jueves, 30 de octubre de 2014

PASSIFLORA SANGUINOLENTA


El género incluye un buen número de plantas herbáceas, arbustivas y arbóreas, pero las especies cultivadas que componen las Passifloras son todas trepadoras que se adhieren a soportes por medio de zarcillos.

En general en todas ellas las flores se encuentran sencillamente en las axilas de las hojas.

El hábitat original de estas plantas son las regiones tropicales y semitropicales del Sur de América, desde México hasta Brasil; la variedad que nos ocupa es concretamente de Ecuador.

Pertenece a la familia de las Passifloraceae y es conocida comúnmente por los nombres de Pasiflora sanguinolenta o Flor de la pasión.

Es de rápido crecimiento, pero algo más pausado que el de otras especies del grupo, no obstante es capaz de cubrir una pared en poco tiempo, dado que tiene un desarrollo vigoroso.

También de naturaleza más reducida que otras variedades, se muestra perfecta para un patio en el que exista un enrejado sobre el que la planta pueda crecer libremente.

Es adaptable e incluso puede prosperar en un contenedor con espaldera para asegurarla, este dispositivo se puede adquirir en cualquier tienda en jardinería especializada o en algunos viveros.

El lugar que se elija para ubicarla debe ser soleado para que haga posible la floración, contando con algo de sombra en los periodos de máximo calor.

Si se cultiva en maceta debe ser sobradamente grande para contener el sistema de raíces bastante desarrollado que elabora, además es vital que el método de drenaje sea efectivo.

De primavera a otoño hay que regar con generosidad el sustrato, evitando en todo momento que llegue a secarse en la época estival, en invierno regar sólo lo suficiente para que el sustrato se deseque.


Prefiere que la humedad ambiental sea elevada, con aire seco las hojas se marchitan y caen.

Las hojas son grandes, gozan de un color verde resplandeciente y poseen la peculiaridad de tener el limbo dividido, de tal forma, que parecen las alas de una mariposa.

La Pasiflora sanguinolenta florece desde la primavera hasta el otoño, con alguna pausa durante el verano. La floración posee un sutil aroma.

Produce flores muy abiertas en forma de estrella, y pese a que el nombre de esta enredadera puede hacer creer que la tonalidad de las flores es rojo sangre, realmente su color característico es rosa coral.

Hay que podarla tras la floración de forma moderada, responde bien a las podas duras cuando la planta cuenta con varios años, esto le ayudará a crecer más fuerte y a que brote más en la siguiente temporada.

Se puede multiplicar a partir de semillas plantadas en primavera, germinarán fácilmente en una mezcla arenosa y ligera. El acodo es otra opción.

También se emplean los esquejes tomados en verano, que se deben hacer arraigar en un buen sustrato y bajo protección, procurando que tengan una temperatura estable.

Vía: http://plantayflor.blogspot.com.es/
Autor: Carmen Pereira

No hay comentarios: