jueves, 30 de enero de 2014

RUDBECKIA HIRTA


Este importante género de plantas de flor está compuesto por más de una treintena de especies diferentes de plantas anuales y vivaces o perennes de corta vida, todas ellas originarias de América del Norte.

Se trata de plantas muy populares por su gran resistencia y facilidad de cultivo. Se utilizan para la decoración floral desde mediados del verano hasta bien entrado el otoño, incluso hasta las primeras heladas.

Los viveristas han obtenido algunas variedades muy compactas de gran volumen que reemplazan a las antiguas variedades mucho más sencillas; actualmente las hay con flores simples o dobles pero siempre en los mismos colores tan peculiares de estas plantas, que son el amarillo profundo y el anaranjado.

Las Rudbeckias alcanzan una altura variable entre los 40 cm. y el 1´5 m., son plantas herbáceas, vivaces propiamente dichas, aunque ciertas especies son tratadas como plantas anuales.

Poseen hojas alternas o excepcionalmente opuestas, dentadas más o menos recortadas, y con un tacto ligeramente áspero y poco agradable. Las flores se presentan en capítulos solitarios o reunidos al final de largos pendúnculos florales.


Son plantas muy agradecidas, que no precisan excesivos cuidados para florecer durante largo tiempo y poseen una belleza excepcional.

Como flor cortada tiene una larga duración y es muy apreciada para la confección de arreglos florales. Son plantas muy rústicas y resistentes, que según la especie pueden acomodarse tanto al exceso de agua como a la sequía prolongada.

En cuanto al emplazamiento, le conviene preferentemente una exposición soleada, antes que la sombra.

Son plantas muy resistentes al frío, que pueden soportar varios grados bajo cero sin sufrir ningún tipo de daño. La eliminación de los tallos florales ya secos es una operación recomendable para favorecer una segunda floración; a finales del otoño es conveniente recortar toda la planta, dejándola a ras de suelo.

Es preferible plantar las especies vivaces en otoño o al inicio de la primavera, por ser las épocas más idóneas; las tratadas como anuales se plantan a lo largo de la semana. Su cultivo a partir de semillas es muy fácil y crecerán con gran rapidez.

Vía: http://plantayflor.blogspot.com.es
Autor: Carmen Pereira

lunes, 27 de enero de 2014

CUIDADOS DE LA PLANTA SANTA RITA


La planta conocida como Santa Rita pertenece a la familia de las Rubiáceas y al género Ixora, el cual cuenta con unas 500 especies de arbustos. Tienen su origen en todos los continentes, y hay también una gran variedad de híbridos y variedades en cada especie. Esta planta en concreto se conoce también como Isoca, Palo de hierro, Cruz de Malta, Lantán, Llama de la jungla o Coralillo.

Es un arbusto de hojas coriáceas que son de color verde oscuro y ovaladas pero con punta. Puede llegar a alcanzar el metro de altura en interiores. Produce muchas inflorescencias con flores tubulares que pueden ser de colores variados como el blanco, naranja, rojo o salmón. Con las condiciones adecuadas, puede florecer sin problemas durante toda la primavera y el verano.

Cuidados principales

Ubicación: tiene que estar en un lugar en el que reciba sombra ligera durante el invierno y más luz durante el verano, pero nunca los rayos del sol de forma directa. Hay que tener cuidado también con tenerla cerca de corrientes de aire o de una calefacción.

Temperatura: debe estar durante todo el año entre los 16 y los 30º C, y la de la tierra debe rondar los 20º C.

Suelo: la mejor opción es una mezcla al 50% de mantillo de hojas y tierra de jardín. No soporta los suelos calcáreos.

Transplante: hazlo únicamente cuando sea absolutamente necesario ya que no lo soporta bien y podría morirse con el cambio.


Riego: tiene que ser moderado y utilizando siempre agua tibia y sin cal. En invierno deberás regar con menos frecuencia, y la humedad ambiental debe ser alta durante la primavera y el verano.

Abono: aplica fertilizante mineral una vez al mes durante la primavera y verano para que la floración se vea favorecida.

Poda: bastará con hacer una cuando comience la primavera, en la cual deberás eliminar ramas estropeadas o viejas.

Plagas y enfermedades: si el ambiente es muy seca puede sufrir el ataque de cochinillas. Si pasa frío perderá las hojas, mientras que si recibe el sol de forma directa éstas se enrollarán.

Vía: http://jardinplantas.com
Autor: Marian Otero

jueves, 23 de enero de 2014

ADENIUM OBESUM


Es un arbusto perenne, suculento, de crecimiento verdaderamente lento y puede alcanzar un tamaño de 1,5 m. de altura o algo más siempre que esté cultivado en el suelo; en maceta no suele sobrepasar los 60 cm. y para ello necesasitará dos años.

La lentitud en su crecimiento le otorga a la planta un precio algo elevado en los ejemplares con un volumen considerable, por ello, es preferible decidirse por un tamaño más reducido.

Aunque la Rosa del desierto se cultiva por lo general en maceta o como planta de jardín, también es muy utilizada por sus buenos resultados como bonsái.

Las brillantes hojas están dispuestas en espiral, simples y enteras con textura coriácea. Posee un enorme tallo tuberoso y ramas cortas cilíndricas.

Las flores son tubulares pueden ser rojas, rosas o blancas en su totalidad, ribeteadas en otros colores, además de una gran variedad de tonalidades rosas. Estas flores son tubulares con cinco pétalos, la gargante en color crema amarillento o blanco.

Cultivada en el exterior se debe situar a pleno sol. En interior hay que procurar que reciba los rayos del sol las máximas horas posibles o apenas florecerá. Se abona una vez al mes en verano con un fertilizante líquido especial para plantas crasas.


Los riegos tienen que ser muy moderados, es mejor que el compost llegue a secarse antes que permanezca demasiado tiempo mojado o se corre el riesgo de pudrir la planta.

En los lugares donde en invierno la temperatura descienda mucho (no tolera temperaturas inferiores a 10º C.), conviene cultivar a la Rosa del desierto en maceta para poder manipularla con facilidad y que sea más cómodo ubicarla en un sitio resguardado y cálido durante la época más fría del año.

Aunque a causa del frío pierda las hojas volverán a brotar en la siguiente estación.

La forma más fácil de propagar la Rosa del desierto es por medio de retoños, que se deben de lavar después de haberlos cortado de la planta madre y se dejan secar varios días. Plantándolos a continuación en un sustrato arenoso y ligeramente húmedo y situándolos en un lugar cálido.

La planta exuda una sabia altamente tóxica cuando se poda que puede causar irritaciones en la piel, hay que utilizar guantes o lavarse muy bien las manos e instrumentos.

Via: http://plantayflor.blogspot.com.es
Autor: Carmen Pereira

lunes, 20 de enero de 2014

TRASTORNOS MÁS COMUNES EN LAS PLANTAS


Al menor indicio de que algo no va bien en el desarrollo de una planta, es imprescindible corregirlo lo antes posible, antes de que el mal se extienda y no se pueda hacer nada.

Incluso especies resistentes se pueden ver afectadas por cualquier mal, sólo es cuestión de observar detenidamente al ejemplar para identificar que es lo que le pasa.

En ocasiones una vez que los problemas aparecen pueden desarrollarse con mucha rapidez. Todas las épocas del año son susceptibles de que se presenten plagas y enfermedades, pero algunos meses lo hacen con mayor intensidad.

El estado de la tierra es un buen indicador, pero hay que tener cuidado a la hora de interpretar los síntomas, algunas veces coinciden, aunque la causa del mal sea la contraria.

Hojas variegadas que se vuelven verdes: Luz insuficiente. Las hojas variegadas requieren de luz intensa (no necesariamente sol directo).

Hojas con las puntas marrones: Ocurre principalmente en las plantas de interior. Está provocado por la falta de humedad ambiental.

Musgo en la superficie del sustrato: Exceso de agua durante mucho tiempo.

Costra blanquecina en el borde del contenedor: Sustrato muy saturado por exceso de riegos.

Plantas que producen pocas flores: Iluminación escasa y/o alimentación pobre.

Hojas abatidas que luego mueren: Demasiado frío. Sucede con las plantas más delicadas.

Hojas pálidas: Falta de luz.

Muchas hojas y ninguna flor: Exceso de fertilizante.

Hojas más pequeñas de lo normal: Falta de fertilizante en el sustrato.

Hojas que palidecen y pierden color: Exceso de luz, afecta a las plantas delicadas de interior.

Manchas marrones en las hojas: Demasiado luz directo sobre el follaje.

Podredumbre en la base del tallo: Humedad retenida en el sustrato de forma prolongada.

Hojas lacias: Corrientes de aire o riegos excesivos.

Hojas con agujeros: Orugas.

Crecimiento lento, amarilleo de las hojas: Carencia de elementos nutritivos en el sustrato.

Hojas que amarillean: (Clorosis) Deficencia de hierro que suelen padecer plantas ácidas cuando están cultivadas en un sustrato inadecuado, o se riegan con agua con demasiada cal.

Plagas más comunes en las plantas ornamentales


Pulgones: Así se denominan a los diferentes tipos de pulgón amarillo, rosa, verde y negro. Atacan principalmente a brotes jóvenes. También excretan una sustancia pegajosa que favorece el desarrollo de un hongo negro.

Cochinillas: Parecen verrugas o capsulas muy pequeñas de color marrón y se encuentran tanto en los tallos como en las hojas, generalmente en el envés. Estas capsulas contienen los huevos, desarrolladas, las cochinillas son planas y muy pequeñas, blancuzcas, casi transparentes.

Ácaros: Son difíciles de localizar, se alojan en la parte posterior de las hojas, donde aparece finísimas telas de araña. Se generan en ambientes secos.

Mosca blanca: Vive en las zonas ocultas de las hojas, donde pone sus huevos. De adultos forman una nube de insectos blancos cuando se mueve o agita la planta. Prospera en sitios cálidos y secos, pero también pude ser un problema en el frío. Las hojas pierden vigor y amarillean.

Babosas: Proliferan en zonas sombrías y húmedas. Dejan unos agujeros irregulares en el follaje.

Trips: Pequeños insectos oscuros y alargados. Causan mucho daño a las flores, perforando y raspando pétalos.

Enfermedades más comunes en las plantas ornamentales


Oídio: Se manifiesta en forma de manchas blancas polvorientas sobre el follaje. Al contrario que otros hongos, no necesita humedad para desarrollarse. Ataca hojas, tallos y botones.

Botritis: (Moho gris) Polvillo grisáceo que se asienta sobre las hojas y tallos. Lo provoca el exceso de agua.

Roya: Especie de verrugas o pequeños puntitos anaranjados o rojizos sobre hojas que acaban por caer. Sucede con las atmósferas muy húmedas y poco ventiladas.

Negrilla: Parece una especie de polvillo negro pegado en las hojas. Se desarrolla sobre las secreciones azucaradas de insectos como pulgones o cochinillas.

Mildiu: Manchas amarillentas en las hojas que luego oscurecen, se secan y caen. Lo ocasiona las temperaturas altas unidas a la humedad.

Via: http://plantayflor.blogspot.com.es
Autor: Carmen Pereira

jueves, 16 de enero de 2014

RANUNCULUS ASIATICUS


Estamos ante una planta herbácea de esplendida floración, muy apropiada para terrazas y balcones. Originaria de regiones Asiáticas, también se encuentra en zonas mediterráneas; está integrada dentro de la familia de las Ranunculáceas, y el género reúne alrededor de 400 especies de plantas.

Los Ranúnculos son plantas relativamente fáciles de cuidar, y son muy estimadas por su floración llena de vivos colores.

Esta es una planta perenne, provista de raíces tuberosas, que es resistente a inviernos moderados, ya que soporta bien temperaturas bajas entre 0 y 10º C; en el caso de que se descienda por debajo de estos niveles la temperatura, es preferible colocarla en un rincón donde se encuentre más resguardada.

Debido a su buen comportamiento ante el frío, es muy apreciada y utilizada en jardinería para crear ambientes de una gran belleza estética y colorista. Se puede lograr que florezca en primavera o en otoño.

De pequeño tamaño, generalmente no supera los 50 cm. de altura. Posee un porte erguido, la variedad enana la hace ideal para cultivarla en macetas, o bien, en jardineras donde se puede desarrollar toda una innumerable cantidad de atractivos y brillantes colores que esta planta concentra.


En relación a la planta, las flores son de gran tamaño, y tienen una apariencia que asemeja a las rosas, con los pétalos redondeados, dispuestos en forma de espiral, y que van disminuyendo gradualmente de tamaño a medida que se acercan al centro de la flor.

Cada tallo puede albergar entre tres y cinco flores, pero, si se desea obtener flores de gran tamaño, será necesario eliminar los botones florales, dejando solamente uno o como mucho dos.

Ofrece una enorme variedad de numerosos colores como son: el rojo, rosa pálido, amarillo intenso, blanco, etc..., algunas flores presentan salpicaduras o moteados en tonalidades más oscuras.

Agradece la media sombra, pero tolera perfectamente situaciones con algunas horas de sol al día, mejor si es matutino.

El Ranúnculos prefiere los lugares frescos y húmedos, necesita de riegos generosos, procurando no mantener encharcado el sustrato demasiado tiempo.

Si se le renueva todos los años el sustrato, sólo será suficiente aportarles una pequeña dosis de fertilizante.

Las raíces de los Ranúnculos son como un racimo de tubérculos pequeños a modo de garras, que porta un tallo recto y ramificado. Son éstas, las que se deberán dividir para obtener nuevos ejemplares de las plantas; operación que se puede realizar en otoño.

Los tubérculos han de protegerse del frío intenso, conviene guardarlos en un lugar seco y bien protegido de la humedad; lo mejor es guardarlos dentro de una caja de cartón y envueltos en papel de periódico.

Via: http://plantayflor.blogspot.com.es
Autor: Carmen Pereira

lunes, 13 de enero de 2014

CALEFACCIÓN Y PLANTAS DE INTERIOR


¿Cual es la clave?

Mantener a raya el mayor de los problemas: la falta de humedad ambiental, que es precisamente lo que promueve la calefacción. Si se logra sostener los niveles de humedad, la mayoría de las plantas podrán disfrutar de la calidez constante que otorgan los suministros de calefacción, sin sufrir demasiado.

¿Todas las plantas por igual?

Definitivamente no: muchas plantas, y esto incluye por ejemplo a la mayoría de los cactus, necesitan un período de descanso cuando los días se acortan y en este momento también prefieren temperaturas más frescas. Si tienes una habitación en la casa que no tiene calefacción, elige ésta para ellas. Para tener una idea clara, una temperatura 10º - 13º C, sería lo ideal.

¿Cómo dar humedad?

Precisamente este es un punto clave: por ejemplo en el caso de los cactus, justamente el riego no es una opción. Por otra parte, el aire seco y caliente de los radiadores es necesario y no es un fantasma que hemos de evitar a toda costa. Como en tantas cosas, el equilibrio es la clave.

El calor de un radiador debe ser orientado para proponer calor a las raíces y las hojas de germinación, siempre hablando de plántulas jóvenes y otras plantas que gozan de un ambiente cálido. Sin embargo, muy pocas plantas serán capaz de soportar el calor directo y la baja humedad que va a menudo con la cercanía a la calefacción. Afortunadamente hay maneras de combatir ambos problemas.

Utiliza un estante sobre el radiador para colocar un recipiente con agua, de modo que el calor impacte y sea continuo el proceso de evaporar agua y que ésta se libere en forma de humedad ambiente. Asegúrate de que sea lo más amplia posible, su difusión entre las hojas de las plantas. Si es necesario, colocarás más recipientes en diferentes partes de las habitaciones.

Otra buena idea es colocar una bandeja con guijarros y agua para mantener la humedad. Si a ello sumas vaporizar agua con un vaporizador manual, los niveles de humedad estarán garantizados.

Via: http://blogjardineria.com
Autor: Escarlata

jueves, 9 de enero de 2014

PRUNUS CERASIFERA


Prunus cerasifera 'Atropurpurea' es un árbol caducifolio con forma esférica que puede alcanzar hasta 8 m. de alto y 4 m. de ancho.

Tiene su origen en el Oeste de Asia, pertenece a la familia Rosaceae y es conocido por los nombres de Ciruelo rojo, Cerezo de Pissard, Ciruelo de Japón, Ciruelo japonés, Ciruelo mirobolán, Ciruelo mirobilano, Prunus pisardi, Ciruelo pissardi, Pisardi, Cerezo de jardín.

El cerezo ornamental de hoja roja posee todo el atractivo de una bella floración en blanco o en rosa pálido a la que se suma el original tono de su follaje que resulta ideal para realizar contrastes.

Hojas: Son alternas, enteras y finamente aserradas, de color rojo intenso o púrpura.

Flor: Florece a fines de invierno o a principios de primavera, siempre antes de que aparezca el follaje y se cubre totalmente de flores pequeñas de color rosado. La floración es muy abundante, al final del invierno.

Frutos: Pequeñas drupas de color rojo oscuro. La fructificación se produce a principios de verano. Sus frutos son comestibles.


Suele ser utilizado como patrón para injertar otras variedades de ciruelos.

La variedad descrita ('Atropurpurea') es la más extendida en jardinería, también conocida como 'Pisardii'. La variedad Prunus cerasifera 'Nigra' posee un follaje aún más oscuro que la variedad anterior.

Se cultiva en parques y jardines como árbol ornamental. Es poco exigente en cuanto a la naturaleza del suelo, pero crece mejor si hay una capa superficial rica.

No soporta la sal en el suelo y puede soportar sequías medias. Resiste heladas, requiere una pequeña poda de formación y de mantenimiento.

Via: http://fichas.infojardin.com

lunes, 6 de enero de 2014

TIPOS DE PLANTAS, SEGÚN SU DURACIÓN


Existen diferentes clasificaciones para las plantas en función de sus distintas características. Sin embargo, hay una de ellas que siembra algunas dudas. Nos referimos a la división de las plantas según su duración: plantas anuales, bianuales y perennes o vivaces. Te hablamos sobre cada catalogación a continuación.

Plantas anuales

Las plantas anuales son las que viven solo durante una temporada, es decir, nacen, se desarrollan y florecen durante la primavera y el verano, producen sus frutos finales de la época y en otoño o en invierno se mueren. Este tipo de plantas suelen liberar muchas semillas para asegurar su supervivencia. Entre las plantas anuales se encuentran tanto plantas de jardín como verduras y hortalizas, hierbas silvestres y las consideradas 'malas hierbas'.


Bianuales

Las plantas bianuales o bienales duran dos temporadas: durante la primavera crecen y se desarrollan y durante la segunda aparecen las flores y los frutos. En este grupo también hay plantas florales y alimentos. Además, hay algunas especies que son bianuales en función del clima.

Perennes

Las plantas perennes o vivaces son las que viven más de dos temporadas. Se trata de plantas resistentes y con buena capacidad para resistir climas adversos. Éstas se dividen en dos grupos: las de hoja perenne (se mantienen durante varias temporadas) y las de hoja caduca (se renuevan cada año). Esta denominación se emplea para plantas y arbustos pequeños, aunque también forman parte de este conjunto los arbustos más grandes y los árboles. Como el uso de este adjetivo de lugar a confusiones, las plantas de hoja perenne también se denominan plantas de hoja resistente o perennifolias.

Via: http://jardinplantas.com
Autor: Ana Pérez

jueves, 2 de enero de 2014

KING PROTEA


Esta planta es originaria de Ciudad del Cabo en Sudáfrica, a su vez esta es la flor nacional de dicho país, esta flor pertenece a la familia de 'Proteaceae'. Hoy en día King Protea se puede encontrar en ambiente secos y donde el suelo tiene un buen drenaje. La flor King Protea puede llegar a medir 30,5 cm. de ancho, esta tiene rígidas brácteas, estrechas y puntiagudas dándole una forma de taza. 

Los pétalos de esta flor están formados por un color rosa brillante o rojo en el terciopelo en la parte superior y de color amarillo o crema en la parte inferior. En su copa es una masa de blanco estambre de 2,5 cm. a 5 cm., estos se presentan de forma curva hacia el centro de su tallos. Estos tallos son rígidos, gruesos y de aspecto redondo. Sus pecíolos (tallos de las hojas) son bastantes largos, alrededor de 2,5 cm. a 5 cm. Las hojas de esta flor tienen diferentes funciones, entre estas algunas las utilizan para hacer té o bien como son muy coloridas y decorativas se las utiliza como piezas centrales en arreglos florales. Si bien hay 370 especies de Proteas, unas 120 de estas se encuentran en peligro de extinción, actualmente estas son cultivadas en viveros e invernaderos.


Cuidados

Para que tenga un buen sembrado se recomienda que tenga una ubicación a pleno sol con una buena circulación de aire alrededor de estas plantas. 

El riego se aconseja hacerlo de manera abundante, una vez a la semana en vez de muchas veces en la misma, no así el riego con aspersores que rocían a estas plantas por encima de sus flores. 

La poda es importante en estas plantas jóvenes, la mejor época de la poda es después de la floración. Lo que se recomienda es siempre hacer cortes por encima de al menos cuatro o cinco hojas. Nunca sobre tallos sin hojas, siempre quite las cabezas de las hojas viejas. 

Se pueden aplicar fertilizantes líquidos con un máximo de 4% de fósforo, ya que el exceso de este puede llegar a dañarla.

Via: http://www.misplantasyflores.com.ar

miércoles, 1 de enero de 2014

FELIZ AÑO


Cierra los ojos e imagina los momentos más felices de tu vida. ¿Como serían? Eso es lo que deseo para ti este año, un año lleno de felicidad.

¡Feliz Año! para tod@s nuestr@s amig@s del blog.