lunes, 29 de diciembre de 2014

TÉCNICAS PARA PROTEGER LAS PLANTAS DE LAS HELADAS


Lamentablemente para la mayoría, aún quedan unas largas semanas para que acabe el invierno y comience la cálida primavera.Pero no creas que los humanos somos los únicos que estamos deseando la llegada del buen tiempo; las plantas también. Y es que los fríos intensos de esta época del año pueden provocar grandes consecuencias sobre los ejemplares de exterior.

Las bajas temperaturas no solo deterioran a las plantas, pudiéndoles causar la muerte, sino que pueden romper las macetas y tiestos debido a que, al congelarse, el agua retenida en los recipientes expande su tamaño. Te explicamos diferentes técnicas para que nada de esto le ocurra a tus ejemplares.

Recubrir las macetas

Si es posible, se deben guardar las plantas y arbustos bajo cubierta durante las noches de invierno. Además hay que proteger las macetas. Una buena forma de hacerlo es con plástico de burbujas, aunque también puede utilizarse tela arpillera, cartones, papel de periódico... Otra técnica es colocar el tiesto dentro de un recipiente más grande y poner paja en el espacio que queda entre ambos.

Riego

Es esencial reducir la cantidad de riego durante el invierno y garantizar que el suelo tenga un buen drenaje para que no se congele el agua presente en el sustrato de la planta.


Cubrir las plantas

Además de las macetas, es importante cubrir las plantas. Podrás hacerlo con plástico de burbujas o con plástico transparente normal. Eso si, el plástico debe retirarse durante el día y no tiene que apoyarse directamente sobre las hojas o tallos.

Agrupar plantas

También es buena idea agrupar las plantas para crear microclimas, preferiblemente junto a una pared y orientadas hacia el sur.

Evitar vientos

Para que el viento no provoque consecuencias negativas, deberás poner la maceta en otra más grande o colocarla junto a una pared  y colocar piedras u otros objetos pesados sobre el sustrato.

Acolchado 

Por último, coloca un acolchado en las plantas que se encuentren en el suelo para generar una barrera protectora.

Vía: http://jardinplantas.com
Autor: Ana Pérez

Aprovechamos que es el último artículo del año 2014 para desear una feliz salida y entrada de año a tod@s l@s que perdéis un poco de vuestro tiempo en leer este blog.

¡Nos leemos el año que viene!

jueves, 25 de diciembre de 2014

KALANCHOE PUMILA


Esta variedad de Kalanchoe es verdaderamente peculiar por su fácil cultivo y la coloración sorprendente de su follaje.

Modela matas pequeñas y muy ramificadas de tendencia postrante que en altura no supera los 30 cm de altura pero los tallos pueden alcanzar los 60 cm de longitud si se le permite.

Original de Madagascar, es una excelente planta para dejar que sus tallos pendan en una cesta o maceta colgante.

Esta robusta Kalanchoe es perfecta para formar parte de una composición con plantas de características suculenta o de su mismo grupo, para jardines rocosos o de conservación básica.

Sus bonitas hojas carnosas de color verde grisáceo y bordes ondulados están recubiertas de un polvillo grisáceo y pueden tomar un color algo rojizo en algunas ocasiones.

Hacia finales del invierno o comienzo de la primavera genera grandes ramilletes de pequeñas flores de tonos violáceos con finas líneas rosa, que emergen al final del tallo; éstas aportan una lucida vistosidad a la planta.

Es una planta fuerte ante las temperaturas elevadas del verano, soportando en pleno sol y sequías comedidas; en cuanto al frío, lo tolera bien pero le costará sobrevivir a las heladas intensas.

Si se encuentra en el exterior durante el invierno y hay peligro de periodos de frío intenso habrá que protegerla, llevándola al interior si se puede mientras exista riesgo de que se hiele.


A la hora de regar es mejor humedecer bien el sustrato y dejar que se seque antes de regar de nuevo. Los riegos para las macetas han de ser más frecuentes que si la planta está cultivada en suelo.

Será feliz en una habitación con una buena iluminación y que esté bien y ventilada de manera habitual, no obstante si no recibe unas cuantas horas de sol al día no florecerá.

Será bastante con abonarla cada 3 semanas mientras se encuentre en periodo de crecimiento, con un fertilizante para cactus añadido al agua de riego.

No necesita de podas pero un recorte sobre los tallos más largos producirá una planta más compacta. Los tallos descartados se pueden utilizar para la propagación.

Es bien fácil hacerse con nuevas plantas a través de esquejes tomados de la mata y que se debe dejar secar el corte durante un par de días antes de plantarlos en un sustrato arenoso para cactus.

Vía: http://plantayflor.blogspot.com.es/
Autor: Carmen Pereira

FELIZ NAVIDAD


Ojala pudiésemos meter el espíritu de la Navidad en jarros y abrir un jarro cada mes del año. (Harlan Miller)

¡Feliz Navidad! para tod@s vosotr@s que perdéis un ratito de vuestro día a día para leer nuestras publicaciones.

lunes, 22 de diciembre de 2014

FLORES PARA DECORAR LA MESA DE NAVIDAD


La decoración de la mesa de Navidad es igual o más importante que el menú que serviremos esa noche. En realidad, no importa que la vajilla no sea de porcelana o que hayas comprado los cubiertos en IKEA. Lo realmente importante es conseguir una mesa elegante y con un espíritu navideño aprovechando lo que tengamos. Eso si, hay un elemento que no debería faltar en una mesa navideña: unas flores típicas de esta época del año.

A continuación vamos a hablarte de algunas de las mejores flores para decorar tu mesa en Navidad. Ya verás cómo le darán un toque diferente a la decoración en las celebraciones que tendrán lugar durante estos próximos días.

Amarilis

Una de las flores más adecuadas para colocar en el centro de la mesa durante la Navidad es la amarilis, que podrás conseguir en amarillo, blanco y rojo. Puedes agregarles ramitas de acebo para darle un toque aún más navideño.


Romero

El romero, de flores lilas, quedará genial en un florero como centro de mesa, a pesar de no tener los colores típicos de la Navidad.

Cactus navideño

El cactus navideño tiene las flores rojas y rosas y cuenta con hojas gruesas y ramas que van hacia abajo a medida que van creciendo. En Nochebuena o cualquier otro día que tengas invitados en casa, puedes colocar una de estas plantas a cada lado de la mesa.

Acebo

Por supuesto, el acebo es una de las plantas más indicadas para decorar la mesa en Navidad. Se trata de una planta con vallas rojas que se utilizan como flores para decorar.


Muérdago

Por último, el muérdago también le dará un toque súper navideño a tu mesa. Estas plantas de vallas pequeñas en color blanco y hojas muy redondas quedarán geniales en un arreglo floral navideño.

Vía: http://jardinplantas.com
Autor: Ana Pérez

jueves, 18 de diciembre de 2014

SENECIO MACROGLOSSUS


El maravilloso género Senecio conforma un grupo muy heterogéneo, cuyos componentes guardan una apariencia muy diferente. Pertenecen a la extensa familia de las Asteraceae o también denominada Compositae.

Esta es una encantadora enredadera suculenta que resulta un placer cultivarla, merced a las pocas atenciones que requiere dado su naturaleza fuerte y poco exigente.

Posee unas atractivas hojas suculentas que se disponen a lo largo de los tallos de manera separada. Las hojas tiene bastante semejanza física con la Hedera o Hiedra, sólo que las del Senecio no son blandas.

Organiza una mata de tendencia rastrera, que se presta a diferentes acomodos dependiendo del tipo de soporte que se le destine. Si se la aloja en una cesta colgante dejará caer sus tallos de forma muy decorativa y natural; de igual forma se comporta como una planta trepadora cuando se le facilita un tutor o guía.

De los finos y tiernos tallos de color rojizo surgen las carnosas hojas de manera alterna, son gruesas y carnosas, lisas, brillantes, con una forma triangular de las que afloran 3 ó 5 puntas.

Las hojas se pueden encontrar íntegramente de color verde y en la variedad matizada que combina el verde con toques de crema o blanco.

Tiene una interesante característica originada cuando se rompe o aplasta alguna hoja, este pormenor hace que desprenda un agradable aroma a limón. Procede de Sudáfrica y tiene un carácter perenne.


La floración se produce en primavera y en verano, no obstante, puede aparecer en cualquier periodo templado del año, sobre todo si se trata de climas cálidos. Las flores son grandes, de color amarillo pálido que recuerdan enormemente a las margaritas.

Es importante en verano regarla de forma que el sustrato no quede demasiado empapado, reduciéndolo severamente durante el invierno. Resulta adecuado que el agua de riego esté algo tibia, como a la mayoría de suculentas no le gusta el agua fría.

No demanda emplazamientos demasiado húmedos ni aun en verano, pero se puede aprovechar el buen tiempo de este periodo para darle una ducha con agua templada y así limpiar sus hojas.

Se muestra adecuada tanto para cultivar en exterior como en interior, tratando siempre que cuente con luz intensa y una buena ventilación.

Se siente a gusto en un lugar soleado o semi-soleado, teniendo la precaución de facilitarle cierta protección ante el sol directo intenso del verano. Hay que indicar que no florecerá sino recibe unas cuantas horas de sol al día.

En cuanto al abonado debe aplicarse una vez al mes entre la primavera y final del verano, el adecuado es el que se utiliza para las plantas suculentas.

Se multiplica con bastante sencillez mediante esquejes de tallo prácticamente en cualquier época del año, plantados en una mezcla porosa compuesta por turba y arena gruesa. También se puede propagar a través de semillas en primavera o verano.

Vía: http://plantayflor.blogspot.com.es/
Autor: Carmen Pereira

lunes, 15 de diciembre de 2014

PLANTAS TÍPICAS EN NAVIDAD


Se acerca una nueva Navidad y casi todos los hogares han comenzado ya a "vestirse" de forma especial para estas fechas tan especiales. Como en cualquier otra época del año, las plantas pueden darle un toque muy especial a tu hogar también en este caso, así que hoy me gustaría hacer un pequeño resumen con las plantas navideñas más típicas, con las que sin duda conseguirás un ambiente muy especial.


Mención aparte a las plantas merece el árbol de Navidad, que puede ser tanto natural como artificial. Si lo eliges natural, las especies más recomendables y utilizadas son Picea abies, Abies nordmanniana y Abies masjoanis, las dos últimas abetos y la primera una conífera. También se pueden elegir cedros, y siempre es más sonstenible elegir uno natural que uno artificial, aunque mucha gente piense lo contrario.



Plantas navideñas


- Flor de Pascua: es una de las más conocidas y es muy curiosa, ya que aunque sea típica de estas fechas no tolera el frío. Cuando la compres asegúrate de que no ha estado en espacios exteriores ya que te duraría menos, y protégela muy bien en el trayecto a casa. Riégala siempre con agua templada y ponla en un lugar en el que no reciba frío.

- Acebo: sus hojas verdes y frutos rojos son uno de los mayores símbolos de la Navidad y uno de los grandes reclamos decorativos de estas fechas. Es una especie protegida en muchas zonas de nuestro país, pero en tiendas especializadas no deberías tener problemas en encontrarlo. Ten cuidado con sus frutos ya que son muy tóxicos.


- Muérdago: probablemente habrás visto un montón de películas norteamericanas en la que dos personas han de besarse si coinciden bajo el marco de una puerta que tiene muérdago. Es una planta parasitaria que tiene hojas carnosas y verdes y que vive en los troncos de arbustos y árboles. Desde la antigüedad se dice que tiene propiedades mágicas.

- Musgos: se emplean especialmente para decorar los tradicionales belenes navideños, como por ejemplo para hacer el suelo o crear prados. Los encontrarás pegados a las rocas en bosques y arroyos, pero también se pueden comprar en tiendas, donde además es más recomendable hacerlo.

Vía: http://jardinplantas.com
Autor: Marian Otero

jueves, 11 de diciembre de 2014

SALPIGLOSSIS SINUATA


Esta es una planta vigorosa que goza de un ciclo vital corto, pero es capaz de florecer de forma profusa durante todo su periodo activo.

Pertenece al grupo botánico denominado Solanaceae compuesto por grandes especies bien conocidas. Algunos relacionan esta planta con la Petunia, debido a que las dos comparten familia y la floración de ambas guarda una gran semejanza. El tacto del follaje de los dos géneros es algo pegajoso.

Adquiere un tamaño moderado, con un crecimiento erecto que alcanza como mucho el metro de altura, más o menos enramado, con tallos delgados y algo desgarbados.

Se muestra como una gran planta ornamental para jardines de zonas que disfruten de veranos suaves y secos.

La etapa de floración máxima ocurre durante el verano, pero es muy común que si el buen tiempo acompaña el ciclo se incremente y siga produciendo flores hasta bien entrado el otoño, o las temperaturas desciendan.

Sus grandes flores atrompetadas, tienen un largo tubo que se abre en cinco divisiones bilobuladas. En la floración destaca los brillantes colores llenos de ricos matices, y los característicos trazos que surgen desde la garganta en llamativas tonalidades.

Resulta muy interesante utilizar un pequeño sector del jardín para reunir un puñado de ejemplares que luzcan los múltiples colores de los que goza la especie: blanco, rojo, amarillo cremosos, anaranjado, amarillo intenso, violeta, morado, malva, rosa, púrpura, etc...


Existen variedades enanas que son iguales de resistentes y más adecuado para cultivar contenedores.

Se muestra como una planta de cuidados tremendamente fáciles, lo único que puede presentar un problema en su cultivo son las condiciones húmedas.

Necesita de exposiciones soleadas, al abrigo de vientos fuertes, manteniendo la tierra ligeramente húmeda y evitando a toda costa los excesos de riego, así como los estancamientos de agua en el sustrato.

Dado que es una planta que requiere de riegos moderados, es capaz de tolerar algún descuido por falta de agua sin que sufra en exceso.

Al ser una planta anual no se puede conservar de un año para otro, por lo que es necesario recoger sus semillas para obtener nuevas plantas con asombrosa facilidad.

Las semillas se siembran al final del invierno o comienzos de la primavera, una vez sembradas, conviene mantenerlas con cierto calor y protección, germinarán pasadas unas tres semanas.

Las plántulas no se deben plantar al aire libre hasta estar seguro de que el peligro de heladas ha pasado.

Vía: http://plantayflor.blogspot.com.es/
Autor: Carmen Pereira

lunes, 8 de diciembre de 2014

LA NANDINA, UNA PLANTA PARA NAVIDAD


Son muchas las plantas que podemos escoger para darle algo de vida a nuestro hogar o nuestro jardín en Navidad; no tenemos por qué ceñirnos exclusivamente a la conocida flor de Pascua. Hoy os presentamos una que quizás no conozcáis: la nandina.

La nandina pertenece a la familia de la Berberidaceae. Es una planta procedente de Asia, muy presente en zonas como Japón o el Himalaya; de hecho, también se le conoce con el poético nombre de bambú sagrado. Sus colores resultan idóneos para combinar con esas tonalidades propias del invierno: el blanco y el rosa pálido que encajan perfectamente con nuestras poinsettia o con esas decoraciones basadas en la nieve que tanto nos gustan. Puede alcanzar alturas bastante elevadas, de hasta dos metros, por lo que también es una planta adecuada para tenerla en nuestro jardín. De hecho, su resistencia hará que podamos plantarla prácticamente en cualquier época del año.

Cuidado de los frutos

La nandina produce un fruto rojo, redondo, similar a las bayas o a los que aparecen en el muérdago. Su período de madurez en el jardín se produce a finales de otoño y pueden pervivir todo el invierno; su vistosidad hace que muchas personas la elijan para decorar su hogar en las fiestas que se aproximan. Y desde luego es una elección acertada... siempre que tengamos en cuenta unas precauciones básicas. El fruto es tóxico al contener un elevado grado de ácido cianhídrico, por lo que su ingesta puede resultar fatal. No sólo para los seres humanos, sino con mayor severidad para nuestras mascotas. Si tenemos gatos en casa u otros animales que campen a sus anchas y a los que su curiosidad les mueva a mordisquearlo todo... nos conviene tener nuestras nandinas bien en alto, o al menos fuera de su alcance. Lo mismo en caso de que tengamos peques en casa, claro está.


Vía: http://blogjardinera.com
Autor: Mariela

jueves, 4 de diciembre de 2014

PILEA GLAUCA


Esta planta de diminutas hojas es oriunda de Asia y forma parte de una género con especies de pequeño porte y muy utilizadas para la decoración de interior.

Tiene un carácter perenne y su aspecto es diferente al de otras plantas que componen el grupo, pero guarda la misma similitud en cuanto a los cuidados se refiere.

Se ramifica mucho, lo que da lugar a poder situarla en una maceta colgada, de forma que a medida que crecen sus tallos éstos se desborden y queden suspendidos formando una bella cascada verde.

Su pequeño tamaño y el crecimiento pegado al suelo, la hacen inmejorable para mezclar con otras plantas de pequeño porte a la hora de crear una composición de jardines en miniatura o en botellas.

Sus delgados tallos de color rojizo que parece de alambre se revisten de pequeñísimas hojas redondeadas de color verde con un matiz plateado.

Como sucede con todas las plantas del género, la floración no siempre ocurre cuando se cultiva en interior, ya que no se dan las condiciones oportunas.

De todas formas, las diminutas flores de color rosáceo carecen de todo interés ornamental.


Le gusta las ubicaciones cálidas, donde reciba una buena cantidad de luz, pero no el sol directo.

Necesita de un riego bastante frecuente durante todo el año, pero nunca dejar que el agua se estanque en el fondo de la maceta; si forma parte de un terrario o un jardín en miniatura los riegos se deben adecuar a esa circunstancia.

Las hojas marchitas pueden ser producto de la falta o el exceso de agua, así como la palidez del color del follaje indica una falta de luz.

Durante los meses más fríos hay que mantenerla a una temperatura que no baje de los 13ºC, aunque no hay que preocuparse si son inferiores durante periodos cortos.

La forma más sencilla de reproducirla es mediante la división de la planta cuando haya conformado una mata densa.

Lo mejor es hacerlo en primavera cuando las temperaturas son cálidas y estables.

Vía: http://plantayflor.blogspot.com.es/
Autor: Carmen Pereira

lunes, 1 de diciembre de 2014

LABURNUM: ÉBANO FALSO, LLUVIA DE ORO


Es un arbusto de hoja caduca, cae con llegada del frío. Sus flores forman racimos de color amarillo, aparecen en la primavera. Luego salen los frutos en forma de vainas que tienen en su interior semillas negras, son venenosas. Es recomendable eliminar las vainas ya que son peligrosas, principalmente si tenemos niños en la vuelta.

Ficha de la planta

Nombre científico: Laburnum.

Nombre común: Laburno, Ébano falso, Lluvia de oro.

Familia: de familia de las Leguminosas, de la subfamilia Faboideae de la familia Fabaceae.

Enemigos: como medida preventiva, es necesario pulverizar desde la primavera, ya que es atacado fácilmente por el pulgón en verano.

Las principales especies son: Laburnum alpinum, Laburnum album, Laburnum vulgare, Laburnum anagyroides, Laburnum caramanicum.

Origen: procedentes desde la Europa meridional hasta el occidente de Asia.

Dónde crece mejor: el Laburno es una planta muy rústica. Vive mucho mejor a pleno sol.


Riego: debemos cuidar que los riegos no sean excesivamente abundantes.

Requerimiento del terreno: en general crece bien en cualquier tierra, pero la más recomendable es una buena tierra de jardín, bien abonada con estiércol y con un buen drenaje. El mejor momento para abonar la tierra es después del frío.

Reproducción de ejemplares: en primavera o en otoño se puede multiplicar por semillas y por esquejes después de la floración y a mediados de la primavera por injerto.

Usos: son unos árboles ornamentales de jardín que gozan de gran popularidad.

Debemos recordar que todas las partes de esta planta son venenosas y pueden ser mortales si se consumen en exceso.

Vía: http://blogjardineria.com/
Autor: Plantas y Flores

jueves, 27 de noviembre de 2014

CALANCHOE PROLIFERA


En esta planta sorprende de forma admirable su floración, debido a que los grandes tallos florales de color rojizo sobresalen enormemente de la mata y que en ocasiones tienen una longitud mayor que la desplegada por el propio follaje.

Botánicamente se la localiza indistintamente con los nombres de Kalanchoe prolifera o Bryophyllum proliferum.

Los Kalanchoe son un género de alrededor de 125 especies compuestos por arbustos o herbáceas perennes y otras pocas que son anuales o bianuales.

No es una planta que requiera de cuidados especiales dado que goza de cierta rusticidad por la que es reconocida en jardinería y típica de la familia Crasulaceae a la que pertenece.

Este singular Kalanchoe tiene la misma procedencia que la gran mayoría de las plantas que forman el grupo, la Isla de Madagascar. Tiene las hojas carnosas y suculentas, de color verde medio que se torna algo rojizo por efectos del sol y posee una especie de recubrimiento cerífero.

Los bordes de las hojas al igual que los tallos son de color granate púrpura.

Es una planta ideal para jardines de bajo mantenimiento y puede formar un conjunto magistral reunida en conjunto a otras plantas de carácter suculento.

La ubicación  perfecta se encuentra en lugares donde goce el sol varias horas al día y durante todo el año.

El tallo floral principal es robusto casi leñoso y de él surgen otros tallos a pares y opuestos que portan un numeroso grupo de flores colgantes arracimadas; éstas son globosas, de cuatro lados, semejantes a pequeños farolillos de color amarillo verdoso.


Reunidas al conjunto de flores se condensa una gran cantidad de pequeñas plántulas de las que luego surgirán las nuevas plantas.

Se puede colocar en interiores con una buena iluminación, además tolera bien los ambientes secos que produce la calefacción.

Con esta planta sucede como con el resto de kalanchoes, todas se puede cultivar al aire libre durante todo el año, siempre y cuando los inviernos no sean demasiado rigurosos.

Los riegos deben ser regulares en verano, regando en profundidad el suelo y dejándolo secar luego ligeramente entre riego y riego, en invierno muy reducidos manteniendo la tierra casi seca.

El único problema que nos podemos encontrar en el cultivo de esta planta es que no tolera el exceso de agua que acaba rápidamente con la planta causada por la descomposición de las raíces.

Puede propagarse a través de los estolones subterráneos. Otra fórmula es mediante esquejes insertados en una maceta pequeña con sustrato para cactus mezclada con arena gruesa.

Vía: http://plantayflor.blogspot.com.es/
Autor: Carmen Pereira

lunes, 24 de noviembre de 2014

LOS CUIDADOS DEL CYCLAMEN PERSICUM


La época fría del año no implica tristeza en nuestros jardines. Un ejemplo de ello, entre el surtido de plantas de flor para esta época del año, es el Cyclamen persicum. Es una de las plantas estrella del otoño e invierno y una de las más decorativas tanto como planta de exterior como de interior.

Esta dualidad, junto con su amplia gama de colores florales, el aspecto exótico de sus hojas, su resistencia al frío y su gran periodo de floración, son algunos de los factores que le han proporcionado este éxito.

Los cuidados del Ciclamen son muy diferentes según se disfrute como planta de interior o de exterior.

Los cuidados del Cyclamen persicum como planta de interior

Aunque considerada como planta de temporada exterior, la podemos disfrutar como una atractiva planta de flor de interior. En este caso no debemos olvidar que en exterior, por lo tanto, dentro de casa la ubicaremos en aquellos lugares con la máxima iluminación posible. Incluso un buen consejo es sacarlas al balcón o terraza de vez en cuando para que se mantengan fuertes.

También las ubicaremos lo más lejos posible de las fuentes de calor como por ejemplo los radiadores durante el invierno. Es una planta de clima fresco y entre los 12 y 15ºC es cuando mejor viven.

Con unos adecuados cuidados del Ciclamen como planta de interior, podemos disfrutarla durante un largo periodo, pudiendo sobrepasar los tres meses con facilidad.

Riego: le añadiremos el agua directamente a la maceta, evitando no encharcar el sustrato, por lo que si le ponemos un plato debajo de la maceta, una vez escurrida toda el agua, deberíamos tirar la restante. Es una planta sensible al exceso de agua.

Abonado: Al ser una planta de flor, la fertilizaremos cada 15 ó 20 días con un abono líquido aportado al agua de riego.

El tipo aconsejado es el abono de floración, que no sea muy rico en nitrógeno para evitar un desarrollo tierno de la planta y favorezca el problema de aparición de enfermedades. Un abono rico en potasio es determinante para la calidad de la floración.

Aireación: Es importante la ventilación. Las bajas temperaturas junto con ambientes húmedos, son factores de riesgo y muy propicios la aparición de la Botrytis.

Trasplantes: Normalmente no necesitará de un trasplante a una maceta mayor. De hacerlo, la época del año más aconsejable es después de la floración, con la entrada de la primavera. El sustrato de exterior o sustrato universal son los más adecuado para esta planta.

Cuando observemos que el Cyclamen comienza a debilitarse, lo mejor es sacarlo al exterior, ya sea para que se recupere o para prolongar su vida en el jardín.


Los cuidados del Cyclamen persicum como planta de exterior

Es una planta muy rústica. Apenas necesita cuidados especiales. Un Ciclamen bien cuidado puede durar varios años en el jardín. Recomendamos que permanezca en estado durmiente durante la estación cálida y seca del año, brotando con la bajada de las temperaturas y comienzo de las lluvias.

Plantación: Elegiremos un lugar en el jardín de semisombra y fresco. Normalmente se plantan en grupos para conseguir manchas de color muy atractivas. En tal caso es recomendable el utilizar un solo color por zona de plantación.

Lo haremos sobre una tierra bien mullida, que podemos enriquecer con la mezcla de un sustrato de plantación en una proporción del 15 al 25% según la calidad de la tierra existente en el jardín.

La densidad de plantación será la definitiva ya que es una planta que no adquiere grandes dimensiones diferentes a la de su compra. Si por ejemplo, en el momento de plantación vemos que con 6 plantas por metro cuadrado quedan bien, esa será la cantidad que debemos plantar y no menos.

En el momento de su plantación tendremos la precaución de no enterrarlas más allá del nivel que venía en la maceta. Enterrar excesivamente su bulbo es sinónimo de pudrición del mismo.

Abonado: Será el mismo que utilicemos para el mantenimiento del jardín. La aplicación del abono puede realizarse mediante el riego con fertilizantes solubles.

Mantenimiento: Es una planta que dada su rusticidad apenas lo necesita. En el tiempo, podemos ir retirando sus flores marchitas para evitar que se pudran sobre la planta. El Ciclamen no necesita ningún tipo de poda.


Vía: http://www.floresyplantas.net
Autor: Flores y plantas

jueves, 20 de noviembre de 2014

PRÍMULA ACAULIS


La Prímula acaulis es una de las grandes protagonistas entre las plantas de temporada de flor de otoño e invierno. Son ideales para plantarse en el jardín creando manchas en macizos y arriates, así como en macetas y jardineras. En todos los casos, sus diversos y vivos colores, son una alegría para la vista en esta época del año.

Su nombre científico es Prímula acaulis, aunque se le conoce comúnmente con otros muchos como por ejemplo Prímula vulgaris, Primavera, Prímula, Orejas de oso... pertenece a la familia Primulaceae y su origen es de los denominados hortícolas, ya que viene del cruce de otras especies en viveros especializados.

Gracias a las mejoras genéticas, esta planta tan típica de la época fría del año, está presente en el mercado durante más tiempo. Actualmente la podemos ver en las tiendas desde septiembre hasta abril y para ello, los viveristas profesionales cultivan grupos de variedades más o menos precoces.

Así, estas variedades se agrupan profesionalmente en grupos denominados.


  • Variedades de Prímula acaulis de producción muy precoz.
  • Variedades de Prímula acaulis de producción semiprecoz.
  • Variedades de Prímula acauilis de producción de media temporada.
  • Variedades de Prímula acaulis de producción tardía.
  • Variedades de Prímula acaulis de producción muy tardía.


La Prímula acaulis es una planta perenne con hojas radicales oblongo-obovadas, dentadas y algo arrugadas, de color verde intenso por el haz y algo más claras por el envés.

Sus flores están compuestas por cinco pétalos y crecen en forma de penachos sonstenidas sobre un pedúnculo más o menos grueso. La gama en colores es muy grande, partiendo de colores puros amarillos, blancos, rosas, violetas, rojos... variando en sus tonalidades... hasta las combinaciones en bicolor entre ellos.

La Prímula acaulis es una de esas plantas que pueden ser disfrutadas tanto como planta de interior como planta de exterior. Por ejemplo, se puede tener en una pequeña maceta decorando el interior del hogar, para pasar unas semanas después a ser plantada en una jardinera o directamente en el jardín.

Vía: http://www.floresyplantas.net

lunes, 17 de noviembre de 2014

LAS PLANTAS QUE PURIFICAN EL AIRE


Nadie esta a salvo de la polución, ni quienes viven en la gran ciudad ni los que prefieren mudarse al campo para huir del techo gris sobre nuestras cabezas. Por suerte, podemos encontrarnos elementos en la naturaleza que nos ayudan a purificar el aire, como las plantas que hoy presentamos. Hay una serie de plantas idóneas para quienes aportar algo más de limpieza a su entorno. Os traemos hoy una lista con algunas de las más conocidas y fáciles de encontrar.


  • En la familia de las palmeras hallamos un buen puñado de plantas que podemos emplear para esto: por ejemplo, las bambú, la enana, la china, la amarilla o la areca. Todas ellas  son ejemplares que podemos tener como plantas de interior en nuestro hogar o en la terraza.
  • El ficus elástica, una planta de la familia de los higos, de hojas anchas y tronco macizo, todo un todoterreno de las plantas de interior que encaja con cualquier decoración o estilo de hogar.
  • El cactus cirio, uno de los que seguro hemos visto con frecuencia presentes en numerosos hogares: posee un cuerpo chato y ovalado, y para algunas personas resulta mucho más agradable a la vista que otros de su misma familia.
  • El helecho ¿Qué podemos decir de estas plantas que no sepáis ya? Es fácil de cuidar, y quizás no sabíais que teniendo uno en casa, además, estábamos contribuyendo a mejorar nuestra calidad de vida en lo referente a la pureza del aire.

¿Qué hay de las flores?

Los que hemos indicado arriba son sólo algunos ejemplos de plantas que nos ayudan a purificar el ambiente, pero también podemos confiar en algunas flores para ello. Por ejemplo, la simpática gerbera, que nos ayuda a eliminar el exceso de monóxido de carbono, o la flor de la espatifilia, que tan común se ha vuelto en las tiendas especializadas en los últimos años.

Vía: http://blogjardineria.com/
Autor: Mariela

jueves, 13 de noviembre de 2014

GREVILLEA BANKSII


Forma un espléndido arbusto o pequeño arbolito que puede alcanzar un vasto volumen en regiones de climas cálidos. 

Puede decirse que la única inconveniencia que presenta esta planta es su poca resistencia al frío.

El género está incluido dentro de la familia de las Proteaceae. Su origen se encuentra en el este de Australia y también es conocido por los nombres de Grevillea roja o Roble sedoso de flores rojas.

De la especie se han hibridado plantas que resultan más pequeñas, compactas y con floraciones en tonalidades color crema.

No es demasiado frecuente que los ejemplares jóvenes evolucionen bien en los climas fríos, por lo que se recomienda que en esos lugares se ubiquen en zonas soleadas y bien resguardadas, además de ofrecerle una buena protección y abrigo en los meses más fríos.

El follaje tiene una condición perenne, aunque el frío intenso le hace perder totalmente las hojas. El periodo natural de floración sucede en invierno, aunque puede ocurrir a largo de casi todo el año si las temperaturas son benévolas.

Una buena jardinera puede acoger correctamente una mata de tamaño considerable sin ningún problema; esta es una fórmula muy oportuna si hay que trasladar la planta de lugar con motivo de la llegada del frío intenso.

El género compuesto por las Grevilleas son plantas muy fáciles de cultivar, a todas les gusta los climas cálidos y tienen una demanda limitada de agua.

A esto se añade que gozan de largos periodos de floración y escasa necesidad de abonados, esto último conviene hacerlo de tarde en tarde y en cantidades limitadas.


Las hojas son pinnadas, con diversas divisiones profundas que llegan hasta el nervio central, color verde intenso en la cara superior y verde amarillento en la inferior.

Las flores surgen en grandes racimos cilíndricos en los extremos de los tallos, poseen un cáliz tubuloso, los pistilos de color rojo y enrollados.

Ubicar en lugares soleados y protegidos, y en suelos bien drenados que no retengan agua. Los riegos siempre comedidos, algo más abundantes en verano y muy austeros en invierno.

Todos los años es conveniente realizarle un corte ligero si la planta es muy joven o una poda más dura en ejemplares maduros, de esta forma la mata adquiere una estructura armoniosa ya que la planta tiende a abrirse y a crecer de modo muy irregular.

Las podas regulares es importante realizarlas debido a que ayuden a prolongar su vida y mejorar la forma del ejemplar.

Produce frutos con semillas aladas que facilitan su dispersión, haciendo que puedan nacer plantas bastante lejos de la planta madre.

Se puede reproducir mediante esquejes nuevos o a través de las semillas, que se deben recolectar en cuanto maduran.

Vía: http://plantayflor.blogspot.com.es/
Autor: Carmen Pereira

lunes, 10 de noviembre de 2014

PLANTAS QUE PREFIEREN MUCHA O POCA LUZ


Cómo sabes, la luz es un elemento imprescindible para la vida de las plantas. Ésta les permite procesar los nutrientes del suelo que toman y convertirlos en sus alimentos. Sin embargo, no todas, las especies son iguales y, por tanto, no todas necesitan la misma cantidad de luz.

En realidad, si tuviéramos en cuenta la cantidad de luz que requieren, podríamos dividir las plantas en tres grandes grupos. De cualquier forma, debes tener en cuenta que la luz natural es la más intensa y poderosa, y por eso es bueno procurar que todas las plantas, incluso las de interior, accedan a la luz natural al menos durante algunas horas del día.

Plantas que necesitan mucha luz

En primer lugar vamos a hablar de las plantas que exigen más luz para su correcto crecimiento y desarrollo. Dentro de este grupo encontramos especies como el jacinto, el potos, y la poinsetia. También los cactus, la crásula, el aloe vera y otras plantas crasas prefieren una buena cantidad de luz, ya que están preparadas para climas cálidos y secos.

Plantas que necesitan luz media

En un segundo grupo encontramos las plantas que prefieren una cantidad de luz media. Entre ellas encontramos el ficus, el tronco de Brasil, la costilla de Adán, el ciclamen y la violeta africana.


Plantas que necesitan poca luz

Por último, vamos a hablar de las plantas que requieren poca luz natural y que, por tanto, son ideales para espacios interiores y oscuros. Muchas de estas plantas son tropicales, a las cuales la frondosa vegetación de la selva mantiene más o menos a la sombra, lo que no quiere decir que no necesiten luz para sobrevivir. Entre ellas encontramos especies como el filodendro, la aspidistra, la aglaonema, los helechos y la sansevieria.

Vía: http://jardinplantas.com
Autor: Ana Pérez

jueves, 6 de noviembre de 2014

CRYPTANTHUS BIVITTATUS


Esta planta oriunda de Brasil se la encuentra en las regiones montañosas de dicho país, donde crece muy a menudo en las grietas de las rocas. Generalmente las matas son bastantes pequeñas y forma rosetones bajos y muy aplanados. Es conocida por el nombre de Estrella de tierra.

Se trata de una especie que forma parte de la extensa familia de las Bromelias, y posee una naturaleza terrestre.

Las hojas son de tacto correoso, nacen en roseta, formando una superposición que semejan estrellas.

El follaje tiene un dibujo rayado muy característico, principalmente en color cremoso con sombras rosa, una franja central y otra en los bordes de color verde oliva, que se torna algo rojizo por efecto del frío o del sol.

Existen diversas variedades e híbridos que gozan de bellas y llamativas colaboraciones en sus hojas.

Los colores palidecen por la escasez de luz, por lo que se necesita una considerable cantidad de luz, pero alejada del sol directo para conservar una tonalidad intensa.

Los bordes están casi siempre algo ondulados y portan generalmente pequeños elementos espinosos.

Produce unas pequeñas flores de color blanco, usualmente en verano, aunque pueden presentarse en otras épocas si la climatología es buena. A diferencia de casi la totalidad de plantas que componen el grupo, las flores de esta planta no son nada vistosas.


En periodos calurosos es necesario practicarle riegos regulares y en profundidad, no demasiado frecuente en invierno.

Conviene tener presente que la mayoría de las Bromeliáceas, tanto si son epífitas como terrestres, son propensas a la putrefacción del cuello si la tierra de alrededor está demasiado mojada de manera habitual.

En el caso de esta especie es aún más sensible a los riegos excesivos o agua estancada. Esto significa que estas plantas pueden perder el follaje debido a la pudrición de raíces y hojas causado por los riegos desmesurados.

Como otros miembros de la familia, una vez que el rosetón de hojas ha florecido se marchita, muriendo lentamente y generando nuevos vástagos.

Mientras tanto, los retoños que surgen alrededor de la base de la planta estarán lo suficientemente desarrollados para producir nuevas plantas.

Lo mejor es esperar a que haya formado algunas raíces, aunque el proceso de producción es bastante lento.

El Criptantus puede sobrevivir durante un tiempo sin raíces, pero es necesario que la mata esté dispuesta sobre un sustrato seco.

El mejor momento para la propagación es hacia mediados de la primavera o durante el verano.

Vía: http://plantayflor.blogspot.com.es/
Autor: Carmen Pereira

lunes, 3 de noviembre de 2014

CÓMO ELIMINAR EL MUSGO DE LAS PAREDES


El musgo es una de las peores pesadillas en muchos hogares, ya que suele aparecer en las paredes de una casa o en los muros del jardín cuando hay un exceso de humedad en el ambiente. Aparece muy especialmente cuando ese exceso de humedad se debe a estar en una zona en la que las lluvias son abundantes. Si se trata además de una pared o muro por donde el agua discurre prácticamente de forma continuada durante mucho tiempo, sin duda la presencia de musgo será un hecho.

Hay veces en las que te gustará que aparezca musgo e incluso procurarás mantener esa zona húmeda para que siga saliendo, ya que le da un toque rústico al ambiente que puede ser muy bonito, aunque esto es algo que no todo el mundo quiere conseguir. De todas formas, lo más recomendable es eliminarlo y si quieres algo decorativo en esa pared plantar una enredadera o hiedra.


Como primera opción debes tener siempre eliminarlo, y hacer lo posible por saber a qué se debe la humedad en esa pared, ya que así su eliminación sera mucho más sencilla, así que como su prevención. Por mucho que te parezca bonito, puede atraer hongos y diversas enfermedades o plagas, así que tómatelo en serio y en cuanto veas que comienza a salir, lucha contra él.

Cómo eliminarlo

Para eliminarlo deberás aplicar directamente en la pared productos fungicidas o musguicidas, que son los específicos para el musgo, aunque un fungicida normal te valdrá igual. Es recomendable utilizar un cepillo que tenga las cerdas duras, ya que así restregarás el musgo y se caerá más fácilmente. Los pequeños restos que queden los puedes quitar con una espátula o rasqueta.

Vía: http://jardinplantas.com
Autor: Marian Otero