jueves, 30 de julio de 2015

CUIDADOS DE LA ACALIFA


La acalifa es una preciosa planta de interior que pertenece a la familia de las Euphorbiaceas, al género Acalypha, el cual está formado por más de 500 especies de plantas tropicales que se utilizan como plantas de interior. Se la conoce también por otros nombres como felpilla, cola de zorro, cola de gato, ricinela, moco de pavo o manto de candela, aunque el más conocido es el de acalifa.

Es una planta de porte rastrero o colgante que tiene hojas de borde dentado, muy parecidas a las de las hortensias pero más pequeñas. Una de las cosas más bonitas de esta planta son las inflorescencias rojas que tienen en las hojas y que recuerdan a la cola de zorro, por eso también se le llama así. Se utiliza mucho como planta de interior y florece cuando llega el verano.

Cuidados más importantes

- Iluminación: es una planta que necesita estar en un lugar muy luminoso pero sin recibir directamente los rayos de sol. Una ventana es la mejor ubicación, pero apartándola en las horas de máximo sol.

- Temperaturas: el único requisito que tiene en este sentido es que nunca esté a temperaturas inferiores a los 15ºC.

- Suelo: el perfecto es el que lleva una mezcla a partes iguales de turba, mantillo y tierra de jardín.

- Trasplante: se puede hacer cuando ya se hayan perdido todas las inflorescencias.

- Riego: ha de ser frecuente durante todo el año para que siempre este húmeda, pero mucho cuidado durante el invierno para que no se encharque ya que consume el agua más lentamente.


- Abono: aplica un fertilizante mineral cada 15 días entre la primavera y el otoño. Importante que sea especial para plantas de interior.

- Poda: lo ideal es eliminar las flores marchitas tras la floración para que la planta ramifique mejor. Eso hará que al año siguiente salgan muchas más flores.

- Plagas y enfermedades: si está es un ambiente muy seco, habrá muchas posibilidades de que sufra el ataque de cochinillas o la araña roja.

- Multiplicación: es muy complicada para los que no son expertos, así que para principiantes lo mejor es comprar el ejemplar en una tienda especializada.

Vía: http://jardinplantas.com/
Autor: Marian Otero

lunes, 27 de julio de 2015

CUIDADOS DE LA PLANTA ESPADA DE FUEGO


La planta Vriesea, conocida popularmente como Espada de fuego", es una planta preciosa que está dedicada al botánico H. de Vriese. Pertenece a la familia de las Bromeliáceas, la cual tiene más de 100 especies, siendo casi todas ellas plantas herbáceas perennes. Otras especies mueren poco después de florecer, pero todas ellas tienen en común que son preciosas y muy llamativas.

Esta planta crece formando una roseta de hojas coriáceas que tiene forma acintada y arqueada. Del centro de la roceta surge una espiga que puede ser simple o ramificada en pequeñas flores. A nivel decorativo es una planta muy importante, ya que como puedes apreciar en las fotografías es realmente llamativa.

Cuidados más importantes

- Iluminación: debe estar en una zona de semi-sombra en la que reciba luz pero nunca los rayos del sol de forma directa.

- Temperatura: lo ideal es que esté a una temperatura mínima de 18ºC, incluso durante las noches. Si en el exterior no se puede cumplir eso, es mejor que las tengas en interior o en un invernadero ya que si pasa frío morirá.

- Riego: durante el invierno será suficiente con regar con una vaso de agua una vez a la semana. Cuando haga calor, que sean dos vasos por semana. Las hojas si es bueno que las pulverices de vez en cuando para que estén siempre húmedas.

- Suelo: debe ser una mezcla de tierra normal, tierra de brezo y arena con tierra de hojas, todo a partes iguales.


- Abono: debes abonar mensualmente añadiendo fertilizante orgánico al agua de riego.

- Plagas y enfermedades: esta planta es muy sensible al exceso de humedad y al de sol, asíq ue por ahí es por donde puede sufrir problemas.

- Multiplicación: se hace por separación y plantación de retoños, que son los que crecen en la base de la planta cuando muere. También se puede hacer por semillas pero es muy complicada, especialmente si no eres un profesional.

Vía: http://jardinplantas.com/
Autor: Marian Otero

jueves, 23 de julio de 2015

CULTIVO DE LA ROSA DE JERICÓ


La rosa de Jericó es una planta preciosa que pertenece a la familia de las Selagineláceas, que a su vez recibe el diminutivo de Selago. Las especies más pequeñas suelen confundirse con el musgo ya que son muy parecidas, y comprende más o menos unas 700 especies que se reparten por medio mundo. En España encontramos únicamente dos especies naturales pero son muy bonitas así que no importa que no haya más.

Es una planta que no suele superar los 60 centímetros de altura, así que es perfecta tanto para interiores como para exteriores. Los tallos pueden crecer erguidos o rastreros. La Rosa de Jericó es una de las especies más comunes, la cual tiene de nombre oficial Selaginella Lepidophylla.

Cuidados más importantes

- Iluminación: se desarrolla bien en cualquier lugar, pero le va mucho mejor si es una zona sombreada, especialmente durante el verano cuando el sol es más fuerte.

- Temperatura: no es recomendable que esté a temperaturas inferiores a 16ºC, y las calurosas muy extremas tampoco le van.

- Humedad: la necesita en un grado algo, así que si hace mucho calor conviene pulverizar las hoja a diario.

- Cultivo: se puede cultivar en macetas o terrarios, y es perfecta para decorar rocallas. Se puede plantar en cualquier momento del año, no hay ninguna época que sea mejor que otra para ello.


- Suelo: deberás procurarle un terreno rico en sustancias orgánicas y blandas. Lo ideal es que el compuesto lleve al menos turba y arena.

- Plagas y enfermedades: es una planta muy propensa a sufrir el ataque de pulgones, así que debes vigilarla con frecuencia para evitar que sea atacada.

- Multiplicación: se hace de forma muy sencilla, y lo mejor es hacerlo por división en mata, siempre durante la primavera.

Vía: http://jardinplantas.com/
Autor: Marian Otero

lunes, 20 de julio de 2015

CULTIVO Y CUIDADOS DE LA PLANTA JACOBINA


La jacobina es una planta que pertenece a la familia de las Acantáceas y que tiene unas 50 especies originarias de las zonas tropicales de América, llamándose todas ellas jacobina y un "apellido", como jacobina suberecta, jacobina trinctoria, jacobina spicigera o jacobina carnea. Aunque su origen sea lejano para nosotros, si tienes las condiciones ambientales necesarias podrás cultivarla sin problema.

Es una planta herbácea de porte erecto que puede llegar a tener forma de arbusto, con hojas opuestas que son enteras y de color verde oscuro, aunque en ocasiones tiene un ligero toque amarillo en alguna de sus partes. Sus flores son preciosas y tienen inflorescencias en forma de espiga y amarillas, naranjas, rojas o rosas. Según la especie que hayas cultivado florecerá en primavera o en invierno.

Lo que necesitas

- Iluminación: debe estar a pleno sol o en una zona lo más luminosa posible si están en el exterior. Si la tienes como planta de interior, debe estar también en un lugar muy iluminado pero en el que no reciba los rayos del sol de forma directa.

- Temperatura: el único requisito que tiene en este sentido es que no puede pasar frío ya que no lo resiste, así que en invierno fríos es mejor tenerlas en el interior en un lugar protegido pero sin calefacción.

- Suelo: el perfecto es aquel que sea una mezcla de mantillo de hojas, tierra de jardín y turba, todo a partes iguales. Añade un poco de abono orgánico en polvo.


- Riego: tiene que ser frecuente y abundante, especialmente en primavera y verano, para que la planta esté siempre húmeda. Fertiliza las hojas con agua sin cal de forma frecuente desde que termina la primavera hasta que empieza el otoño, pero ten cuidado de no pulverizar las hojas.

- Poda: debes hacerla cuando veas flores marchitas ya que allí la planta se volverá más fuerte y robusta.

- Abono: utiliza estiércol una vez en primavera y otra en otoño, y ademá un fertilizante mineral cada 15 días solo durante la primavera y el verano.

- Multiplicación: debes hacerla en otoño y siempre con esquejes herbáceos, los cuales plantarán en semilleros de arena y cubiertos de vidrio.

Vía: http://jardinplantas.com/
Autor: Marian Otero

jueves, 16 de julio de 2015

PLANTAS MUY DELICADAS


En realidad existe una amplia variedad de plantas que se pueden seleccionar para destinarlas en la decoración de interiores, pero no todas prosperarán si no se les ofrece un ambiente adecuado.

Algunas se encuentran entre las más bellas que se puedan elegir, aunque también son de las más delicadas. Plantas que gozan de unas espectaculares hojas como la Aphelandra, la Adiantum con sus gráciles frondes, los caprichosos dibujos de las Calatheas, el intenso color de la Chrysothemis, o el caprichoso colorido de la Caladium.

La mayoría son naturales de las selvas tropicales, donde la humedad ambiental es altísima siempre, cosa que en el interior de una vivienda no se da jamás.

No siempre es posible contar con un invernadero donde controlar la temperatura y la humedad, para que las plantas vivan en un espacio lo más parecido a su propio lugar de procedencia; aunque de proporcionarles una condiciones ideales dependerá que sobrevivan durante mucho tiempo.


Los ejemplares de tamaño reducido como: Pteris, Soleirolia, Nertera, Pellacea, Fitonia, Hypoestes, Selaginella, Fittonia, o Pellionia, se encontrarán como en casa si se cultivan en jardines de botella o terrarios, ya que necesitan una humedad muy elevada y en estos recipientes la pueden tener de forma constante.

Aquí se muestran algunas de las plantas que mayor quebraderos de cabeza pueden darnos a la hora de cultivarlas en una habitación si no reciben un buen aporte de humedad.

Un nivel de humedad elevado es fundamental para todas estas plantas, y una buena forma de cultivarlas en un espacio reducido es hacerse con un terrario para albergar dentro a las más delicadas. Esta medida es muy útil, mantendrá a las plantas en un entorno apropiado y a su vez contaremos con un pequeño vergel en el hogar.

Vía: http://plantayflor.blogspot.com.es/
Autor: Carmen Pereira

lunes, 13 de julio de 2015

PLANTAS Y MUDANZAS: CLAVES PARA SU TRASLADO


Hablamos de mudanzas y pensamos en muebles, enseres, pianos... ¿Y las plantas? Estos seres vivos son también susceptibles de ser trasladados.

Las plantas suelen ser un pequeño detalle que pasamos por alto al organizar una mudanza. Para transportar plantas, macetas o flores es necesaria una especial atención, pues son muy frágiles y fáciles de dañar.

Toma buena nota de los siguientes consejos para cuando tengas que organizar tu mudanza y tengas que mover macetas con plantas:

- Da prioridad a las plantas más sensibles. Es necesario tener en cuenta la fragilidad y el tamaño de las especies y dar una mayor protección a aquellas que lo necesiten.

- Disminuye el riego. Los días previos a la mudanza de conveniente reducir la cantidad de agua que tus plantas reciben. Con ello conseguiremos que se aclimaten al proceso de cambio pues recuerda que no sólo tú y los tuyas vais a "sufrir" cambios en vuestros hábitos de vida, las plantas también (distintos tipo de luz, grado de humedad, ubicación, orientación, etc.)

- Protegelas durante el traslado. Lo mejor es ubicarlas dentro de cajas de cartón con la parte superior totalmente abierta; es conveniente perforar las paredes para una mayor ventilación y revestirlas de gomaespuma para proteger de golpes la maceta.

- Después de la mudanza: riégalas inmediatamente. Una vez que ubiques tus plantas en tu nueva casa, ten por seguro que estarán deshidratadas y necesitarán agua para recuperarse. Intenta no cambiarlas de sitio en unos días.

Vía: http://mudanzascarlosrodriguez.com/
Autor: Sergio

jueves, 9 de julio de 2015

PLANTAS SALUDABLES



Maneras de mantener las plantas de interior saludables

Las plantas de interior que han formado una gran masa de raíces, ocupando totalmente el espacio del contenedor, tienden a secarse más rápidamente de lo normal. Lo mejor es realizar un cambio de recipiente con prontitud, pero mientras tanto, realizar riegos más regulares.

Eludir siempre la colocación de las plantas en sitios conflictivos, como cerca de un radiador, la chimenea, cerca del aire acondicionado, o próximas a fogones mientras se cocina.

Si se escoge combinar varios tipos de plantas en un mismo contendor, hay que asegurarse de que todas tienen unas necesidades similares, no todas las especies se llevan bien.

La luz se debe ajustar en lo posible a las necesidades del ejemplar, las plantas que requieren algo de sol se sentirán bien en una ventana con una orientación soleada. Las plantas de requerimientos sombreados son más fáciles de satisfacer.

Una neutralización de agua con un spray u otro dispositivo, proporcionará un poco de humedad extra tanto en los días calurosos de verano, como el aire seco del invierno debido a los dispositivos que producen calor.

Para progagar o trasplantar, no utilizar nunca un sustrato de mala calidad, restos de otras plantas o tomado del jardín, puede aportar hongos u otras enfermedades y trasmitirlas en el proceso.

Un simple examen de vez en cuando sobre los tallos y hojas nos puede advertir de la presencia de alguna plaga, si se localiza a tiempo, es más sencillo de eliminarla sin que afecte al ejemplar.

Una buena oportunidad para inspeccionar las platnas es el momento del riego, examinando ambos lados de las hojas y justo en el nacimiento de éstas. Ante el menor síntoma hay que actuar con prontitud.

Hay que pensar que cuando una planta de interior es atacada por alguna plaga, el problema puede propagarse rápidamente a otras plantas. Por eso la prevención es fundamental para mantener las plagas fuera de nuestras plantas.

No tratar a todas las plantas por igual, todas necesitas alimento, agua y luz solar para sobrevivir, pero cada especie tiene unas necesidades propias, conocerlas facilita nuestra labor y beneficia  a las plantas.


Las plantas que no reciben una suficiente cantidad de luz mostrarán un aspecto pálido, en lugar de un crecimiento verde y saludable, también se podrá observar que las nuevas hojas son más pequeñas de lo normal.

El polvo y la suciedad es malo para la salud de la planta, porque pueden atraer ácaros y otras plagas de insectos.

A la hora de comprar plantas es muy importante fijarse que tengan una apariencia saludable; las plantas sanas podrán protegerse de las plantas y enfermedades mucho mejor que las plantas débiles.

 Después de un tiempo, algunas plantas de interior tienden a crecer de forma desgarbada, por lo que las podas o al menos los recortes se hacen necesarios.

Un fertilizado regular mantiene un crecimiento saludable. Como regla general, la mayoría de las plantas de interior deben abonarse quincenalmente de marzo a septiembre, luego se debe permitir que descansen durante los meses fríos.

Vía: http://plantayflor.blogspot.com.es/
Autor: Carmen Pereira



lunes, 6 de julio de 2015

HIERBAS AROMÁTICAS EN EL HOGAR


Las hierbas son indispensables en el hogar, sobre todo en la cocina, ya que incluyen y proporcionan sabor y olor a la comida. Anímate y lánzate a cultivar algunas de estas hierbas.

El jardín de las hierbas

Las hierbas aromáticas / culinarias proporcionan un sabor extra a las comidas, mantienen los insectos plaga lejos y algunas ayudan contra las enfermedades y dol.encias. Incorpora algunas hierbas y dales una buena ubicación y agua de vez en cuando, por lo general no son muy exigentes.

Crea un plano para tu jardín de hierbas

Crear un plan quizá suena un poco raro, pero ciertamente no lo es. Identifica los lugares de tu jardín soleados y los de sombra. Observa esto por un tiempo, y decide qué hierbas deseas plantar y en que zona crecerán mejor.

¿Sol o sombra?

En el embalaje de las semillas o en la etiqueta de la planta se puede encontrar las necesidades de la planta, normalmente con iconos o palabras cortas. Pero, ¿qué significan estos términos en realidad?

Sol: la planta necesita al menos 6 horas de sol.
Semisombra: la planta tiene 3 horas de sol.
Sombra: la planta necesita plena sombra.


Hierbas en la sombra

Las hierbas aromáticas en general son conocidos por su amor al sol. ¿Pero qué pasa si tienes un jardín a la sombra? Afortunadamente, también hay hierbas que crecen bien en al sombra: el perejil, menta, perifolio romana, bálsamo y cebollino.

Hierbas de sol

Romero, albahaca, tomillo, orégano,... son algunas de las plantas que requieren por lo menos 6 horas de sol directo para crecer, de hecho cuanto más sol tengan, más aroma y sabor tienen.

Vía: http://www.tuinen.es/
Autor: Héctor Fernández

jueves, 2 de julio de 2015

PASIFLORA: FLOR DE LA PASIÓN


La pasiflora, conocida también como flor de la pasión y flor de la tranquilidad, es una planta trepadora con unas flores espectaculares y peculiares. Además, es una planta muy empleada en fitoterapia por sus cualidades relajantes.

Pertenece a la familia de las Passifloraceae y es de origen centro y sudamericano. Fue descubierta por los misioneros españoles y utilizada desde entonces por sus propiedades medicinales.

La flor de la pasión es una planta perenne, con tallos trepadores que pueden alcanzar los nueve metros de longiutd y que se agarran mediante zarcillos, con hojas de color verdee oscuro tribuladas. Sus flores crecen de manera solitaria, de 8 a 9 centímetros de diámetro y colores que van del blanco al malva.

Su corola recordó a los misioneros la corona de espinas de cristo, además de contar con tres estilos, que coinciden con el número de clavos con los que Cristo fue clavado en la cruz. De ahí el origen de su nombre.

Produce frutos comestibles, del tamaño de un huevo, llenos de semillas y ácidos.

No necesita demasiados riegos, bastando con uno o dos a la semana y prefiere climas templados.


En cuanto a las plagas, hay que tener cuidado con algunas mariposas, como la Acraea acara o la Agraulis vanillas, pues sus larvas se alimentan de sus hojas. También puede afectarle la Araña roja.

En cuanto a sus propiedades medicinales, se trata de una planta con efectos sedantes, que controla el nerviosismo y ayuda a conciliar el sueño. Además ayuda a calmar los dolores producidos por la migraña y es beneficiosa para el sistema circulatorio.

Vía: http://www.plantasyjardines.es/
Autor: Maika