jueves, 31 de julio de 2014

LIGUSTRUM OVALIFOLIUM


La especie, se encuentra sobre todo, en los bosques de las regiones con clima suave y organiza recios arbustos o pequeños arbolillos.

Con un desarrollo erguido alcanza una altura aproximada de dos metros, es muy poco exigente y disfruta de un crecimiento rápido.

De esta popular planta se valora igualmente su rusticidad que hace que sea excelente frente a la sequía, así como su buena capacidad para desarrollarse en cualquier tipo de suelos, siempre que el drenaje sea adecuado.

Es originaria de Japón y pertenece a la familia de las Oleaceae, que incluye especies tan importantes como el olivo.

Las pequeñas hojas ovaladas, de color verde brillante, proporcionan una cobertura densa que hace de este vigoroso arbusto siempreverde sea perfecto para conformar setos, incluso en jardines con proximidad al mar.

Es preferible ubicar la Ligustrina en una posición soleada durante todo el año, también prosperará con una cierta sombra parcial pero la floración se puede resentir.

Resulta idónea para desarrollarse en un contenedor sin problemas, ahora bien, si se pretende que crezca con libertad y adquiera un volumen importante el contenedor tendrá que ser de un tamaño grande.

La floración se presenta en verano, llenando la planta de grandes racimos compactos de pequeñas flores de color blanco. Las flores son olorosas pero no especialmente agradable para algunos. La misma planta reúne flores masculinas y femeninas.


En primavera y verano regar en profundidad dejando que el sustrato se humedezca bien y esperar a que casi se seque para regar de nuevo. Se le puede aportar un poco de abono una vez al mes.

Cuando se va ultimando la floración aparecen en la planta unos frutos redondeados, de color negro brillante, agrupados en racimos. Los pájaros suelen ingerir los frutos del Aligustre pero son venenosos para el ser humano.

Si los inviernos se presentan especialmente fríos la planta pierde la parte aérea en su totalidad, recuperándola con la llegada de la estación primaveral.

Acabada ya la floración puede realizarse sobre la mata una poda moderada, o bien esperar al final del invierno o comienzo de primavera.

Antes de que se inicie el nacimiento de nuevos brotes se debe eliminar todas las ramas secas y estropeadas que haya causado el frío invernal.

Admite podas severas para rejuvenecer la planta o frenar su crecimiento.

La propagación de la Aligustre es realmente factible mediante semillas, pero además puede hacerse a través de esquejes de madera semi-madura o dura obtenidad de los recortes o podas.

Vía: http://plantayflor.blogspot.com.es/
Autor: Carmen Pereira

No hay comentarios: