jueves, 29 de enero de 2015

CARPOBROTUS EDULIS


Nombre botánico: Carpobrotus edulis

Nombre común: Uña de león, Diente de león o Hierba del cuchillo.

Familia: Aizoaceae

Origen: Sudáfrica

Cualidad: Resulta muy decorativa como planta colgante para una terraza abierta o bien situada en el suelo del jardín donde se comportará como una planta tapizante dado su tendencia a expandirse. Es sin ninguna duda la planta ideal para un jardín de bajo mantenimiento. Cubrirá un pequeño muro en un espacio realmente corto de tiempo.

Condición: Perenne

Descripción: Es una planta suculenta que desarrolla una estructura de hojas de forma compacta, baja y rastrera. Destaca por encima de todo su crecimiento realmente rápido y su bella floración. Tiene una gran resistencia frente a la climatología adversa, tanto por temperaturas frías como muy cálidas, es una buena cubridora para amplias zonas de suelo o pequeños muros. Las hojas triangulares son gruesas y muy carnosas, de color verde vivo, que se tornan en parte o totalmente rojizas (al igual que los tallos) cuando están expuestas a pleno sol.

Acomodar: Es propia para cubrir muretes, macetas colgantes, jardineras o franjas grandes de terreno.

Periodo de floración: Su floración natural se da entre la primavera y el verano pero, puede ampliarse a lo largo de muchos meses al año y de manera copiosa si se encuentra en zonas que gocen de temperaturas generalmente cálidas.

Flor: Las alegres flores son grandes y poseen numerosos pétalos imbricados en colores que van desde el blanco al amarillo cremoso, naranja o púrpura, los estambres son de color amarillo muy intenso.

Situación: Imprescindible que goce de una ubicación bien soleada, la ausencia de sol hace que la floración no se presente, en cambio el follaje se mostrará más verde.

Singularidad: Tiene la virtud de poder crecer sin problemas en suelos muy pobres y en zonas cercanas al mar, por lo tanto es una planta a tener muy en cuenta para jardines rústicos o de escaso mantenimiento.


Riego: El riego es una tarea que hay que realizar de manera muy comedia, es como todas las plantas suculentas, muy susceptible a la pudrición de las raíces y follaje si los riegos se hacen de forma copiosa y no se espera a que el sustrato llegue a secarse para regar nuevamente. Puede permanecer por largos periodos sin ningún riego.

Cuidados especiales: En realidad ninguno, ya que donde otras muchas plantas no podrían progresar, la Uña de león prosperará perfectamente.

Abono: En cantidades muy reducidas. Utilizar un fertilizante líquido para plantas crasas agregándolo al agua de riego.Será más que suficiente con una vez al mes y sólo en su periodo de desarrollo.

Curiosidades: Puede llegar a ser una planta invasora, por ello, es mejor acotar su crecimiento cuando se cultiva en terreno antes que se desmadre. En un contenedor los tallos se irán descolgando por el borde para conformar una dilatada mata, tanto, como se le permita.

Reproducción: Se multiplica con muchísima facilidad por medio de pequeños fragmentos de tallo, prácticamente en cualquier época del año. Los tallos que caen al suelo por cualquier razón enraízan solos.

Nota: En determinados países del mundo está catalogada como una planta con una elevada condición amenazante para plantas autóctonas, debido a su poder invasor.

Vía: http://plantayflor.blogspot.com.es/
Autor: Carmen Pereira

lunes, 26 de enero de 2015

CULTIVO Y CUIDADOS DEL LAUREL


El laurel es uno de los arbustos al que más partido puedes sacarle gracias a los múltiples usos culinarios que puedes darle. Se utiliza con fines medicinales desde hace varios siglos, y en la antigüedad se utilizaba como símbolo de gloria para coronar a héroes o emperadores. De hecho, hoy en día en muchos lugares cuando ponen una corona de campeón suele ser de laurel.

Es un arbusto perennifolio que pertenece a la familia de las Lauráceas y al género Laurus. Puede alcanzar los 15 metros de altura y tiene hojas ovaladas con un color verde muy intenso. Cuando empieza la primavera comienza su floración, aunque en ese momento aún son flores pequeñitas que apenas se ven. También produce frutos, que son negro-azulados y maduran en otoño. Se puede cultivar tanto en macetas como en el jardín.

Sus cuidados

- Temperatura: el frío no le sienta bien, y su temperatura ideal es la que está entre los 15-25ºC durante todo el año.

- Iluminación: debe estar a pleno sol o en semisombra, y si el clima es muy cálido puede incluso vivir perfectamente a la sombra.

- Suelo: no es muy exigente en este sentido, así que con tierra normal del jardín será suficiente, aunque le irá mejor si le añades un poquito de arena para que el drenaje sea mejor.


- Riego: necesita mucha agua para poder crecer, especialmente cuando hace mucho calor. Procura que esté siempre húmeda pero sin encharcarse demasiado.

- Poda: no es necesaria pero sí que la puedes hacer si quieres darle forma.

- Abono: es suficiente con aplicar fertilizante mineral cada 6 meses, además del abono de jardín una vez al año.

- Plagas: a pesar de ser un arbusto muy resistente, si no lo cuidas bien puede sufrir ataques de cochinillas y arañas rojas.

- Multiplicación: se hace por semillas, que deben ser negras y estar muy secas. También puede ser por esquejes realizados cuando finaliza el verano.

Vía: http://jardinplantas.com/
Autor: Marian Otero

jueves, 22 de enero de 2015

SEMPERVIVUM CILIOSUM


Nombre botánico: Sempervivum ciliosum

Otros nombres: Sempervivum ciliataum

Nombre común: Siempreviva enana

Familia: Crassulaceae

Origen: Procede de las regiones montañosas del sur de Europa, incluyendo las islas mediterráneas.

Cualidad: Esta es una planta monocárpica, esto significa que el ciclo de vida de cada roseta acaba cuando lleva a término su floración.

Condición: Perenne

Descripción: Forma un grupo muy apretado de pequeñísimas plantas de figura redondeada. Las hojas organizan rosetas de hojas carnosas que se mantienen semi abiertas, poseen finos pelillos, haciéndose más pronunciados hacia el extremo de la hoja que acaba en punta.

A menudo las hojas se cubren de tonalidades rojizas cuando la planta tiene una situación soleada, tal efecto le confiere un carácter muy vistoso unido a la fina lanosidad que cubre el follaje. Su pequeñísimo tamaño permite que prospere en paredes rocosas formando amplias colonias.

Acomodar: En macetas o cuencos amplios pero de poca profundidad. Perfecta para pequeños jardines rocosos.

Periodo de floración: Por lo común se presenta hacia mediados o finales de verano.


Flor: En forma de estrella abierta de color amarillo pálido, aparece en el extremo de un largo tallo que emerge del centro de la planta. La floración destaca por encima del follaje.

Situación: Le gusta las ubicaciones soleadas o en las que goce de al menos de unas cuantas horas diarias de sol.

Singularidad: La planta una vez que florece muere, pero son tantos los elementos que forman una agrupación, que su falta apenas se nota en el conjunto.

Riego: De manera moderada en verano, el resto del tiempo hay que esperar a que el suelo se seque antes  de regar de nuevo. En invierno de forma muy esporádica o simplemente nula.

Cuidados especiales: Su cultivo resulta realmente fácil. El único problema que puede surgir en su cultivo es la pudrición por los excesos de riegos, el abuso del agua pudre la planta con mucha facilidad.

Abono: Unas gotas de fertilizante al mes disuelto en el agua de riego. Esta tarea sólo se debe efectuar en primavera y verano, dejando descansar a la planta en las estaciones más frías.

Podas: Realmente no las necesita, pero las reducidas plantitas cuando finaliza su ciclo se secan y es necesario retirarlas porque afea el aspecto del conjunto.

Curiosidades: El entramado de raíces es sumamente fino, por lo que la planta puede permanecer en la misma maceta durante mucho tiempo, años incluso. Durante ese periodo las rosetas van ocupando todo el contenedor, ocultando los bordes del mismo.

Reproducción: Mediante rosetas tomadas del entramado establecido, o bien utilizando las plantitas que surgen en el extremo de los finísimos tallos rojizos que van apareciendo cada poco tiempo.

Vía: http.//plantayflor.blogspot.com.es/
Autor: Carmen Pereira

lunes, 19 de enero de 2015

CULTIVAR LA FLOR DE CERA


La flor de cera es una de las plantas trepadoras más originales y espectaculares que he visto, una planta que pertenece al género Hoya, el cual tiene más de 200 especies de origen tropical. Se le conoce también como flor de porcelana, planta de cera o parra de cera, y tiene también varias especies. Su arbusto es sarmentoso, de porte trepador y tiene los tallos delgados.

Sus hojas son perennes, con forma ovalada y en color verde oscuro, y las flores son blancas o rosadas y muy perfumadas. La apariencia de las flores es preciosa, una compacta umbela semiesférica con aspecto de cera, por eso se le llama flor de cera. Florecen entre la primavera y verano y tienen una larga vida, siendo perfectas para decorar cualquier ambiente. Si el clima es cálido también pueden cultivarse en exteriores.

Cultivo y cuidados

- Iluminación: necesita estar en un lugar muy bien iluminado pero sin recibir de forma directa los rayos de sol.

- Temperatura: no resiste el frío, así que no puede estar a temperaturas inferiores a 10ºC. Los ambientes cálidos son los mejores para su cultivo.

- Suelo: el perfecto es aquel que tiene un sustrato que sea una mezcla de hojas y tierra de brezo.

- Trasplante: se recomienda hacer únicamente cuando la planta ya no quepa en la maceta, y siempre cuando llegue el final del invierno. No le sientan muy bien los trasplantes, así que cuantos menos mejor.


- Riego: debe ser abundante durante el verano y con menos frecuencia el resto del año, de forma que la tierra esté siempre húmeda pero no encharcada. Verás que está corta de agua porque las hojas se volverán acartonadas.

- Poda: no cortes los pedúnculos de las flores marchitas ya que es el origen de las flores que saldrán en la siguiente temporada.

- Abono: utiliza fertilizante mineral, cada 15 días en primavera-verano y una vez al mes durante el otoño, momento en el que es mejor que sea abono orgánico. En invierno no hay que abonar.

Vía: http://jardinplantas.com
Autor: Marian Otero

jueves, 15 de enero de 2015

DELOSPERMA ECHINATUM


Nombre botánico: Delosperma echinatum

Otros nombres: Delosperma pruinosum - Mesembryanthemum echinatum

Familia: Aizoaceae

Origen: Sudáfrica

Cualidad: Se distingue por su fácil cuidado y apariencia poco habitual. Crece mejor en suelos arenosos con una humedad muy moderada.

Condición: Perenne

Descripción: Forma matas menudas con tendencia postrante. De sus delgados tallos surgen las pequeñas hojas gruesas, suculentas y redondeadas que crecen enfrentadas. Tanto las hojas como los tallos están recubiertos de manera uniforme de pequeñas protuberancias redondeadas a modo de ampollas rellenas de agua. Los tallos y hojas cuentan con pelillos blancos que la recubren de forma desigual.

Disponer: Por su pequeño porte colgante es ideal para cultivar en una maceta colgante. Se acomoda bien a crecer entre huecos de rocas.

Periodo de floración: Florece hacia mediados de la primavera y puede seguir haciéndolo de forma esporádica hasta bien comenzado el verano.

Flor: Las flores aparecen de modo solitario en los extremos de los tallos, son pequeñas y con multitud de finos pétalos de color blanco amarillento.

Situación: Es preferible disponerla a pleno sol para que la planta se encuentre a gusto, no obstante admite situaciones de sombra luminosa. Para florecer necesita sol, cosa que no se presentará si se encuentra en una zona sombreada.


Singularidad: Esta planta está adaptada para soportar largos periodos de sequía, el líquido que almacena en las hojas es lo que ayuda a la planta a sobrellevar la sequedad.

Riego: Tiene una necesidad de agua bastante moderada en época de calor, muy limitadas durante el otoño y apenas requiere de riegos durante el invierno.

Cuidados especiales: Guarda la resistencia de las plantas suculentas y como todas, la única cosa que puede hacer que sucumba de forma precipitada es regarla en exceso.

Abonado: No es adecuado fertilizarla en demasía, por lo que un abonado al mes con un fertilizante para plantas suculentas será suficiente. A partir del comienzo del otoño hay que dejarla descansar y no abonarla en absoluto.

Curiosidades: Las plantas adultas tienden a producir hojas dejando espacios en el tallo entre el nacimiento de un par y el siguiente.

Reproducción: Su reproducción puede realizarse mediante esquejes y no representa ningún problema. Otra opción es por semillas que germinan con rapidez. Lo ideal es hacerlo durante la primavera.

Vía: http://plantayflor.blogspot.com.es/
Autor: Carmen Pereira

lunes, 12 de enero de 2015

LOS PULGONES Y OTRAS PLAGAS MÁS COMUNES


Al observar e inspeccionar las plantas de forma regular, revisando sobre todo los brotes nuevos y la parte posterior de las hojas, podremos detectar e identificar a tiempo la presencia de insectos que pueden desencadenar en plaga. Deberemos actuar en cuanto aparezcan los primeros indicios para eliminar las plagas de forma natural y sencilla.

Si se detecta la presencia de insectos cuando apenas empiezan a invadir las plantas, es fácil evitar la formación de plagas, eliminándolos de forma sencilla con los dedos o bien con una esponja mojada en agua tibia con unas gotitas de detergente previamente. De esta forma, reservaremos los productos químicos para utilizarlos en los casos más graves.

Los insecticidas químicos que actúan eliminando a los insectos nocivos, de alguna manera están actuando también en contra de sus depredadores, con lo que se puede romper la cadena ecológica. Eliminar los animales dañinos y a sus depredadores no suele ser rentable a largo plazo. Cuando apliques productos químicos, lee siempre las instrucciones antes y ten especial cuidado con los niños, animales domésticos, la fauna silvestre o alimentos.

Pulgones

Existen numerosas especies de estos insectos, con diversas formas y colores. Se caracterizan por sus dos largas antenas y tres pares de patas. Sus colores varían entre el verde, amarillo, blanco, negro y rojizo, entre otros. No suelen soportar las bajas temperaturas, y mueren cuando empiezan los primeros fríos, pero sus huevos pueden invernar, perpetuando la especie y dando lugar en primavera a nuevos insectos hembras que se reproducen a una velocidad extraordinaria. Forman densas colonias que aparecen en el envés de las hojas, sobre los tallos tiernos y también en los capullos de flor. Su proliferación se ve favorecida por un ambiente cálido y seco. Los pulgones causan graves daños a las plantas: paralizan su buen desarrollo, segregan una especie de melaza que atrae a las hormigas y constituye un medio excelente para muchos hongos y pueden llegar a causar la muerte. Sin embargo el principal problema es que actúan de vector para muchísimos virus y enfermedades mortales para las plantas.

Mosca blanca

Es un insecto minúsculo que aparece en el envés de las hojas formando colonias muy densas; con picaduras provoca manchas de color amarillento en las hojas y su caída prematura. Las plantas van perdiendo poco a poco su vigor. Produce también una secreción azucarada que sirve de asiento a diversos hongos. Se combate con insecticidas sistémicos que se aplican principalmente en la parte inferior de las hojas.


Araña roja 

Es un insecto casi imperceptible a la vista, que se reproduce con rapidez mediante huevos depositados por las hembras en el envés de las hojas. Aparece en primavera y verano, especialmente en épocas de sequía o cuando el tiempo es caluroso y seco. Ataca el envés de las hojas picando y extrayendo el alimento de la planta. Se advierte su presencia por las manchas de color amarillento que aparecen en el haz de la hoja, mientras que en el envés puede verse una sutil y fina telaraña rojiza. Las plantas afectadas por esa plaga se debilitan y enferman. Las hojas se enroscan, se secan y caen. Se combate con acaricidas. Ataca especialmente a claveles, rosales y geranios.

Vía: http://www.tuinen.es
Autor: Héctor Hernández

jueves, 8 de enero de 2015

ECHEVERIA PULVINATA


Nombre botánico: Echeveria pulvinata

Variedad: Echeveria pulvinata 'Ruby Blush'

Nombre común: Echeveria peluda - Echeveria terciopelo

Familia: Crassulaceae. El género que representa a las Echeverias acoge un extraordinario número de plantas de las que muchas son híbridos.

Origen: México

Descripción: Esta es una pequeña planta arbustiva escasamente ramificada, cuyo discreto porte permite que sea perfecta para cultivar en un contenedor. Forma pequeñas rosetas de hojas aterciopeladas que aparecen de manera apretada hacia la parte alta de la mata. Las hojas son gruesas, suculentas, de color verde grisáceo, con una porción tintada en rojo en los bordes de la punta. Los tallos a medida que maduran van quedando desprovistos de hojas, adquieren una tonalidad castaña y cierto grosor.

Periodo de floración: Hacia finales de verano o inicio de la primavera.

Flor: Produce largos tallos florales que se ramifican y destacan por encima del follaje, mostrando una buena reunión de pequeñas flores pilosas de color amarillo anaranjado.

Situación: Admite el pleno sol en todos los periodos del año, pero en regiones de veranos rigurosos es preferible situarla en una zona sombreada para no exponer a la planta a posibles quemaduras. Semi-sombra es una posición ideal para todas las estaciones.


Riego: Regar de manera abundante y en profundidad en épocas de calor y dejar que el sustrato se seque para regar nuevamente. En invierno regar de tanto en tanto, sólo para mantener el sustrato levemente húmedo.

Cuidados especiales: No se debe mojar la parte aérea, el agua queda retenida entre el tupido pelillo y lo pudre. Si se cultiva en el exterior es conveniente protegerla del frío invernal y la lluvia desmedida.

Singularidad: Es frecuente que las hojas que se desprenden de la planta y caen en el terreno formen nuevas plantas.

Abono: Entre la primavera y verano está en su periodo de pleno desarrollo y hay que abonarla con un fertilizante líquido para cactus, diluido en el agua de riego. Esta operación se realiza cada tres semanas pero sin abusar del abonado.

Curiosidades: Tanto los tallos, hojas y flores están cubiertas por una espesa capa vellosa de color grisáceo, esto le concede un rasgo aterciopelado muy característico y realmente vistoso.

Reproducción: Para hacerse con nuevas plantas se puede utilizar tanto esquejes de tallo como de hoja. Tras tomar los esquejes hay que dejar que cicatricen durante unos días y luego plantarlos en un sustrato arenoso. La propagación es fácil y viable a lo largo de todo el año, manteniendo los esquejes en un lugar con calor y regándolos escasamente.

Vía: http://plantayflor.blogspot.com.es/
Autor: Carmen Pereira

lunes, 5 de enero de 2015

PLANTAS CON FLORES EN INVIERNO


Planta arbustos de hoja perenne, que tengan flores durante los meses de invierno, y conseguirás un gran colorido en el jardín en los meses más tristes del año.

Combina arbustos de hoja perenne con flores de invierno con otras plantas perennes y caducas para dar color a las zonas más sombrías el jardín.

¿Dónde plantarlas?

Donde viven mejor es en lugares soleados y protegidos. Muchas sólo aguantan el verano si tienen un poco de sombra. Procura ponerlas en un lugar que se vea desde la casa, si es posible frente a una pared.


Pon arbustos altos o árboles como, por ejemplo, coníferas, como telón de fondo a las plantas y arbustos pequeños y bajos.

Plantas con hojas lustrosas y flores brillantes como la mahonia, se pueden utilizar como punto central del grupo.

Incluye en el grupo algún arbusto aromático, como la Daphne odora, que también le dara color.

Ten en cuenta el tamaño y la textura de las hojas al crear un grupo de arbustos, por ejemplo, planta una Skimmia japonica de hojas verde oscuro y flores rojo brillante.

El color azul verdoso pálido del follaje de plantas como el Teucrium fruticans contrasta muy bien con plantas de follaje verde oscuro.

Los lirios son una gran familia de bulbos y rizomas que proporcionan color desde finales de otoño hasta el verano.

Los durillos, (Viburnum tinus) emite durante todo el invierno unos capullos rosados y unas flores blancas de larga duración y de gran tamaño.

Vía: http://www.tuinen.es
Autor: Héctor Hernández

jueves, 1 de enero de 2015

CRASSULA ARGENTEA


Nombre botánico: Crassula argentea

Otros nombres: Crassula ovata

Nombre común: Árbol de jade - Crásula ovata

Familia: Crasulaceae

Origen: Sudáfrica

Cualidad: La cualidad principal de esta Crásula es su robustez, es capaz de soportar veranos muy calurosos y heladas moderadas.

Descripción: Este arbusto suculento de condición perenne, puede alcanzar los 2 m. de altura, aunque generalmente se mantiene en una medida más reducida, sobre todo cuando se cultiva en maceta. Produce hojas gruesas, carnosas y redondeadas de color verde con un brillo casi metálico, en ocasiones los márgenes se tornan rojizos cuando se expone al sol directo. La mata joven tiene los tallos de color verdoso que se vuelven marrones con la edad. Con el tiempo las hojas se establecen en la copa de la planta quedando la parte baja despojada.

Acomodar: Se ajusta de igual manera a una maceta o a su cultivo en suelo.

Periodo de floración: Su ciclo de floración es realmente largo, de modo natural lo hace al final del invierno, aunque bajo las condiciones necesarias puede producir flores todo el año, si bien en cantidades más limitadas.

Flor: Las flores tienen su forma de estrella, son de color blanco-rosáceo y se reúnen en pequeños racimos que surgen de manera profusa.


Situación: Requiere un emplazamiento altamente luminoso, mejor soleado en todos los periodos del año.

Singularidad: En interior le cuesta prosperar pero lo hará de forma más pausada, en esta situación hay que disponerla en una zona bien iluminada. Es raro que florezca en interior sino se le ofrece una cuota diaria de sol.

Riego: En verano se riega cuando sea evidente que el sustrato está seco, el resto del año de forma escasa o con privación absoluta. Sus rollizos troncos y las hojas suculentas acumulan agua en su interior que utilizan en periodos de sequía severa. Regar en exceso hace que las hojas se caigan y que la base de la mata se pudra.

Poda: Se efectúa sobre ejemplares grandes con el fin de estimular el crecimiento del tronco principal y hacerlo más vigoroso. En unas cuantas semanas surgen los nuevos brotes alrededor de los callos establecidos por los tallos podados.

Cuidados especiales: Es una especie nada problemática y no presenta ninguna exigencia; tolera descuidos realmente considerables que otras plantas serían incapaces de soportar.


Abono: Al Árbol de Jade no le conviene alimentarla demasiado, es preferible hacerlo de manera escasa y una sola vez al mes. Con eso será suficiente y únicamente en el periodo de crecimiento más activo, el resto del tiempo es mejor dejarla descansar.

Curiosidades: Es perfecta para la formación de bonsáis. En esta disciplina se obtiene ejemplares enormemente hermosos.

Reproducción: Se propaga con sencillez mediante esquejes de tallo o bien de hoja. El corte de los esquejes hay que dejarlo secar durante unos días antes de plantarlos en una mezcla arenosa. Las planas que crecen en terreno suelen auto-propagarse mediante las hojas que se desprenden y caen al suelo.

Variedades: Crassula ovata 'Variegata' Forma de hojas jaspeadas que se combinan con tonos verde claro y amarillo pálido o cremoso. Ésta es mucho más vistosa y lenta en su crecimiento que la planta tipo, además necesita de ubicaciones rebosantes de luz.

Vía: http://plantayflor.blogspot.com.es/
Autor: Carmen Pereira

FELIZ AÑO


Que la lluvia de la paz, la esperanza, la felicidad y el amor te pille con el paraguas roto y salpique a todos los que están a tu alrededor.

¡Feliz Año! para tod@s nuestr@s amig@s del blog.