lunes, 24 de noviembre de 2014

LOS CUIDADOS DEL CYCLAMEN PERSICUM


La época fría del año no implica tristeza en nuestros jardines. Un ejemplo de ello, entre el surtido de plantas de flor para esta época del año, es el Cyclamen persicum. Es una de las plantas estrella del otoño e invierno y una de las más decorativas tanto como planta de exterior como de interior.

Esta dualidad, junto con su amplia gama de colores florales, el aspecto exótico de sus hojas, su resistencia al frío y su gran periodo de floración, son algunos de los factores que le han proporcionado este éxito.

Los cuidados del Ciclamen son muy diferentes según se disfrute como planta de interior o de exterior.

Los cuidados del Cyclamen persicum como planta de interior

Aunque considerada como planta de temporada exterior, la podemos disfrutar como una atractiva planta de flor de interior. En este caso no debemos olvidar que en exterior, por lo tanto, dentro de casa la ubicaremos en aquellos lugares con la máxima iluminación posible. Incluso un buen consejo es sacarlas al balcón o terraza de vez en cuando para que se mantengan fuertes.

También las ubicaremos lo más lejos posible de las fuentes de calor como por ejemplo los radiadores durante el invierno. Es una planta de clima fresco y entre los 12 y 15ºC es cuando mejor viven.

Con unos adecuados cuidados del Ciclamen como planta de interior, podemos disfrutarla durante un largo periodo, pudiendo sobrepasar los tres meses con facilidad.

Riego: le añadiremos el agua directamente a la maceta, evitando no encharcar el sustrato, por lo que si le ponemos un plato debajo de la maceta, una vez escurrida toda el agua, deberíamos tirar la restante. Es una planta sensible al exceso de agua.

Abonado: Al ser una planta de flor, la fertilizaremos cada 15 ó 20 días con un abono líquido aportado al agua de riego.

El tipo aconsejado es el abono de floración, que no sea muy rico en nitrógeno para evitar un desarrollo tierno de la planta y favorezca el problema de aparición de enfermedades. Un abono rico en potasio es determinante para la calidad de la floración.

Aireación: Es importante la ventilación. Las bajas temperaturas junto con ambientes húmedos, son factores de riesgo y muy propicios la aparición de la Botrytis.

Trasplantes: Normalmente no necesitará de un trasplante a una maceta mayor. De hacerlo, la época del año más aconsejable es después de la floración, con la entrada de la primavera. El sustrato de exterior o sustrato universal son los más adecuado para esta planta.

Cuando observemos que el Cyclamen comienza a debilitarse, lo mejor es sacarlo al exterior, ya sea para que se recupere o para prolongar su vida en el jardín.


Los cuidados del Cyclamen persicum como planta de exterior

Es una planta muy rústica. Apenas necesita cuidados especiales. Un Ciclamen bien cuidado puede durar varios años en el jardín. Recomendamos que permanezca en estado durmiente durante la estación cálida y seca del año, brotando con la bajada de las temperaturas y comienzo de las lluvias.

Plantación: Elegiremos un lugar en el jardín de semisombra y fresco. Normalmente se plantan en grupos para conseguir manchas de color muy atractivas. En tal caso es recomendable el utilizar un solo color por zona de plantación.

Lo haremos sobre una tierra bien mullida, que podemos enriquecer con la mezcla de un sustrato de plantación en una proporción del 15 al 25% según la calidad de la tierra existente en el jardín.

La densidad de plantación será la definitiva ya que es una planta que no adquiere grandes dimensiones diferentes a la de su compra. Si por ejemplo, en el momento de plantación vemos que con 6 plantas por metro cuadrado quedan bien, esa será la cantidad que debemos plantar y no menos.

En el momento de su plantación tendremos la precaución de no enterrarlas más allá del nivel que venía en la maceta. Enterrar excesivamente su bulbo es sinónimo de pudrición del mismo.

Abonado: Será el mismo que utilicemos para el mantenimiento del jardín. La aplicación del abono puede realizarse mediante el riego con fertilizantes solubles.

Mantenimiento: Es una planta que dada su rusticidad apenas lo necesita. En el tiempo, podemos ir retirando sus flores marchitas para evitar que se pudran sobre la planta. El Ciclamen no necesita ningún tipo de poda.


Vía: http://www.floresyplantas.net
Autor: Flores y plantas

No hay comentarios: