jueves, 28 de noviembre de 2013

PAPHIOPEDILUM


Esta orquídea de nombre científico Paphiopedilum spp. y conocida por los nombres de Paphiopedilum, Zapatilla de Dama, Zapatito de Venus, Sandalia de Venus, Pafiopedilo y Zapatillas de mujer se distribuye por el Sureste del Asia tropical desde Myanmar y China hacia el sur por Papúa Nueva Guinea, Filipinas e islas del Océano Pacífico.

El nombre Paphiopedilum (Paph.), procede del griego "Paphia"; de "Paphos", epíteto de "Venus" y "pedilon" = "sandalia" ó "zapatilla" aludiendo a la forma del labelo como una zapatilla.

Es un género de unas 60 a 70 especies de orquídeas monopodiales terrestres.

Se encuentra muy amenazadas por la destrucción de su hábitat. Miles de híbridos han sido desarrolladas, aumentando la diversidad de los colores de este género popular.

Crecen en humus o en otros materiales del suelo forestal. Sus raíces casi no profundizan sino que se extienden a través del musgo que las recubre.

Hojas de 10 a 50 cm de largo, en rosetas, acaules y sin órganos de reserva, elípticas, de color verde o jaspeados.

Cada tallo sólo tiene una flor por lo general, que puede durar hasta 10 semanas, apareciendo entre otoño y primavera.

Las flores tienen un aspecto ceroso, casi artificial, y el sépalo superior tiene a menudo un color que contrasta con el resto.

Es fácil el cultivo de Paphiopedilum en casa. Elíjalo para sus primeras experiencias de aficionado a las orquídeas.

Viven de 1 a 7 años en interiores; y más de 10 años en invernadero.


Cultivo de Paphiopedilum

Luz

Tolera la sombra, puesto que los Paphiopedilum crecen al nivel del suelo en las selvas tropicales.

Sin embargo, para obtener una buena floración, coloque las plantas tras una ventana y atenúe la luz demasiado intensa con una cortina.

En invierno, de dos a cuatro horas de iluminación artificial con lámparas de "luz de día" favorecen la floración.

El zapatito de Venus sólo debe hallarse al sol en invierno. Durante el verano es preferible que esté junto a una ventana orientada al Norte.

Humedad ambiental

Debe ser moderada, entre el 40% y 50%. Vaporice el follaje a partir de 22ºC, con el pulverizador regulado en la pulverización más fina, ya que el agua no debe chorrear.

Temperaturas

El género Paphiopedilum es tradicionalmente dividido en dos grupos, el de climas cálidos y hojas moteadas, y el del climas fríos con hojas verdes.

Los de climas cálidos deben mantenerse entre 15ºC y 17ºC durante la noche y entre 25ºC y 30ºC durante el día.

Los de climas fríos deben mantenerse entre 10ºC y 15ºC durante la noche y alrededor de 25ºC durante el día.

Macetas

Los tiestos de plásticos mantienen mejor la humedad. Prefieren tiestos pequeños.

Se debe cambiar de maceta cada 2 años, se debe hacer tras la floración o en primavera, a una maceta tan pequeña como sea posible.


Sustrato

En caso de detectar deficiencias en el sustrato, se debe trasplantar sin demora, cortando las raíces en mal estado, con una herramienta bien desinfectada.

Riego

El agua debe estar disponible para las raíces constantemente porque estas plantas no tienen pseudobulbos, el medio de cultivo debe permitir que se riegue una o dos veces por semana.

Riegue por la mañana, con agua del grifo, una vez por semana, desde octubre hasta el final de febrero; cada 3 días durante el resto del año.

Abonado

Es una mezcla a base de cortezas, añadir una o dos veces al mes un abono para orquídeas.

Si el sustrato es rico en materias orgánicos (raíces de helechos), es prácticamente inútil abonar.

Plagas

Las arañas rojas también son temibles en las especies de hojas finas de este tipo de orquídeas.

Enfermedades

La bacteria Erwinia cypripedii provoca la podredumbre blanda. Una buena ventilación es indispensable para prevenirlo.

Soportan mal los traslados y no toleran las corrientes de aire.

Via: http://fichas.infojardin.com

lunes, 25 de noviembre de 2013

PLANTAS QUE FLORECEN EN OTOÑO


Aunque el otoño no es precisamente una estación pobre en colores, ya que los matices ocres, rojos y naranjas predominan por todas partes, lo cierto es que podemos conseguir espacios exteriores aún más coloridos. ¿Cómo? Gracias a las plantas de floración tardía, que son portadoras de un encanto poco común.

Estas plantas típicas del otoño, que llenarán de color los días más grises, mantendrán sus flores hasta mediados de noviembre e incluso, algunas perdurarán hasta adentrarse en el inverno y lleguen las temperaturas más bajas. Te hablamos de algunas de estas plantas a continuación.

El Pensamiento

En primer lugar queremos hablar del pensamiento, de tonalidades violetas, púrpuras y lilas. Esta planta resiste muy bien las bajas temperaturas, aunque necesita suelos ricos en nutrientes para un buen crecimiento.

La Dalia

La dalia es una especie de flor procedente de México que cuenta con unas hojas de forma triangular y un margen denticulado. Las flores se presentan en cabezuelas de buen tamaño que pueden llegar a medir los 15 centímetros de diámetro. Tiene una gran variedad de formas y siempre van acompañadas de espléndidos colores.


Crisantemos

Los crisantemos también son plantas de floración tardía. De origen asiático, se trata de una hermosa flor resistente y muy fácil de cultivar, aunque hay que remarcar que prefieren la luz del exterior. Sus flores tienen grandes cabezas florales de color blanco o de tonos vivos como el amarillo, naranja y el rosa.


El Hibisco

Por último, vamos a hablar del hibisco, una planta que se utiliza como antioxidante y para hidratar la piel, entre otros muchos usos cosméticos y de salud. Procedente de las regiones tropicales de África, se distingue por sus flores de llamativos cálices rojos.


Via: http://jardinplantas.com
Autor: Ana Pérez

jueves, 21 de noviembre de 2013

PAPAVER RHOEAS


El ritmo de vida actual no nos permite dedicar todo el tiempo que quisiéramos a nuestro jardín. Por ello, si estás pensando en dar un toque de color a tu pequeña parcela verde y necesitas flores que no requieran grandes atenciones, no te preocupes, la amapola te ofrece una amplia variedad cromática a cambio de unos escasos cuidados. Un poco de sol y un riego moderado bastarán para que sobreviva durante todo el año.

La amapola, o Papaver Rhoeas, que tantas canciones populares ha inspirado, pertenece a la familia de las Papaveráceas. Se trata de una planta silvestre, originaria de Asia, Europa y África, que podemos adaptar a nuestros jardines sin ninguna dificultad. Muchos la consideran una mala hierba, pero en realidad, es una de las flores que más colorido aporta a los campos, sobre todo a las lindes de los caminos, donde crece a menudo. Una hilera de amapolas bordeando el pasillo de entrada a la casa es una de las opciones más recomendadas para lucir esta especie y llevar la naturaleza a tu hogar.

Linda amapola

Seguro que alguna vez has paseado por caminos rurales y has encontrado esta flor a tu alrededor. Recordarás que tiene un tallo largo y erecto con finos pelillos recubriéndolo. Algunos ejemplares llegan a alcanzar 1,5 m. de altura, lo que los hace visibles por encima de la maleza de los campos. Las hojas, que no poseen pecíolo, emergen alternas a lo largo del tallo. Poseen una única nervadura central y su forma lobulada y dentada es característica de esta especie.

Lo más llamativo son sus flores, compuestas por cuatro frágiles y delicados pétalos que forman una esfera que llega a alcanzar los 50 mm. de diámetro. Aunque se cree que sólo las hay rojo escarlata, debemos saber que también existen ejemplares naranjas, amarillos, violetas y blancos. Sobre cualquiera de estas tonalidades destacan los largos estambres negros. Dependiendo de los cuidados y la época en que se haya plantado, puede florecer en primavera o en verano.

El fruto de la amapola, con forma de pequeña cápsula, contiene en su interior minúsculas semillas que escapan a través del opérculo (una especie de tapa) para reproducir, sin ayuda, la planta.


Del campo a tu jardín

Si decides cultivar amapolas, basta con que salgas al campo y encuentres algún ejemplar. Busca su fruto, una vez hayas encontrado el lugar idóneo para plantarlas, extrae las semillas y espárcelas por el suelo dejando una separación entre cada una de ellas. No intentes transplantarlas de una maceta al jardín porque no lo aguantarán.

Los cuidados que te exige la amapola no te quitarán mucho tiempo. Basta con que la ubiques en un terreno de sustrato seco y sin grandes cantidades de sustancias orgánicas. Mejor si se trata de un lugar soleado, aunque tampoco hay inconvenientes si es de media sombra.

El riego de las amapolas dependerá de las condiciones climáticas de la zona y la estación del año. Aunque aguantan muy bien los suelos áridos, realiza esta tarea una o dos veces por semana, aproximadamente. En verano, tendrás que hacerlo algún día más.

Via: http://plantas.facilisimo.com

lunes, 18 de noviembre de 2013

PLANTAS PARA EL SALÓN


El comedor y el salón suelen ser lugares cálidos o templados y lo más común es que estén bastante bien iluminados, ya que las viviendas distribuyen sus habitaciones de manera que el comedor o el salón aprovechen al máximo la luz del sol. Tienes que tener en cuenta que este aspecto es muy importante, así que dependiendo de las características de tu salón, deberás escoger unas u otras plantas. ¿Quieres saber que especies elegir?

Salones con poca luz y bajas temperaturas

Si tu salón tiene poca luz y temperaturas muy bajas, lo mejor es que te decantes por plantas que no requieran una temperatura superior a los 18 grados. La hiedra, el pteris, la aspidistra o la cinta son una magnifica opción para estas estancias.


Salones con poca luz y temperaturas cálidas

Si por el contrario, tu salón o comedor no dispone de mucha luz pero si que cuenta con temperaturas cálidas, lo mejor es que escojas plantas como el cisus, la kentia, el tronco de Brasil o la fitonia, entre otras especies.

Salones con bastante luz y temperaturas cálidas

Si tu salón dispone de luz media y de temperaturas cálidas, lo mejor es que escojas plantas de hoja o flor, que además son muy fáciles de cultivar. La guzmania, la bilbergia o la yuca son ideales para este tipo de estancia.

Salones con luz directa y temperaturas cálidas

Por último, para salones con luz directa y temperaturas cálidas lo mejor son las plantas que requieren niveles de luz muy elevados, como los cactus, la mayor parte de las plantas con flores y algunas plantas de hojas.

Via: http://jardinplantas.com
Autor: Ana Pérez

jueves, 14 de noviembre de 2013

OZOTHAMNUS DIOSMIFOLIUS


Se trata de un arbusto de talla pequeña, erguido y abierto que alcanza alrededor de 1,5 metros de altura, pero puede lograr una elevación mayor. También es conocido por los nombres de Flor de arroz y Flor de Sago.

Este género que incluye alrededor de 50 especies endémicas de Australia pertenece a la familia Asteraceae, también denominada Compositae.

Los miembros de esta familia se distribuyen en regiones con diferente climatología, incluyendo por ejemplo hábitats de tipo desértico, pantanoso, selvático, llegando hasta altos picos montañosos.

La especie con anterioridad era conocida con el nombre botánico de Helichrysum diosmifolium.

Se muestra como una planta de fácil cultivo cuyos cuidados son elementales y se ajusta perfectamente para acomodar en maceta dado su comedido volumen, y por supuesto, se presta para ataviar arriates o cualquier otro diseño o disposición en jardines de bajo mantenimiento.

Las inflorescencias surgen agrupadas en densos racimos en el extremo de los tallos, compuestos de pequeñísimas cabezas globosas que pueden llegar al centenar de elementos.

Las flores son generalmente de color blanco, pero también es corriente encontrar formas de tonalidad rosada.


Hay que indicar la apreciable capacidad de esta planta en florecer durante una gran parte del año, en especial si el clima cálido acompaña. Requiere de exposiciones cálidas, de forma destacada a pleno sol y con un suelo muy bien drenado.

Las hojas son estrechas y pequeñas, aproximadamente de unos 15 mm. de largo, de color verde oscuro y poseen una fragancia dulce muy característica, en particular, cuando son aplastadas. Tanto las ramas como las hojas tienen una apariencia muy similar a la planta del romero.

Si se le presta cierta atención y se cuida el ir eliminando los racimos de flores una vez que estas se han marchitado, podrá obtenerse sucesivas floraciones.

Para ayudar a que el arbusto mantenga una forma ordenada una poda anual favorecerá un desarrollo más estructurado, y por lo tanto, más atractivo.

En la industria relacionado con la floricultura se destina esta planta con fines decorativos mediante el secado de sus flores, además de emplearlas para la composición de ramos frescos.

La especie se propaga fácilmente mediante semillas que generalmente germinan sin dificultad, o por esquejes. Por lo general en jardinería se la trata como una planta anual o bienal.

Via: http://plantayflor.blogspot.com.es

lunes, 11 de noviembre de 2013

PLANTAS EN LAS VENTANAS, CONSEJOS


Las ventanas con flores pueden transformar por completo el aspecto de una vivienda tanto desde el interior como desde el exterior, ya que añaden color y hacen que las estancias sean más alegres y cálidas.

Eso sí, para que las plantas expuestas en el antepecho de una ventana presenten un buen aspecto, se les debe proporcionar un entorno acorde con ellas. Además, la elección de las especies dependerá de la orientación de la ventana según esté hacia el norte, el sur, el este o el oeste. Por supuesto, los cuidados serán diferentes si las macetas se colocan por dentro o por fuera del lugar.

Plantas en el interior

Como te acabamos de comentar, cultivar plantas en el alféizar e una ventana, o en un estante o mueble pequeño cerca de ésta, es una genial opción para decorar tu hogar. Eso sí, si te decantas por colocar las plantas en la parte interior de la ventana, deberás tener en cuenta que la iluminación será constante durante el tiempo del día en que los rayos solares golpean el ventanal. Por eso, es preferible buscar una especie que resista muchas horas de iluminación directa.

Y si tienes miedo de que se te olvide regar las plantas, los cactus cercanos a la ventana son una excelente solución a este problema.


Plantas en el exterior

Si por el contrario, prefieres decorar una ventana con flores pero desde el lado de fuera, las especies que escojas deberán adaptarse a las condiciones de cultivos en el exterior, tolerando el clima de la zona y las inclemencias del tiempo.

Entrada de luz

Otra cosa que debes tener en cuenta a la hora de colocar plantas en las ventanas es que tienes que elegirlas de poca altura y poca frondosidad para no perjudicar la entrada de luz en la vivienda.

Via: http://jardinplantas.com
Autor: Ana Pérez

jueves, 7 de noviembre de 2013

ORNITHOGALUM DUBIUM


El Ornithogalum dubium, también conocido como Ornitógalo, pertenece a un género formado por componentes bastante bien conocidos que se consideran y atienden como plantas de clima templado, que necesitan el calor y suelen helarse durante el invierno.

Se trata de unas 80 especies originarias de Sudáfrica y del sur y centro de Europa, que están comprendidas dentro de la dilatada familia de las Liliaceae.

Estas son plantas bulbosas que pueden ser utilizadas en bordes mixtos o en rocallas; la altura de la planta es bastante moderada ya que no excede de los 30 cm., pero la coloración de las flores la hacen muy llamativa.

Es una planta cuyo periodo de floración abarca el otoño e invierno y de la que se reconoce y agradece la capacidad de sus flores de mantenerse perfectas durante un largo periodo.

Éstas pueden perdurar 15 días sin pegas a poco que se les preste los cuidados que requiere, incluso algunas fechas más, algo muy poco frecuente en otras especies.

Ese mismo periodo de vida lo mostrará como flor cortada para formar parte de ramos naturales.


Las hojas son lineales, estrechas, de débil estabilidad, de color verde oscuro que forman una roseta basal, compuesta por una porción de hojas por lo general poco numerosas.

Las flores están agrupadas en panículas, una vez abiertas muestran seis pétalos en forma de estrella, con una coloración de gran viveza; el color más usual es por lo general el naranja brillante, además de las variedades de flores en blanco y amarillo.

Resulta llamativamente curioso que los pimpollos que llenan el vértice de las panículas no suelen florecer.

Es oportuno ir eliminando cualquier flor que se encuentre ajada o seca tirando de ella suavemente, con esto se consigue despojar al racimo de flores de elementos que la afeen.

Es una especie poco exigente que necesita sobre todo el sol para que su floración se muestre lozana, un suelo ligero y bien aireado, pero tolera incluso una sombra bastante densa.


Pese a ser una planta de fácil cuidados y que apenas demanda atenciones la principal dificultad de su cultivo estriba en que si se la riega en exceso malograremos su desarrollo, debido a que las raíces se pudrirán.

Se debe regar de forma que el agua no se estanque asegurándose que el agua sobrante drene bien para que no sature el sustrato.

Se propagan por bulbillos extraídos de los bulbos viejos. Hay que conocer que los bulbos forman un gran número de bulbitos laterales: hay por tanto que sacarlos de vez en cuando del sustrato que se encuentren para dividirlos y plantarlos de nuevo.

Los nuevos bulbos comenzarán a florecer pasados entre dos y tres años de su plantación.

Via: http://plantayflor.blogspot.com.es

lunes, 4 de noviembre de 2013

CACTUS ESTRELLA, CULTIVO Y CUIDADOS


Si te gustan los cactus, hay muchas variedades entre las que poder elegir para poder darle un toque diferente a cualquier lugar, ya sea en el interior del hogar o en un jardín, terraza o patio. Hoy me gustaría escribir sobre el cactus estrella, que tiene su origen en México y que es el de mayor tamaño de todos los que pertenecen a la familia Astrophytum.

Su tallo es esférico en sus primeros años pero según va creciendo se vuelve columnar. Los ejemplares silvestres más mayores pueden llegar a alcanzar un metro de altura y unos 30 centímetros de diámetro, aunque en su cultivo normal no suele crecer más allá de los 30 cm. de alto. Las aréolas están separadas y tienen entre 5 y 11 espinas, tanto rectas como agudas, que son de color pardo y con una longitud que puede alcanzar los 3 cm.



Sus cuidados

  • Iluminación: si está al aire libre, necesitará estar a pleno sol, mientras que si está en interiores necesitará que sea un lugar bien iluminado. Le viene bien la sombra en las horas en las que el sol es más fuerte.
  • Temperatura: no tiene muchos requerimientos en este sentido, aunque el frío lo tolera únicamente si el ambiente es seco.
  • Sustrato: necesita que esté bien drenado. Para que sea mucho más beneficioso y el cactus se desarrolle mejor, añade un 25% de arena gruesa al sustrato estándar.
  • Riego: este cactus necesita poca agua, menos incluso que otras variedades. El cuello se puede pudrir con mucha facilidad, así que riega poco y en la parte más exterior para que no le llegue el agua a esa zona. Riega únicamente cuando la tierra se haya secado por completo.
  • Multiplicación: la forma más común de hacerla es mediante semillas en semilleros.
Via: http://jardinplantas.com
Autor: Marian Otero

viernes, 1 de noviembre de 2013

BROMELIA

Planta del mes de Noviembre

Exótica, energética y atrayente... juntos por mucho tiempo


La Bromelia es una planta muy varonil a la vez que vistosa, que se encuentra muy repartida por todo el mundo. Una planta atractiva, fuerte, llena de energía, y sobretodo muy llamativa... por eso es el protagonista a destacar durante el mes de noviembre.

A pesar de que su apariencia sugiere que requiere mucha atención y cuidados, nada podría estar más lejos de la realidad. La Bromelia es una belleza natural muy fuerte y masculina. Es una planta resistente por naturaleza. Basta con ubicarla en un lugar a la vista, aunque no a pleno sol. El riego debe ser regular, poniendo algo de agua en el plato la planta será feliz. De vez en cuando puede rociarla con un spray vegetal, sobretodo en períodos estivales o días muy calurosos.


Mentalidad sin esfuerzo

La Bromelia vive bajo la filosofía del mínimo esfuerzo, es una mentalidad fácil que probablemente le viene dada por las circunstancias en las que sobrevivieron sus antepasados. Es una planta originaria en los ásperos terrenos de los Andes y las selvas de Uruguay. Allí, la Bromelia crece literalmente en los árboles, absorbiendo la humedad y los alimentos, a través de sus pequeñas raíces y de sus hojas. Pero la Bromelia también se conoce como una planta muy viajera, ya que se puede encontrar por todo el centro y el sur de América. Y cada una de las atractivas y diversas variedades han sabido adaptarse con facilidad a las circunstancias de cada zona.


Disfrutar al máximo

Pero lo más llamativo es, sin duda, sus colores brillantes, y sus grandes flores que crecen como una llama en el corazón de la planta. Estas flores pueden tener los colores más vibrantes: rojo, amarillo, naranja, morado e incluso bicolor. Pero la Bromelia es muy especial, y solo florece cada dos o tres años generalmente, y después de la floración tiene lugar la muerte de la roseta central, pero la ventaja es que nacen brotes nuevos a su alrededor, que producirán nuevas plantas. Estos brotes pueden trasplantarse a otras macetas cuando alcanzan los 15 centímetros de altura o llevan creciendo varios meses.

Via: www.plantadelmes.es