jueves, 25 de diciembre de 2014

KALANCHOE PUMILA


Esta variedad de Kalanchoe es verdaderamente peculiar por su fácil cultivo y la coloración sorprendente de su follaje.

Modela matas pequeñas y muy ramificadas de tendencia postrante que en altura no supera los 30 cm de altura pero los tallos pueden alcanzar los 60 cm de longitud si se le permite.

Original de Madagascar, es una excelente planta para dejar que sus tallos pendan en una cesta o maceta colgante.

Esta robusta Kalanchoe es perfecta para formar parte de una composición con plantas de características suculenta o de su mismo grupo, para jardines rocosos o de conservación básica.

Sus bonitas hojas carnosas de color verde grisáceo y bordes ondulados están recubiertas de un polvillo grisáceo y pueden tomar un color algo rojizo en algunas ocasiones.

Hacia finales del invierno o comienzo de la primavera genera grandes ramilletes de pequeñas flores de tonos violáceos con finas líneas rosa, que emergen al final del tallo; éstas aportan una lucida vistosidad a la planta.

Es una planta fuerte ante las temperaturas elevadas del verano, soportando en pleno sol y sequías comedidas; en cuanto al frío, lo tolera bien pero le costará sobrevivir a las heladas intensas.

Si se encuentra en el exterior durante el invierno y hay peligro de periodos de frío intenso habrá que protegerla, llevándola al interior si se puede mientras exista riesgo de que se hiele.


A la hora de regar es mejor humedecer bien el sustrato y dejar que se seque antes de regar de nuevo. Los riegos para las macetas han de ser más frecuentes que si la planta está cultivada en suelo.

Será feliz en una habitación con una buena iluminación y que esté bien y ventilada de manera habitual, no obstante si no recibe unas cuantas horas de sol al día no florecerá.

Será bastante con abonarla cada 3 semanas mientras se encuentre en periodo de crecimiento, con un fertilizante para cactus añadido al agua de riego.

No necesita de podas pero un recorte sobre los tallos más largos producirá una planta más compacta. Los tallos descartados se pueden utilizar para la propagación.

Es bien fácil hacerse con nuevas plantas a través de esquejes tomados de la mata y que se debe dejar secar el corte durante un par de días antes de plantarlos en un sustrato arenoso para cactus.

Vía: http://plantayflor.blogspot.com.es/
Autor: Carmen Pereira

No hay comentarios: