jueves, 23 de enero de 2014

ADENIUM OBESUM


Es un arbusto perenne, suculento, de crecimiento verdaderamente lento y puede alcanzar un tamaño de 1,5 m. de altura o algo más siempre que esté cultivado en el suelo; en maceta no suele sobrepasar los 60 cm. y para ello necesasitará dos años.

La lentitud en su crecimiento le otorga a la planta un precio algo elevado en los ejemplares con un volumen considerable, por ello, es preferible decidirse por un tamaño más reducido.

Aunque la Rosa del desierto se cultiva por lo general en maceta o como planta de jardín, también es muy utilizada por sus buenos resultados como bonsái.

Las brillantes hojas están dispuestas en espiral, simples y enteras con textura coriácea. Posee un enorme tallo tuberoso y ramas cortas cilíndricas.

Las flores son tubulares pueden ser rojas, rosas o blancas en su totalidad, ribeteadas en otros colores, además de una gran variedad de tonalidades rosas. Estas flores son tubulares con cinco pétalos, la gargante en color crema amarillento o blanco.

Cultivada en el exterior se debe situar a pleno sol. En interior hay que procurar que reciba los rayos del sol las máximas horas posibles o apenas florecerá. Se abona una vez al mes en verano con un fertilizante líquido especial para plantas crasas.


Los riegos tienen que ser muy moderados, es mejor que el compost llegue a secarse antes que permanezca demasiado tiempo mojado o se corre el riesgo de pudrir la planta.

En los lugares donde en invierno la temperatura descienda mucho (no tolera temperaturas inferiores a 10º C.), conviene cultivar a la Rosa del desierto en maceta para poder manipularla con facilidad y que sea más cómodo ubicarla en un sitio resguardado y cálido durante la época más fría del año.

Aunque a causa del frío pierda las hojas volverán a brotar en la siguiente estación.

La forma más fácil de propagar la Rosa del desierto es por medio de retoños, que se deben de lavar después de haberlos cortado de la planta madre y se dejan secar varios días. Plantándolos a continuación en un sustrato arenoso y ligeramente húmedo y situándolos en un lugar cálido.

La planta exuda una sabia altamente tóxica cuando se poda que puede causar irritaciones en la piel, hay que utilizar guantes o lavarse muy bien las manos e instrumentos.

Via: http://plantayflor.blogspot.com.es
Autor: Carmen Pereira

No hay comentarios: