranquilidad. Una investigación llevada a cabo en la Universidad de Surrey, puso de manifiesto que las personas que tienen que llevar a cabo tareas, están menos estresados si las realizan en un espacio en la que hay plantas, que si carecen de ellas. Así que, la Saintpaulia, a parte de ser una compañera de piso ideal, y una planta agradable a la vista, también beneficia en sus niveles de estrés.

Via: www.plantadelmes.es