jueves, 18 de junio de 2015

DISCHIDIA RUSCIFOLIA


Nombre común: Millones de corazones (Millions Hearts)

Se trata de una planta no demasiado conocida en su aspecto ornamental. Se ajusta bien a las condiciones de interior como planta decorativa colgante. Pertenece a la familia de las Asclepiadaceae.

En su habitat natural de Filipinas su existencia es el de una planta epífita, es decir, vive en las ramas y troncos de los árboles, pero fuera de su ambiente se le asienta en contenedores sin inconvenientes.

Muestra toda su belleza en una maceta colgante donde despliega sus delgados tallos que son capaces de alcanzar más de 3 metros de longitud, medida que la llevará algo de tiempo debido a que no es una planta de crecimiento demasiado activo.

Las pequeñas hojas de peciolo corto surgen opuestas, son acorazonadas, rígidas, lisas y suculentas, d tacto ligeramente áspero y de color verde oscuro que varia en función de la intensidad de luz que reciba; las  plantas expuestas a la luz solar directa muestran un follaje rojizo.

Existe una forma con las hojas variegadas de extraordinaria belleza.

La floración aparece en verano, se compone de flores tremendamente pequeñas de color blanco con 5 pétalos puntiagudos, éstas emergen de los entrenudos y permanecen en la planta durante un largo periodo. Las flores aparecen incluso en las plantas jóvenes.

Los riegos se deben acomodar a las condiciones del clima reinante, así en periodos de calor conviene regar el sustrato más a menudo y en profundidad, además de humedecer regularmente el follaje que contribuye a que las hojas se mantengan con un intenso color verde.

En el caso de que la planta se encuentre en el exterior hay que buscarle un lugar protegido ante la llegada del frío, ya que esta planta tiene poca tolerancia a las bajas temperaturas y le perjudica cuando son inferiores a 12º C.


Lo mejor es emplazarla en interior durante el invierno y llevarla de nuevo al exterior cuando acabe la estación fría.

Los tallos cuando se rompen o son cortados exudan una savia lechosa, las personas con piel sensible deben evitar su contacto.

En la época de crecimiento activo hay que alimentarla regularmente con un poco de fertilizante líquido diluido en el agua de riego.

Cada tres semanas es una pauta aceptable para abonar el sustrato, agradece asimismo el abonado foliar. A partir del otoño se va reduciendo el abonado para dejar de hacerlo totalmente en invierno.

No es una planta demasiado exigente en cuanto a cuidados se refiere, bastará con una buena iluminación, humedad ambiental y un sustrato ligero con buen drenaje.

La forma más cómoda de multiplicarla es mediante a división de la mata, aunque a través de esquejes tampoco resulta demasiado complicado.

Los esquejes se pueden tomar en cualquier periodo cálido, se plantan y mantienen abrigados hasta que enraícen.

Vía: http://plantayflor.blogspot.com.es/
Autor: Carmen Pereira


No hay comentarios: