jueves, 16 de octubre de 2014

STREPTOCARPUS


Estas plantas herbáceas, perennes y delicadas con floración en forma de trompeta son muy utilizadas para su cultivo de interior.

Son parientes cercanos a las violetas africanas y tienen también un origen africano, aunque las que encontramos a la venta son por lo general híbridos muy interesantes, como sucede con esta Estreptocarpo o Estreptocarpus.

También forman parte de la misma familia botánica denomiada Gesneriaceae, que representa a numerosas especies de pequeñas plantas ornamentales.

De esta variedad hibridada llama la atención sus gruesas hojas de gran tamaño, con un nervio central y secundarios muy marcados y la fina pelusilla que recubre la superficie de ambas caras, la superior de color verde oscuro y la inferior verde pálido.

La pelusilla del follaje es la que hace que no sea conveniente regar la parte aérea, pequeñas partículas de agua quedan retenidas en la superficie y acaba pudriéndola.

Tampoco es aconsejable mojar las flores por que se estropean con facilidad, así que el aporte de humedad tiene que efectuarse mediante otros medios: humedeciendo el entorno, platito con gravilla, etc...

Es en la humedad ambiental donde estriba el acierto en el cultivo de estas hermosas plantas, no obstante el riego del sustrato debe hacerse con prudencia, no dejando que quede saturado, lo ideal es regar de manera que permanezca siempre ligeramente húmedo.


En lo posible regar con agua blanda que esté algo tibia, procurando que el agua caiga únicamente sobre el sustrato.

Las hojas forman una roseta abierta, de la que surge de su centro largos tallos florales rebosantes de flores colgantes de matices rosáceos que marcan un bello contraste con el follaje.

Es de destacar que las flores de todas las Estreptocarpo están compuesta de cinco lóbulos y una profunda garganta tubular; la coloración es muy variada pero siempre en tonalidades delicadas.

Por lo general comienza su floración hacia mediados de la primavera, pero puede hacerlo de nuevo en otras estaciones del año si la planta está bien atendida, aunque si bien la floración será menos abundante.

Las flores permanecen en la mata durante un largo periodo de tiempo.

Para que florezca de manera copiosa e ininterrumpida es conveniente eliminar las flores a medida que se vayan marchitando, dejar las flores marchitas en la planta solo afea y consume energía.

Tanto en interior como en exterior requiere de situaciones algo frescas y húmedas, con una luz intensa algo matizada, el sol no debe alcanzar de lleno a la planta.

Se puede multiplicar a través de esquejes de hoja, sin embargo es una tarea adecuada a los más expertos, la forma habitual por su sencillez es la división de la planta, esto se realiza al comenzar la primavera cuando las temperaturas son más cálidas.

Vía: http://plantayflor.blogspot.com/
Autor: Carmen Pereira

No hay comentarios: