jueves, 10 de octubre de 2013

ALHELÍ


Género de plantas anuales, bianuales y a veces perennes según la especie, engloba muchas variedades e híbridos con flores que pueden ser sencillas o dobles.

En la actualidad encontramos variedades con las que prácticamente podemos disponer de flor durante todo el año, tanto para cultivar en macetas para ornamento de terrazas como para formar pequeños grupos en el jardín; es bastante habitual encontrarla en jardines costeros.

Se trata de plantas con un dilatado cultivo en jardinería, que pertenecen a la familia de las Cruciferae y son oriundas de una amplia franja de diversas regiones Mediterráneas. De manera común no acostumbra a superar los 40 cm. de talla.

Posee un tallo erecto y fuerte, algo leñoso en la base, provisto de hojas alargadas, estrechas, lanceoladas y agrupadas de forma densa; es peculiar la colaboración gris verdosa de las hojas y su aspecto ligeramente lanoso.


La floración del Alhelí llama la atención debido a su disposición en grandes y bellas espigas de flores perfumadas reunidas en racimos terminales, dotados de numerosas flores simples configuradas por cuatro pétalos, algunas formas poseen flores dobles de espectacular belleza.

La gama de colorido es muy extensa e incluye tonalidades como el amarillo, blanco, albaricoque, azul, lila, rojo o rosa, asimismo, se pueden localizar algunas otras variedades de flores con los colores mezclados.

Resiste mejor algo de sequía antes de que se le mantenga con una elevada humedad en el sustrato, aunque sea por periodos relativamente cortos de tiempo y acompañado de calor.

Los terrenos más aconsejables para su correcto desarrollo corresponden a suelos ligeros, blandos y bien abonados, sin embargo hay que tener cuidado y evitar la sobre alimentación, ya que generalmente se consigue con ello una elevada producción de hojas y en cambio una disminución en la obtención de flores. Para ampliar su periodo de floración es conveniente eliminar las flores cuando apenas comiencen a secarse.


Las flores del Alhelí son muy apreciadas por su fragante aroma, así como muy utilizadas para flor de corte por su prolongada duración.

Florece entre primavera y verano. Necesita de emplazamientos bien soleados para florecer con profusión; si bien puede soportar ubicaciones de media sombra es mejor situarla siempre a pleno sol. Es una planta que tiene una buena resistencia al frío.

Las plagas más comunes por las que puede ser atacada son el pulgón o la mosca blanca. 

Se multiplica mediante el sembrado de semillas que se utilizan indistintamente en la temporada de verano u otoño. Germinan normalmente transcurridas unas dos semanas, con una temperatura de unos 21ºC. Una vez las nuevas plantas adquieran un tamaño que permitan manipularlas con comodidad se pueden plantar directamente en el jardín.

Via: http://plantayflor.blogspot.com.es

No hay comentarios: