jueves, 17 de octubre de 2013

MUSCARI ARMENIACUM


Este género, comprende a unas treinta especies que pertenecen a la familia de las Liliáceas. El Muscari crece de modo natural en zonas rocosas de las regiones Mediterráneas y lo hace de tal forma que se le llega a valorar como una mala hierba.

Está considerada como una de las especies de bulbo más rústicas y fáciles de cultivar. Es una planta herbácea bulbosa, de unos veinte centímetros de altura, que no es demasiado exigente en cuanto a la calidad del suelo, pero prospera mejor en suelos húmedos, ricos y bien drenados.

Las inflorescencias están agrupadas en el tallo floral de forma piramidal, son ligeramente fragantes y poseen una tonalidad azul profundo, existe también una variedad en color blanco; florecen en primavera.


Las alegres florecillas azules producen una auténtica masa de color en jardines, en los que se emplea el Muscari para rocallas, borduras o para ubicar debajo de pequeños árboles que le den cierto frescor. De la misma manera, cultivados en pequeñas macetas para interior ofrecen unos excelentes resultados.

Para conseguir resultados más vistosos y bellas combinaciones, es mejor plantar una buena cantidad de bulbos (del orden de 20) en forma de grupo para conseguir un efecto visual muy atractivo.

Igualmente es aconsejable plantarlos con otras especies bulbosas como por ejemplo: narcisos o tulipanes.

Demanda una gran cantidad de luminosidad, desde pleno sol a sombra parcial.

El principal problema con el que nos podemos encontrar a la hora de cultivar esta bella planta, es que hay que tener mucho cuidado con el exceso de agua, pues podría originar la pudrición del bulbo o la aparición de enfermedades.


Una vez acabada la floración y que las hojas terminen por secarse, es el momento en que se debe recoger los bulbos, secarlos bien y mantenerlos en un lugar fresco y oscuro.

Los Muscaris se multiplican por medio de bulbillos que se originan abundantemente junto al bulbo principal.

A la hora de plantar los bulbos se debe hacer a una profundidad de 5 cm. y a una distancia entre bulbos de 8 ó 10 cm. aproximadamente.

Requiere una temperatura fría antes de la floración y cálida mientras despliega sus flores. Por este motivo, es en los climas templados con temperaturas entre 10º y 25º C donde mejor se desarrolla.

Via: http://plantayflor.blogspot.com.es

No hay comentarios: