jueves, 2 de octubre de 2014

CLYTOSTOMA CALLISTEGIOIDES


Este miembro de la familia Bignoniaceae, también conocido por los nombres de Trompeta argentina y Parra vioelta, tiene un desarrollo arbustivo y un crecimiento ágil sin demasiados problemas si se le facilita las condiciones que demanda.

Se hace imprescindible en jardines de regiones de clima cálido, donde su floración se produce durante muchos meses al año.

Una buena climatología es de la que goza en su lugar de origen, sur de Brasil y Argentina.

Se trata de una gran planta que dará un excelente resultado en pequeños jardines y patios soleados donde tenga suficiente espacio para su desarrollo. 

La Trompeta argentina dará los mismos resultados satisfactorios en su exuberante floración y crecimiento ágil que acostumbra todo el grupo que conforma este género.

El mantenimiento e incluso la apariencia de las flores de esta planta, guarda una gran semejanza con la Podranea, Campsis o Pandorae, todas ellas pertenecientes a la misma familia de Bignonias.

Al ser una planta trepadora tiene la necesidad de que se le proporciona soporte adecuado a modo de ayuda, para que sus delgados tallos puedan aferrarse a la estructura y trepar con naturalidad.

Para este fin la planta se sirve de los finos zarcillos que produce para afianzarse a un enrejado, un tutor compuesto por unas cañas o cualquier otro elemento que pueda sostener bien los tallos para que la mata esté segura ante un fuerte viento.

Lo ideal es situarla donde pueda contar con la protección de una pared que le sirva de defensa.

Sus hojas son laceoladas, de tacto correoso, cuando nacen tienen un color bronceado que se va tornando en su color verde oscuro brillante posterior tan característico, en ocasiones los márgenes son ondulados.

Las abundantes flores son grandes, de profunda garganta y apariencia de trompeta, color rosáceo y venas púrpura, miden entre 5 y 7 cm. de largo, y se las encuentra reunidas en pares de 2 ó 4 componentes. La floración goza de un leve aroma perfumado.


Debido a su vigoroso desarrollo irá formando una mata considerable y por lo tanto necesitará de riegos generosos durante el verano, algo más esporádicos el resto del tiempo.

El terreno hay que regarlo en profundidad pero evitando los encharcamientos, en periodos de calor moderado es preferible dejar secar un poco el suelo antes de regar de nuevo.

Su periodo de floración es bastante amplio, las flores comienzan a aparecer en primavera y continúan haciéndolo hasta el otoño, por lo que un aporte de fertilizante en el agua de riego ayudará a su desarrollo y a que genere una espléndida cantidad de flores.

Toda la floración de la planta produce grandes vainas que portan las semillas. Al acabar el invierno requerirá de una poda intensa que estimule su desarrollo.

Tolera el frío intenso pero las heladas persistentes acaba con toda la parte aérea, que volverá a surgir una vez inicie su ciclo vital al comenzar la primavera.

Se adapta bien a casi todo tipo de suelos, si bien es sustancial que sea fértil y mantenga cierta humedad.

La prolongación se realiza mediante esquejes de madera semi-maduros en verano.

Vía: http://plantayflor.blogspot.com
Autor: Carmen Pereira

No hay comentarios: