jueves, 14 de agosto de 2014

CALATHEA ZEBRINA


Esta Calathea de naturaleza perenne procede de los busques húmedos de Brasil y pertenece a la familia de las Marantaceae.

Es una de las especies del grupo con el follaje más delicado, si la humedad ambiental no es lo suficientemente alta los bordes de las hojas se volverán marrones, además, la superficie aterciopelada de las mismas no tolera bien que se las moje debidoa que el agua deja restos que desluce su suave satinado.

Por lo tanto es vital colocarla sobre una bandeja con agua y guijarros, y humedecer el entorno con regularidad con un pulverizador de agua.

Si se logra aportar la cantidad de humedad que la planta requiere vivirá años.

Las suaves hojas están provistas de largos peciolos, son de color verde brillante y presenta dibujos en una tonalidad oscura con un nervio central más claro, así como el envés que es de color verde pálido.

Necesita unos requisitos básicos para un crecimiento óptimo: mucha humedad ambiental, protección ante el sol directo, una temperatura lo más estable posible y un buen sustrato compuesto fundamentalmente de turba.

El sustrato debe permanecer siempre con una cierta humedad y no dejar nunca que llegue a secarse o perjudicará a la planta notablemente.


El agua para regarla es preferible que esté libre de cal y algo atemperada o al menos a temperatura ambiente. La luz demasiado intensa hace que las hojas se curven y decoloren, para recobrar su apariencia normal hay que situarla en una zona más sombreada.

Durante la primavera y el verano se puede abonar con un fertilizante líquido para plantas de hoja, utilizando una pequeña cantidad que se debe añadir al agua del riego cada quince días.

Cuando nos decidamos a comprar esta especie es conveniente comprobar que la planta esté sana y robusta, que las hojas tengan un color intenso, estén lustrosas y que ninguna muestre síntomas de sequedades en los bordes. Debemos fijarnos si entre la mata existen nuevos brotes de hojas, esto es un buen signo, quiere decir que la planta esté sana y en pleno crecimiento.

Las inflorescencias que rara vez aparecen en interior son de pobre colorido. Como todas las especies del grupo está sujeta a la nictinastia, esto es el movimiento de las hojas que hace que se mantengan plegadas durante la noche y se extiendan con el día.

Para hacerse con nuevos ejemplares se puede dividir la planta en varias porciones y plantarlos luego cada uno en un contenedor no demasiado grande y se completa con sustrato con base de turba.

Es imporante mantener las divisiones a cubierto y con una temperatura alta y constante para ayudarlas a que formen nuevas raíces. Este proceso es primordial que se haga a mediados de primavera, cuando las temperaturas son cálidas y estables.

Vía: http://plantayflor.blogspot.com.es/
Autor: Carmen Pereira

No hay comentarios: