jueves, 5 de diciembre de 2013

PHALAENOPSIS


Las Phalaenopsis constituyen seguramente la familia de orquídeas más populares y conocidas. Su cultivo y comercialización se ha extendido por todo el mundo. En muchas ocasiones llegan a los hogares como regalo o presente de algún amigo o familiar.

Estás orquídeas deben su nombre a su similitud con las mariposas: "Phalaena = mariposa" y "Opsis = parecido". Esta denominación fue dada en 1752 por el botánico C. L. Blume al observar su gran parecido a una especie de polillas tropicales cuando estas estaban en vuelo.

Las Phalaenopsis son originarias de Filipinas, zona tropical de Asia, Australia y también de algunas zonas de África.

Como muchas otras especies de orquídeas, las phalaenopsis son epífetas, es decir, crecen en las ramas de los árboles o en medio de las rocas. Por tanto, sus raíces no están hechas para buscar la tierra sino para agarrarse a cualquier estructura o soporte natural y captar los nutrientes a partir del agua y la materia orgánica que ésta va arrastrando al deslizarse por los árboles y ramas.

Fuera de su hábitat natural, las phalaenopsis son comercializadas desde los diferentes viveros de crianza con recipientes de plástico o vinilo transparentes y con relleno de corteza de pino y otros materiales que permiten un fácil drenaje y la sujeción de la planta. No aconsejamos recipientes opacos dado que impiden la llegada de luz a las raíces y éstas tienen un importante papel de captación de nutrientes y, tal como hemos explicado, son raíces diseñadas para estar al aire libre. De hecho, la planta en su normal crecimiento suele desarrollar raíces aéreas que apuntaran hacia arriba.


Cuidados básicos

Luz

Necesitaremos una ubicación con luz abundante. Evitar el sol directo, si bien, para estimular la floración resulta muy eficaz aprovechar la luz del sol por la tarde (cuando el sol está bajo) filtrado por una fina cortina translúcida.

Temperatura

La temperatura ideal se encuentra entre los 23º y 24º C., llegando a tolerar con buenas condiciones de humedad (a más calor, necesita más humedad) temperaturas de más de 30º C.

La temperatura mínima no debería descender más allá de los 13-14º C.

Riego

La planta debe regarse evitando la sequedad total de la corteza pero teniendo muy en cuenta que estas plantas no toleran el encharcamiento del agua ni en las hojas ni en las raíces. Ello conlleva a enfermedades y la muerte de la planta.

Una buena forma de regarlas es mediante inmersión de la planta en un recipiente durante unos minutos. Dejar que el substrato o corteza se seque parcialmente entre riegos.

También son importantes los riegos efectuados mediante vaporizadores sobre las raíces aéreas y hojas, evitando el encharcamiento. Este tipo de riegos deben ser más abundantes en la época de calor (verano) dado que hay mayor pérdida de agua.


Nutrientes

Utilizar solo abonos especiales para orquídeas y seguir las instrucciones del producto. En general, necesitaremos abonar más regularmente en los períodos previos a la floración (normalmente a finales de invierno o principios de primavera). Aconsejamos también utilizar abonos foliares mezclados en el agua de vaporización ya que tanto las raíces como las hojas pueden asimilarlos y contribuirá al buen estado general de la planta.

Via: www.orquideasweb.com

No hay comentarios: