jueves, 9 de julio de 2015

PLANTAS SALUDABLES



Maneras de mantener las plantas de interior saludables

Las plantas de interior que han formado una gran masa de raíces, ocupando totalmente el espacio del contenedor, tienden a secarse más rápidamente de lo normal. Lo mejor es realizar un cambio de recipiente con prontitud, pero mientras tanto, realizar riegos más regulares.

Eludir siempre la colocación de las plantas en sitios conflictivos, como cerca de un radiador, la chimenea, cerca del aire acondicionado, o próximas a fogones mientras se cocina.

Si se escoge combinar varios tipos de plantas en un mismo contendor, hay que asegurarse de que todas tienen unas necesidades similares, no todas las especies se llevan bien.

La luz se debe ajustar en lo posible a las necesidades del ejemplar, las plantas que requieren algo de sol se sentirán bien en una ventana con una orientación soleada. Las plantas de requerimientos sombreados son más fáciles de satisfacer.

Una neutralización de agua con un spray u otro dispositivo, proporcionará un poco de humedad extra tanto en los días calurosos de verano, como el aire seco del invierno debido a los dispositivos que producen calor.

Para progagar o trasplantar, no utilizar nunca un sustrato de mala calidad, restos de otras plantas o tomado del jardín, puede aportar hongos u otras enfermedades y trasmitirlas en el proceso.

Un simple examen de vez en cuando sobre los tallos y hojas nos puede advertir de la presencia de alguna plaga, si se localiza a tiempo, es más sencillo de eliminarla sin que afecte al ejemplar.

Una buena oportunidad para inspeccionar las platnas es el momento del riego, examinando ambos lados de las hojas y justo en el nacimiento de éstas. Ante el menor síntoma hay que actuar con prontitud.

Hay que pensar que cuando una planta de interior es atacada por alguna plaga, el problema puede propagarse rápidamente a otras plantas. Por eso la prevención es fundamental para mantener las plagas fuera de nuestras plantas.

No tratar a todas las plantas por igual, todas necesitas alimento, agua y luz solar para sobrevivir, pero cada especie tiene unas necesidades propias, conocerlas facilita nuestra labor y beneficia  a las plantas.


Las plantas que no reciben una suficiente cantidad de luz mostrarán un aspecto pálido, en lugar de un crecimiento verde y saludable, también se podrá observar que las nuevas hojas son más pequeñas de lo normal.

El polvo y la suciedad es malo para la salud de la planta, porque pueden atraer ácaros y otras plagas de insectos.

A la hora de comprar plantas es muy importante fijarse que tengan una apariencia saludable; las plantas sanas podrán protegerse de las plantas y enfermedades mucho mejor que las plantas débiles.

 Después de un tiempo, algunas plantas de interior tienden a crecer de forma desgarbada, por lo que las podas o al menos los recortes se hacen necesarios.

Un fertilizado regular mantiene un crecimiento saludable. Como regla general, la mayoría de las plantas de interior deben abonarse quincenalmente de marzo a septiembre, luego se debe permitir que descansen durante los meses fríos.

Vía: http://plantayflor.blogspot.com.es/
Autor: Carmen Pereira



No hay comentarios: