jueves, 21 de agosto de 2014

CORNUS ALBA


También conocida como Cornejo, es una planta vigorosa y adaptable muy utilizada habitualmente en jardinería para el adorno de jardines por su dureza y radiantes hojas.

Conforma un arbusto mediano, de crecimiento erecto, con una grandeza de entre 2 ó 3 metros y cuyas delgadas pero fuertes ramas tiene una predisposición a expandirse de forma amplia y abierta.

Se puede emplear para conformar una mata aislada o para crear setos y fronteras, siempre con excelentes resultados.

Es una buena idea plantas juntas diversas variedades del género que posean diferentes tonalidades en sus hojas para dar al jardín un toque de rico colorido.

Es oriunda de China y Corea y entre una de sus características destaca su buena resistencia al frío, sin embargo puede sufrir quemaduras si el sol es demasiado intenso. Pertenece a la familia de las Cornaceae.

Las hojas de unos 8 cm. de longitud y terminadas en punta son de color verde intenso, los nervios están bien definidos y las orillas presentan una fina línea roja.

Posee manchas de color blanco cremoso que cubren irregularmente los bordes de las hojas se tornan según la variedad en un vistoso tono rosáceo o amarillento durante el otoño.

Proporciona un excelente resultado cuando se cultiva en grandes contenedores para engalanar terrazas con una orientación soleada en las horas más suaves del día.


La floración carece de olor, surge en la cima de los tallos formando densos racimos de pequeñas flores de cuatro pétalos de color blanco cremoso y largos filamentos. El florecimiento ocurre en primavera y suele hacerlo de nuevo con menor fuerza al final del verano.

Una vez que desaparece la floración se presentan los frutos, éstos son de color blanco, redondeados y consistentes, con una terminación puntiaguda a modo de pequeño rabillo.

Prefiere las exposiciones soleadas que refuerza el color de los tallos, aunque puede prosperar en situaciones de sombra. Los riegos deben ser generosos de forma que el sustrato quede siempre húmedo, no encharcado.

Lo ideal es aplicar al inicio de la temporada un abono de liberación lenta que se presentan en gránulos y se agregan alrededor de la planta. Se debe plantar en suelos húmedos y ligeramente ácidos.

Es la estación invernal pierde su follaje y deja ver sus tallos de intenso color rojizo del material joven, estos tallos se pueden utilizar para la ornamentación de centros decorativos.

Al acabar el invierno se puede podar todas las ramas a fondo para rejuvenecer el ejemplar. Se propaga por esquejes o bien mediante semillas.

Vía: http://plantayflor.blogspot.com.es/
Autor: Carmen Pereira

No hay comentarios: