jueves, 25 de junio de 2015

LAVANDULA STOECHAS


Nombre común: Cantueso - Tomillo borriquero - Romero de piedra

El Cantueso, también llamdo tomillo borriquero, es una planta tan perfumada como el espiliego, pero de flores más decorativas. Es una de las plantas aromáticas más valorada por su perfume y a la que se dedica extensísimos terrenos para destinarla a la industria de la perfumería.

En jardinería, a su aroma hay que añadir su potencial decorativo; es apta para crear borduras, rocallas, macizos o macetas, y se coloca en lugares de paso paraque al rozarla despida su fascinante aroma. Es oriunda de diversos países de la cuenca mediterránea y pertenece a la familia de las Lamiaceae.

Se trata de una planta rústica, muy poco exigente, que necesita de suelos o sustratos bien drenados ya que no tolera los encharcamientos, para ello es mejor aportar a la mezcla una buena arena de río.

Conforma un arbusto muy ramificado y erecto, de denso follaje de carácter perenne y que alcanza entre 40 y 70 cm. de altura. Los tallos están revestidos de hojas delgadas de color verde grisáceo, cubiertas de una fina pelusilla sedosa.

Se desarrolla bien en suelos pobres de climas cálidos y secos, aunque una vez establecida resite heladas suaves.

Las diminutas flores están apiñadas en densas espigas terminales que están rematadas por un penacho de brácteas de color rosado, violeta o púrpura, según la variedad.


El emplazamiento ha de ser forzosamente de pleno sol, esta planta si no recibe cada día sol directo al menos durante cuatro horas no florecerá.

Cuanto mayor sea el tamaño del tiesto o contenedor, mejor será su desarrollo y menos problemas dará controlar el riego. Sus hojas pueden ser utilizadas como condimento culinario y sus flores secas se pueden meter en saquitos de tela que sirven como ambientadores en armarios y cajones.

Aunque es una planta con pocas necesidades de abono, si se cultiva en una maceta un aporte quincenal durante el periodo de floración con un fertilizante líquido para plantas aromáticas diluido en el agua de riego garantiza un exitoso florecimiento.

Las espigas ya secas quitan mucho vigor al resto de la planta, por eso es mejor ir eliminándolas. Tras la floración hay que podarla, los tallos descartados se pueden utilizar para multiplicarla.

La propagación se puede realizar por esquejes de punta de las ramas en primavera o por esquejes semiduras en otoño. También es posible la reproducción por semillas, que necesitan ser sometidas a estratificación antes de sembrarlas.

Vía: http://plantayflor.blogspot.com.es/
Autor: Carmen Pereira

No hay comentarios: