lunes, 30 de diciembre de 2013

PLANTAS TREPADORAS RESISTENTES A LAS HELADAS


Las plantas trepadoras son arbustos con un hábito de crecimiento diferente a los arbustos tradicionales. Sus flexibles y extensos tallos, les otorgan la capacidad para cubrir grandes extensiones en diferentes planos; ya que pueden cultivarse tanto para la función de cubrir paredes, fachadas, muros, cercos, medianeras, alambrados, troncos de árboles; como también con el objetivo de tapizantes o cubresuelos.

Arbustos trepadores resistentes el frío y las heladas

Actinidia kolomikta: Tolera hasta -15ºC. Caduca, de tallos leñosos, alcanza una magnitud de hasta 4 metros de altura. Requiere pleno sol. Florece en verano, produce pequeñas flores blancas en forma de copa. Nativa de Rusia, Corea, China y Japón.

Clematis montana: Totalmente resistente a las heladas. Caduca, de crecimiento vigoroso. Florece a finales de la primavera, da flores de color blanco o rosa. Requiere de poda post-floración. Nativa de Asia. (Imagen de arriba de la noticia)

Hedera helix-Hiedra común: Totalmente resistente a las heladas. Perenne, puede alcanzar hasta los 10 metros de altura y de crecimiento vigoroso. Crece tanto a la sombra como en pleno sol, no es exigente en cuanto a las necesidades edáficas, aunque prefiere suelos alcalinos y bien drenados. Nativa de los bosques húmedos del centro, oeste y sur de Europa; norte de África y Asia, desde India hasta Japón. Las hiedras variegadas son las más ornamentales y aportan iluminación y color.

Jasminum nudiflorum-Jazmín de invierno-Jazmín amarillo-Jazmín de San José: Tolera hasta -15ºC. Caduc, de porte arqueado. Requiere de pleno sol, suelos bien drenados y ricos en humus. Florece en invierno, sobre los tallos verdes sin hojas, produce flores de color amarillo brillante. Requiere de una poda intensa post-floración. Nativo de China.

Jasminum officinale-Jazmín del país: Tolera hasta -5ºC. Follaje perennifolio o caducifolio, de tallos leñosos, puede alcanzar una altura de hasta 2 metros. Requiere de pleno sol, suelos fértiles y pentalobuladas. Nativa de Asia Menor.

Lonicera periclymenum-Madreselva: Tolera hasta -15ºC. Cadufolia, de tallos leñosos y retorcidos de hasta 6 metros de longitud. Produce una abundante floración intensamente perfumada en verano. Requiere de pleno sol o media sombra, suelos fértiles, bien drenados y preferentemente húmedos. Necesita de una poda post-floración. Nativa del norte de Europa. (Imagen justo debajo)


Lonicera japonica-Madreselva de Japón: Entre las principales diferencias con la Lonicera periclymenum es que en climas templados se comporta como una especie perenne, de crecimiento más vigoroso llega alcanzar hasta los 10 metros de longitud y su floración es de color amarillo. Nativa de Asia (Japón-Corea-China-Taiwán)

Parthenocissus tricuspidata-Ampelopsis-Enredadera de Virginia: Tolera hasta -15ºC. Caduca, antes de caer el follaje, en otoño sus hojas viran hacia unos espectaculares colores otoñales, rojos carmesí. Crece al sol o a la sombra, la exposición ideal es la media sombra. Requiere de suelos fértiles y bien drenados. A comienzos de la primavera, es conveniente hacer una poda de limpieza. Como la Hiedra poseen una floración insignificante. Nativo del este de Asia.

Trachelospermum jasminoides-Jazmín estrella o de leche: Tolera hasta -5ºC. Perenne, de tallos lignificados, delgados y fuertes (al cortarlos desprenden savia lechosa), alcanza hasta unos 10 metros de longitud. Produce aromáticas flores de color blanco, en verano. Requiere de pleno sol o media sombra ligera y suelos bien drenados. Nativo del sureste de Asia (China-Japón-Corea-Vietnam)

Solanum crispum-Natre Natri-Tomatillo: Tolera hasta -5ºC. Perenne, en zonas de clima frío, puede comportarse como caducifolio, de porte desordenado y crecimiento vigoroso, puede alcanzar hasta 5 metros de longitud. Produce una atractiva, abundante e intermitente floración de color púrpura desde mediados del verano hasta comenzado el otoño, cada una de las flores posee un cono prominente de estambres amarillos. Requiere pleno sol y suelos fértiles y bien drenados. Se poda en la primavera. Nativa de América del Sur (Chile y Perú), pertenece al mismo género Solanum de las patatas.

Vitis vinifera-Parra del Cardinal: Tolera hasta -18ºC. Follaje caduco, con colores otoñales, puede alcanzar hasta los 30 metros si se la deja libre, sin podar. Se puede cultivar a pleno sol o media sombra, prefiere suelos fértiles, bien drenados y profundos. Los primeros años no da ni flor ni fruto. Floración poco llamativa de color verdosa, en verano. Nativa de Europa y del Mediterráneo, ha sido cultivada desde la antigüedad.

Via: http://plantasyjardin.com
Autor: P&J

Aprovechamos que es el último artículo del año 2013 para desear una feliz salida y entrada de año a tod@s l@s que perdéis un poco de vuestro tiempo en leer este blog.

¡Nos leemos el año que viene!

jueves, 26 de diciembre de 2013

NARDOS


Los nardos son flores hermosas y perfumadas que pertenecen  a la familia de las Amarilidáceas, tiene su origen en México y es muy común en todo Centroamérica.

Su nombre científico es Polianthes tuberosa y es conocido por los nombres de Nardo y Vara de San José.

Puede alcanzar una altura de 1 metro. Tiene una espiga de flores blancas o rosadas, la floración se producirá entre finales del verano y principios del otoño.

El nardo es una de las bulbosas más cultivadas para aprovechar la flor cortada, por sus características y por su perfume, aunque éste es un tanto fuerte y puede resultar incluso desagradable.

En general se cultiva esta planta por sus flores cortadas, pero pueden también ser empleadas para formar pequeños grupos aislados.

La espiga suele durar más de 40 días en disposición de ser cortada, y las flores se han de recoger por la mañana temprano, procurando cortarlas desde la base y sin hojas, ya que estas deben mantenerse para completar el ciclo de multiplicación de los nuevo bulbos, que por regla general se extraen de la tierra a la llegada de la estación fría.

Cuidados

Luz: A pleno sol.

Plantación: En primavera. Pasado el peligro de las heladas y la época de bajas temperaturas.

Suelo: Rico en materia orgánica y con una buena mezcla de arcilla y arena. Bien drenado.


Riego: Moderado durante todo el año salvo en verano y durante la floración, que debe ser más abundante.

Multiplicación: Por división de los tubérculos en otoño. Después de la floración, se arrancan del terreno tanto los tubérculos grandes como los pequeños; los primeros se eliminan debido a que no darán más flores, y los segundos son puestos en lugares frescos y secos hasta la primavera siguiente; los tubérculos pequeños darán flores al tercer año, después deberán eliminarse.

Para que dé buenas flores es importante renovar su bulbo todos los años, ya que aflora al producir el tallo y luego se pierde.

Via: http://fichas.infojardin.com

miércoles, 25 de diciembre de 2013

FELIZ NAVIDAD


Aunque se pierdan otras cosas a lo largo de los años, mantengamos la Navidad como algo brillante... Regresemos a nuestra fe infantil. (Grace Noll Crowell)

¡Feliz Navidad! para tod@s vosotr@s que perdéis un ratito de vuestro día a día para leer nuestras publicaciones.

lunes, 23 de diciembre de 2013

ORQUÍDEA NEGRA, CULTIVO Y CUIDADOS


Aunque las flores negras es muy difícil que sean bonitas, lo cierto es que las orquídeas de este color son preciosas y quedan genial para decorar cualquier ambiente. Las variedades de orquídeas son normalmente en color rosa, blanco o púrpura, pero también hay otros que merecen la pena cultivar y combinar con otras, como por ejemplo el propio negro del que hablaba al principio.

Sus formas son también muy variadas, y la de color negro es en realidad un granate tan oscuro que termina por convertirse en negro o por parecerse mucho a él, por eso se le llama así aunque realmente no lo sea en algunos casos. Tiene su origen en Asía y el norte de Australia, y sus flores son muy grandes y vistosas, con lo que son perfectas para la decoración a pesar de que el color no invite a ello.

Principales cuidados

Ubicación: lo mejor es que elijas un lugar muy iluminado ya que necesita mucha luz para poder desarrollarse en toda su plenitud. Los rayos del sol no le afectan negativamente, así que puede recibirlos en cualquier momento del año sin ningún problema.

Temperatura: puede pasarlo mal cuando está a más de 30ºC, así que en ese caso es mejor trasladarla a un lugar más fresquito.


Humedad: es suficiente con que esté al 50%, siempre y cuando no haga mucho calor. Sí lo hace, pulveriza las hojas para que se mantengan siempre húmedas.

Riego: tiene que ser abundante durante la primavera y verano, evitando que la tierra se seque del todo pero sin que se encharque.

Floración: esta etapa va de septiembre a enero y se produce solo una vez al año. Si las condiciones y cuidados son los adecuados, las orquídeas pueden durar entre 3 y 7 años.

Via: http://jardinplantas.com
Autor: Marian Otero

jueves, 19 de diciembre de 2013

PHLOX PANICULATA


Pertenece a un género extenso que comprende plantas vivaces y anuales, utilizadas tanto para arriates o macizos, y otras tantas de porte bajo para rocallas.

El vivo color de las flores fue lo que dio nombre al grupo: Phlox, que en griego significa llama. Esta especie es originaria de las regiones orientales de Estados Unidos, y pertenece a la familia de las Polemoniaceae.

En jardinería se utiliza ampliamente como planta ornamental, pero sin embargo es muy complicado que prospere en interior.

Florecen abundantemente durante largos períodos, que dependiendo de la variedad lo hace desde finales de la primavera hasta mediados de otoño.

Pese a ser reconocida como una planta de gran rusticidad, es exigente en lo que concierne a las condiciones de su entorno, necesitando un suelo rico, húmedo, con un ambiente fresco y ligeramente sombreado. Ante las exposiciones de pleno sol la planta requerirá un regado más intenso y regular.


Produce matas amplias de tallos altos y erectos que pueden alcanzar hasta un metro de altura. Las inflorescencias están densamente agrupadas en el extremo de los tallos, las flores de pequeño tamaño están compuestas por cinco pétalos, con un disco central que posee una tonalidad más intensa.

Las diversas variedades que se pueden encontrar de esta planta es tan rica, que puede decirse que están representadas todas las tonalidades cromáticas. En el caso del follaje, incluso se encuentran variedades de hojas variegadas o púrpuras tremendamente atractivas.

Es conveniente ir retirando las flores a medida que se marchitan, de esta forma se prolonga el período de floración y se evita que las plagas se asienten en el material ajado.

Cuando la floración se ha ultimado se puede practicar una poda suave, también conviene reforzar el sustrato con abono de liberación lenta al inicio de la temporada.

Todas las especies de Phlox se pueden reproducir a través de semillas, que se deben sembrar en primavera, sobre suelos ligeros, bien drenados y en una posición moderadamente soleada.

Via: http://plantayflor.blogspot.com.es
Autor: Carmen Pereira

lunes, 16 de diciembre de 2013

PLANTAS PARA RINCONES AMPLIOS


En todas las casas hay algún rincón que te parezca difícil de aprovechar, ya sea una casa grande o un piso pequeño. Con la combinación de muebles y demás elementos siempre procuramos que no queden muchos espacios libres, al menos en rincones, pero eso no siempre es posible. Cuando eso sucede, lo mejor es utilizar las plantas para cubrirlos, ya que les daremos un toque muy especial al tiempo que aprovechamos muy bien el espacio.

Las plantas siempre dan un toque muy agradable e incluso elegante a cualquier ambiente, especialmente si el rincón que hay que aprovechar es amplio ya que hay muchas opciones para elegir la más adecuada. Hay diversos ejemplares que son perfectos para cubrir rincones, pudiendo elegir siempre la planta que más se adapte al resto de la decoración y conseguir así un ambiente unificado.

Plantas según el ambiente

Si el rincón está cerca de una ventana y recibe luz natural con cierta intensidad, lo mejor es elegir plantas como el tronco de brasil, la cheflera, el ficus lyrata o la yuca gloriosa.


En el caso de que sea más oscuro, le irán genial plantas como las cintas, la hiedra, la calatea o la aspidistra, especialmente si es una zona fresca. Si es un ambiente oscuro pero cálido al menos durante una parte del día, lo mejor es optar por la costilla de Adán, el helecho, el espatifilo o el cissus.


Lejos del calor

Independientemente del tipo de espacio y de planta que vayas a tener, es muy importante que las fuentes de calor de tu hogar no estén cerca de las plantas. Radiadores, estufas o calefacciones secan demasiado el ambiente, pero si no hay más remedio y debes tenerlas encendidas, pulveriza las plantas de vez en cuando para aumentar la humedad y que no se estropee.

Via: http://jardinplantas.com
Autor: Marian Otero

sábado, 14 de diciembre de 2013

CUIDADOS DEL BAMBÚ SAGRADO, PLANTA TÍPICA DE NAVIDAD


¿Ya has decorado tu casa para la Navidad? Pues si eres un amante de la jardinería y de las plantas seguro que además del abeto, no faltarán en tu hogar las típicas plantas navideñas. Se considera planta de Navidad a cualquier especie utilizada para la decoración durante la temporada festiva navideña, pudiendo pertenecer a especies muy diferentes: arbustos, árboles, musgos, trepadoras, cactus...

Así más allá del clásico acebo y del muérdago, se consideran plantas de Navidad especies como el cactus de Navidad, la planta Nochebuena o la nandina o bambú sagrado, planta de la que hoy vamos a hablar y que, a pesar de su nombre, no es un verdadero bambú. Simplemente, sus hojas y tallos se asemejan un poco a los del bambú.

Ideal para cualquier jardín

El bambú sagrado o nandina es una especie de arbusto típico de estas fiestas entrañables que sorprende por las tonalidades cambiantes de sus hojas y sus frutos rojos. Procedente de China y de Japón, este arbusto es ideal para colocar en cualquier jardín, aunque también se puede cultivar en maceta.


Cuidados de la nandina

En general, el bambú sagrado necesita una exposición soleada, aunque en ambientes cálidos es mejor destinarle algo de sombra. Por otro lado, debes saber que prefiere suelos bien drenados y húmedos. Eso sí, deberás regar la planta cada tres días y cada diez en invierno.

Otro de los cuidados que deberás proporcionarle a este arbusto es la poda, que deberás hacer cada dos o tres años durante el invierno para mejorar la floración y fructificación los años siguientes. Por último, ten en cuenta que la reproducción se hace por semillas, que se plantan en primavera, o mediante esquejes semi-maduros, en verano. Por supuesto, se trata de una planta resistente a las heladas, además de resistente a las plantas.


Via: http://jardinplantas.com
Autor: Ana Pérez

jueves, 12 de diciembre de 2013

PHILADELPHUS CORONARIUS


Este arbusto ornamental de porte erecto y crecimiento moderado es muy apreciado en jardinería por sus flores blancas de extraordinaria fragancia y porque cuenta con la virtud de que admite casi cualquier tipo de suelo.

Son estimables asimismo los numerosos híbridos de moderado tamaño que producen flores más pequeñas y en gran abundancia.

Conocido por los nombres de Celinda, Celindo, Jeringuilla y Cilindro pertenece a la familia de las Saxifragaceae y procede del sur y sureste de Europa y es en el sur de España donde es bastante habitual su cultivo por tener una climatología muy favorable para esta especie.

Tiene una buena capacidad para resistir temperaturas frías, pero se desarrolla mejor en climas templados.


Apropiada para pequeños jardines, forma matas compactas de algo más de 2 m. y la mitad de diámetro, alcanza un tamaño menor si se cultiva en maceta, a lo que se acomoda correctamente.

La Celinda para la primavera se llena de forma desbordante de flores que desprenden una fragancia tremendamente agradable, con la que inundan todo su entorno; el aroma tiene cierto parecido a la flor del azahar propia del naranjo.

Las hojas son ligeras y algo rugosas, de forma ovalada, color verde intenso, los nervios bien marcados y los bordes aserrados.

Las flores son de un radiante color blanco puro y están reunidas en densos racimos de hasta diez elementos.

Cada flor está formada por numerosos estambres amarillos y cuatro pétalos que se desprenden con suma facilidad, por eso una racha fuerte de aire puede dejar la planta en evidente merma de flores.


Es importante regar esta planta con generosidad debido a que no soporta los suelos secos, esto hace que su floración sea deficiente, pero tampoco dejar que el sustrato se sature o el resultado puede ser idéntico.

En cuanto a la ubicación que se le debe proporcionar es preferible que sea soleada con algo de protección si las temperaturas son muy altas, también se adapta a los espacios sombreados.

Tras la floración es necesario practicarle una poda en profundidad. Se reproduce hacia finales de la primavera mediante estacas de madera blanda que porten algunas hojas.

Via: http://plantayflor.blogspot.com.es
Autor: Carmen Pereira

lunes, 9 de diciembre de 2013

ARBUSTOS QUE FLORECEN EN INVIERNO


En invierno el clima es más feo, todo se ve más apagado y muchos árboles y plantas pierden sus hojas, con lo que hay que buscar las especies que florezcan para poder tener algo de color entre tanta oscuridad.

Si te interesa plantar arbustos que florezcan en invierno, toma nota de las mejores especies que puedes elegir para ello.

Acebo (imagen de arriba)

Es una de las mejores opciones ya que aporta mucho color. En él florecen bayas de color rojo que son muy decorativas y que además son una buena fuente de alimento para las aves. Sus hojas son verdes y tienen pinchos en los bordes, y entre cada hoja se pueden ver las flores que florecerán en el invierno.

Nandina Doméstica


Las hojas de este arbusto son poco densas pero muy bonitas. Puede llegar a alcanzar el metro y medio de altura y después de la floración se ven racimos muy grandes, con lo que decora muchísimo. Sus flores se llenan de bayas rojas, lo que lo hace mucho más llamativo.

Mahonia


Tiene diferentes variedades, siendo una de las más conocidas y bonitas la Mahonia Charity, que puede alcanzar los dos metros de altura y que tiene hojas con pinchos en los bordes, al igual que el Acebo. Una de sus principales características es que cuando florecen desprende un aroma fantástico. Es un arbusto que alcanza una gran envergadura, con lo que es ideal para una zona en la que quieras que ejerza de muro o de protector de otras plantas.

Via: http://jardinplantas.com
Autor: Marian Otero

sábado, 7 de diciembre de 2013

CUIDADOS DE LA POINSETTIA


Saber cuáles son los cuidados de la Poinsettia necesarios para su mantenimiento es fundamental para conseguir prolongar su vida incluso varios años.

Estamos ante una planta de consumo muy estacional y por ello, es normal que se desconozcan muchos aspectos de las necesidades vitales de la planta.

La Poinsettia (Euphorbia pulcherrima) puede disfrutarse tanto como planta de interior como planta de exterior. En este último caso se cultiva como planta de temporada aunque con el tiempo, si persiste en el jardín, se comporta como arbustiva.

Para centrarnos con más propiedad a la hora de exponer los cuidados de la Euphorbia pulcherrima, diferenciaremos aquellos que se acometen cuando es consumida como planta de interior de los que se realizan cuando la tratamos como planta de jardín.

Los cuidados de la Poinsettia como planta de interior

Como hemos avanzado, se suele comprar entre la última semana de noviembre y tercera semana de diciembre, justo antes de la festividad de Navidad. Es una planta que se compra tanto para regalo como para disfrute propio. Se presentan en muchas modalidades, que van desde pequeñas plantas uniflora hasta arbolitos muy ramificados, aunque los tamaños más comerciales son los de maceta de 12 a 16 cm. de diámetro con más o menos ramas, terminando cada una de ella en una inflorescencia rodeada de brácteas de color, normalmente rojo aunque cada año se comercializan más otros colores como el blanco, rosa, amarillas, naranjas o jaspeados, también llamados colores de fantasía.

Como planta de interior estará dentro del hogar. Debemos de tener el cuidado de colocarla cerca de una buena fuente de luz (zona de ventanas), así como evitar exponerla a fuentes directas de calor (radiadores, estufas, etc...). Ojo, los equipos de calefacción generan corriente de aire caliente y seco que puede dañar su follaje.


Su riego debe de ser moderado y siempre dirigido directamente a la maceta, evitando mojar sus brácteas y flores. Esto sólo es una medida preventiva para evitar posibles daños innecesarios. Si optamos por poner un plato la maceta para evitar el manchado de mueble, debemos de retirar el agua sobrante tras cada riego para evitar un encharcamiento y pudrición de sus raíces.

Un buen consejo es regarla en  la pila de la cocina o en el baño, dejando escurrir el agua sobrante del substrato. Si se puede regar por inmersión mejor y si además es con agua de lluvia o de grifo reposada durante 24 horas mucho mejor. Cuando utilicemos agua potable, es recomendable tenerla en un recipiente durante un día o más de reposo. En este tiempo se habrá evaporado todo el cloro que se le aplica para su potabilización y que tanto perjudica al sistema radicular de las plantas en general.

En cuanto al abonado de la Poinsettia, será de modalidad de mantenimiento y a las dosis más bajas recomendadas por el fabricante durante el invierno.

Conforme pasen las días, podemos ir retirando aquellas hojas que presenten síntomas de marchitamiento. Estas hojas deben de desprenderse con facilidad. Si tiramos de ellas y les cuesta soltarse del tallo, es mejor dejarlas hasta que prácticamente se caigan por sí solas.

Su floración está vinculada con el fotoperiodo, proceso por el que regula sus funciones biológicas de floración y crecimiento. En este caso, la Poinsettia florece cuando la noche es más larga que el día. Por lo tanto, cuando los días empiecen a ser mucho más largos y las temperaturas más cálidas, ya la podemos sacar al exterior o plantar directamente en el jardín.

Este será también el momento de podarla y tratarla a partir de entonces como una planta de exterior. La poda se realiza con tijeras, eliminando sus zonas florales y cortando las ramas a unos 4 ó 7 centímetros del tallo, siempre sobre un centímetro por encima de una hoja o yema. Si esta yema está orientada hacia el exterior de la planta, mucho mejor ya que tras su brotación, la nueva rama crecerá mejor que si lo hace hacia el interior.

La planta comenzará su brotación como una planta arbustiva y lo hará así durante toda la primavera, verano y principios de otoño. A partir del mes de octubre, con los días ya más cortos, paralizará su desarrollo vegetativo y comenzará su inducción floral.

Si deseamos transpantarla a una maceta mayor, el mejor momento es de cara a la primavera y el sustrato universal o sustrato de plantas de interior son dos de los más apropiados.

Los cuidados de la Poinsettia en el jardín

Si la plantamos en el jardín, debemos de saber que aunque es una planta de exterior, dada las temperaturas bajas del invierno, si se producen heladas la Poinsettia morirá.

Si está bien resguardada, ha pasado el invierno dentro de casa o el clima es cálido, una vez en el jardín se cuidará como una planta arbustiva en flor.

Lo primero que debemos de tener en cuenta es elegir adecuadamente el lugar dónde vamos a plantarla. Es una planta arbustiva de exterior que, cuando el clima es cálido y los inviernos suaves, su desarrollo puede alcanzar varios metros de altura.


La Poinsettia ramifica fácilmente, aunque la fragilidad de sus tallos aconseje plantarla en lugares resguardados de los fuertes vientos. Los lugares de plantación más adecuados son por ejemplo al lado de un cercado o alguna pared de la casa, permitiendo en cierto modo que crezca 'apoyándose' sobre estas estructuras.

Es importante que el suelo sea poroso y la zona lo más cálida posible, además de contar con mucha luz. En estas condiciones puede alcanzar perfectamente los tres metros de altura.

Otro aspecto a tener en cuenta y que ya hemos mencionado antes, es que florece cuando la noche es más larga que el día y por ello sólo florece de forma natural en invierno ( en el hemisferio norte). Para evitar problemas de floración, nunca la plantaremos en lugares con farolas o alumbrado nocturno ya que al disponer de luz extra por la noche no florecerá, la planta queda 'engañada' como consecuencia de que se le alarga artificialmente el día.


Los riegos y abonados serán comunes al resto de las plantas que se encuentran en el jardín, puesto que crece como una planta arbustiva más. Hay que tener en cuenta que el riego no debe de ser muy abundante porque los terrenos encharcados no les favorecen. Y sobre el abonado, en épocas de bajo desarrollo (época invernal) utilizar las dosis más bajas recomendadas por el fabricante, siendo más elevada conforme veamos que mejora el clima y aumenta la velocidad de crecimiento (desde principio de primavera hasta mediados de otoño).

La poda de la Poinsettia en el jardín puede ser de formación durante toda su etapa de crecimiento para mantenerlas compactas. A finales de septiembre o principios de octubre, realizaremos la última poda del año si procede ya que pocas semanas después empezará su natural inducción floral.

Plagas y enfermedades de la Poinsettia

Dentro de casa, la Poinsettia no suele tener problemas de plagas o enfermedades. Si vemos que sus raíces se pudren, el problema es muy probable que provenga de un exceso de riego.

En el jardín es distinto. Como cualquier otra planta está expuesta a reinvasiones de otras plagas de campos colindantes u otras zonas del jardín.


Las plagas más frecuentes son la mosca blanca y los ácaros durante la época cálida del año. Tratamientos con un insecticida sistémico y un acaricida se pueden controlar fácilmente si se cogen a tiempo. En los dos casos, debemos tener la precaución de mojar bien el envés de las hojas ya que ambas plagas se ubican en esta parte de las hojas.

En cuanto a enfermedades, si no nos excedemos en el riego y el terreno es poroso, no habrá problemas ya que es una planta muy rústica.

Via: www.floresyplantas.net
Autor: Fernando Cuenca

jueves, 5 de diciembre de 2013

PHALAENOPSIS


Las Phalaenopsis constituyen seguramente la familia de orquídeas más populares y conocidas. Su cultivo y comercialización se ha extendido por todo el mundo. En muchas ocasiones llegan a los hogares como regalo o presente de algún amigo o familiar.

Estás orquídeas deben su nombre a su similitud con las mariposas: "Phalaena = mariposa" y "Opsis = parecido". Esta denominación fue dada en 1752 por el botánico C. L. Blume al observar su gran parecido a una especie de polillas tropicales cuando estas estaban en vuelo.

Las Phalaenopsis son originarias de Filipinas, zona tropical de Asia, Australia y también de algunas zonas de África.

Como muchas otras especies de orquídeas, las phalaenopsis son epífetas, es decir, crecen en las ramas de los árboles o en medio de las rocas. Por tanto, sus raíces no están hechas para buscar la tierra sino para agarrarse a cualquier estructura o soporte natural y captar los nutrientes a partir del agua y la materia orgánica que ésta va arrastrando al deslizarse por los árboles y ramas.

Fuera de su hábitat natural, las phalaenopsis son comercializadas desde los diferentes viveros de crianza con recipientes de plástico o vinilo transparentes y con relleno de corteza de pino y otros materiales que permiten un fácil drenaje y la sujeción de la planta. No aconsejamos recipientes opacos dado que impiden la llegada de luz a las raíces y éstas tienen un importante papel de captación de nutrientes y, tal como hemos explicado, son raíces diseñadas para estar al aire libre. De hecho, la planta en su normal crecimiento suele desarrollar raíces aéreas que apuntaran hacia arriba.


Cuidados básicos

Luz

Necesitaremos una ubicación con luz abundante. Evitar el sol directo, si bien, para estimular la floración resulta muy eficaz aprovechar la luz del sol por la tarde (cuando el sol está bajo) filtrado por una fina cortina translúcida.

Temperatura

La temperatura ideal se encuentra entre los 23º y 24º C., llegando a tolerar con buenas condiciones de humedad (a más calor, necesita más humedad) temperaturas de más de 30º C.

La temperatura mínima no debería descender más allá de los 13-14º C.

Riego

La planta debe regarse evitando la sequedad total de la corteza pero teniendo muy en cuenta que estas plantas no toleran el encharcamiento del agua ni en las hojas ni en las raíces. Ello conlleva a enfermedades y la muerte de la planta.

Una buena forma de regarlas es mediante inmersión de la planta en un recipiente durante unos minutos. Dejar que el substrato o corteza se seque parcialmente entre riegos.

También son importantes los riegos efectuados mediante vaporizadores sobre las raíces aéreas y hojas, evitando el encharcamiento. Este tipo de riegos deben ser más abundantes en la época de calor (verano) dado que hay mayor pérdida de agua.


Nutrientes

Utilizar solo abonos especiales para orquídeas y seguir las instrucciones del producto. En general, necesitaremos abonar más regularmente en los períodos previos a la floración (normalmente a finales de invierno o principios de primavera). Aconsejamos también utilizar abonos foliares mezclados en el agua de vaporización ya que tanto las raíces como las hojas pueden asimilarlos y contribuirá al buen estado general de la planta.

Via: www.orquideasweb.com

lunes, 2 de diciembre de 2013

PLANTAS QUE TIENEN FLORES EN INVIERNO


Hay muchas especies de árboles o plantas que pasan un período de latencia durante el invierno, fase en la cual no producirán flores y no se verán con tanta belleza como el resto del año. Sin embargo, hay muchas plantas que sí florecen durante la época más fría del año, sin duda algo ideal ya que así podrás tener flores decorando tus espacios interiores o exteriores durante todo el año.

Algunas de estas plantas florecen en invierno de forma natural, mientras que otras lo hacen gracias a diversos tratamientos que reciben en centros especializados o viveros. Hoy me gustaría contarte qué tipo de plantas puedes cultivar si quieres tener flores ahora que ya llegó el frío.

Qué plantas elegir

Entre las muchas especies que puedes elegir están la azucena, violeta persa, col ornamental, cineraria, crisantemo, caléndula, pensamiento, alhelí o la margarita. Todas ellas son plantas que no solo producen flores sino que en su mayoría son muy coloridas, con lo que obtendrás flores particularmente bonitas. Otra de las plantas que también producen flores en invierno es la flor de Pascua, una de las más cultivadas cuando llega esa época del año y más especialmente durante la Navidad.


Arbustos con flores

Si tienes la suerte de tener un jardín, hay también unos cuantos arbustos y árboles que te pueden dar flores durante el invierno. Entre los arbustos más productivos a nivel floral e invernal están el torvisco, el magnolio caduco, el madroño, el rododendro y la mahonia. Si prefieres árboles, podrás sacarle mucho provecho a la chorisia, el almendro, la mimosa y el árbol botella.

Recomendaciones

El invierno es una época muy dura para las plantas, por mucho que puedan producir flores igualmente. Debes prestar más atención a sus cuidados, empezando por un riego que sea moderado pero frecuente, especialmente en interiores ya que el ambiente es más seco. Coloca los ejemplares en zonas luminosas que estén alejadas de fuentes de calor como estufas o radiadores, y si están en una terraza o patio deberás poner las plantas bajo techo para que estén protegidas de lluvias o heladas.


Via: http://jardinplantas.com
Autor: Marian Otero

domingo, 1 de diciembre de 2013

HIPPEASTRUM

Planta del mes de Diciembre

Sensual, atrevida y estimulante natural


Si desea poner un toque de color en su hogar durante los fríos y grises días de invierno, entonces ha llegado la hora de invitar a su casa al Hippeastrum, la planta por excelencia el mes de diciembre, y así disfrutar de ese aporte extra de luz y de color.

Las últimas investigaciones científicas que se han realizado han demostrado que, aquellas personas que viven en un entorno con plantas mejoran su estado de ánimo. Se llevaron a cabo estudios en los que, diversos grupos de pacientes que se habían sometido a operaciones, se recuperaban de forma más rápido y con un estado de ánimo mucho mejor, aquellos pacientes que tenían plantas en sus habitaciones, que los pacientes que carecían de ellas.


Mucho mejor

El Hippeastrum es una planta ideal para alegrar el día: unas largas hojas de un verde intenso que pueden llegar a medir hasta 60 cm. y flores de hasta 20 cm. de ancho, de colores muy llamativos y brillantes. Disfrutar de tanta intensidad cromática en esta época del año aporta una buena dosis de optimismo y alegría. El Hippeastrum también es conocido con el nombre de Amaryllis, y a menudo se vende bajo este nombre durante los últimos meses del año.


Estimulador natural

Lo que es verdaderamente sorprendente del Hippeastrum es que crece de un bulbo, al igual que otros miembros de la familia de los Narcisos. Y aunque tiene su origen en México y en el Caribe, el Hippeastrum no tienen ningún problema con la adaptación a climás más fríos y a ambientes menos soleados. Por esa razón puede estar ubicada también en el exterior de la casa, en un lugar que esté a la sombra, y siempre que la temperatura no sea extrema. Sobrevive bien en una maceta, en la que un tercio del bulbo se muestra fuera de la superficie de la tierra. Ubicándola en un lugar con algo de luz y un poco de agua de vez en cuando, el Hippeastrum le sorprenderá con brillantes hojas verdes y  frescas, y flores de gran colorido: rojo, rosa, blanco, naranja, amarillo, verde, además de otros más vistosos con rayas de colores y bordes. Hay bastantes opciones para que sirvan como un estimulador natural en este período del año.

Via: www.plantadelmes.es