jueves, 24 de julio de 2014

KALANCHOE FARINACEA


Esta bella planta suculenta tiene un crecimiento erguido y conforma matas compuestas de varios tallos bajos y algo rechonchos.

Tiene un carácter perenne y a diferencia del resto de grupo de Kalanchoe observa un crecimiento ciertamente lento.

Pertenece a la enorme familia que conforma la Crassulacae de hábitats secos y calurosos.

Esta Kalanchoe es por si misma muy decorativa y realmente no necesitaría de floración para ser vistosa, aunque la posee y es bien llamativa, aporta un bello toque de contraste y color a la mata.

Posee quizás la floración más bonita del grupo, está formada por flores tubulares de color rojo coral agrupadas en ramilletes en los extremos de los tallos. Las flores aparecen en primavera, aunque se puede encontrar a la venta ejemplares florecidos en otras épocas.

Sus grandes y gruesas hojas nacen enfrentas, son ovaladas, de color verde grisáceo, con tendencia a encorvarse ligeramente hacia dentro, los aplanados cantos son regulares y pulidos y pueden estar bordeados por una fina línea roja.

En el riego es donde hay que observar el máximo cuidado, hay que regarla con mesura ya que los encharcamientos pudren las hojas y raíces aunque estos se produzcan en verano.

No necesita mojaduras sobre las hojas, en todo caso muy de tanto en tanto para mantenerlas limpias de polvo.


La mejor situación para cultivarla está en lugares muy luminosos y bien ventilados, unas pocas horas de sol al día le puede ser muy beneficioso.

Un abonado mensual con un preparado para cactus añadido al agua de riego será más que suficiente y siempre en su período activo, en invierno. Una vez haya pasado el mejor momento de las cabezuelas florales hay que eliminarlas, cortando justo por debajo del primer par de hojas.

Por lo general no suele ser atacada por plagas importantes, aunque la cochinilla algodonosa puede aparecer durante la temporada, su rastro presenta pequeñas protuberancias blancuzcas que se deben quitar con un pincel empapado en alcohol metílico.

No trasplantar hasta que las raíces ocupen sobradamente el interior de la maceta; el sustrato para cactus es el ideal para este tipo de plantas.

Se reproduce por esquejes de tallo en verano, o bien mediante los nuevos retoños que con frecuencia aparecen en la base de la planta.

Vía: http://plantayflor.blogspot.com.es/
Autor: Carmen Pereira

No hay comentarios: