jueves, 31 de diciembre de 2015

CULTIVO Y CUIDADOS DE LA SIEMPREVIVA


La siempreviva, también llamada planta inmortal, flor de paja o flor de papel, es una planta de la familia de las Asteraceae que tiene su origen en Australia pero que puede cultivarse prácticamente en cualquier lugar del mundo. Es una planta herbácea que puede ser anual o bienal y que, según su variedad, alcanza entre 30 y 80 centímetros de altura, con lo que es perfecta para interiores.

Sus hojas se van alternando entre lineares y lanceoladas, mientras que sus flores están formadas por varias brácteas coriáceas en colores muy brillantes que son un mezcla de amarillo, rosa, rojo y blanco. Su periodo de floración es muy largo, lo que hace que sea muy interesante tanto para exteriores como interiores. Además, sus flores son perfectas también para su posterior corte y secado.

Sus cuidados

- Iluminación: tiene que estar a pleno sol durante varias horas al día. Si la tienes en el interior, que sea en la ventana más soleada para que pueda desarrollarse correctamente.

- Temperatura: la siempreviva es muy resistente a las altas temperaturas veraniegas, pero no lo es tanto a las más bajas en invierno. Si vives en una zona donde se dan heladas, durante esa época necesitará estar en el interior de la vivienda o en un invernadero.

- Riego: debe ser frecuente, más o menos cada 2-3 días pero en poca cantidad. La planta tiene que estar siempre húmeda pero no encharcada.

- Suelo: la única necesidad específica que tiene en este sentido es que tiene que tener un drenaje muy bueno.


- Poda: ve eliminando las flores marchitas para que la floración sea más duradera.

- Enfermedades: la que más le puede afectar es la que produce el hongo Mildiu.

- Multiplicación: suele hacerse por división de macollas en primavera u otoño, y si es por semillas deberá ser en invierno-primavera.

- Germinación: necesita de 10 a 20 días a 18ºC.

Vía: http://jardinplantas.com/
Autor: Marian Otero

Aprovechamos que es el último artículo del año 2015 para desear una feliz salida y entrada de año a tod@s l@s que perdéis un poco de vuestro tiempo en leer este blog.

¡Nos leemos el año que viene!


lunes, 28 de diciembre de 2015

USO DE FLORES LIOFILIZADAS


El secado por congelación de flores, es una técnica muy conocida y recibe otro nombre en el ámbito de los profesionales del arte floral: flores liofilizadas. Es un método ideal para la preservación de las flores. El color original, la forma y el tamaño se mantiene, manteniendo el aspecto natural de la flor, a diferencia de otros métodos tales como el prensado de flores.

¿Se mantiene el aroma?

No, es lo único que se pierde casi totalmente, ya que el secado por congelación de flores se lleva a cabo mediante la eliminación de vapor de agua de las flores, congelando luego mediante el uso de una máquina liofilizadora, donde trabaja una bomba de vacío. El método de liofilización ha estado en uso durante más de 70 años, aunque últimamente ha sido retomado con más impetu de la mano de tecnologías que aceleran y perfeccionan el proceso.

¿Es posible hacer el proceso de forma casera?

Sí, pero es necesario comprar un equipo liofilizador, ya que en un frigorífico de casa, no van a funcionar. Pequeñas máquinas secadoras de congelación, adecuadas para uso en el hogar, están disponibles a partir de algunos proveedores industriales de equipos de liofilización.


¿Para qué se usan las flores liofilizadas?

Su principal uso es a nivel ornamental y de decoración de interiores. Pero últimamente su uso es muy requerido por las novias, para hacer su ramo, con el fin de que éste se conserve siempre como estuvo "ese" día tan especial.

Vía: http://blogjardineria.com/
Autor: Escarlata

viernes, 25 de diciembre de 2015

FELIZ NAVIDAD


Honraré la Navidad en mi corazón y procuraré conservarla durante todo el año. (Charles Dickens)

¡Feliz Navidad! para tod@s vosotr@s que perdéis un ratito de vuestro día a día para leer nuestras publicaciones.

jueves, 24 de diciembre de 2015

¿PLANTAR EN INVIERNO O PRIMAVERA?


Por lo general los árboles y arbustos se plantan durante su época de reposo, es decir, durante el invierno. Por lo general estas plantas vienen en cepellón o a raíz desnuda. Si vienen en contenedor se pueden cultivar durante todo el año siempre atendiendo desde un principio al riego, ya que son más vulnerables a la falta de riego durante su primer año. Si son a raíz desnuda, se deberá plantar sólo durante el invierno evitando el período de heladas, por lo que podrá retrasar la plantación hasta finales de invierno o inicio de primavera.

En cuanto a las plantas de flores de temporada nos tendremos que fijar si son plantas de floración invernal o estival. Las plantas de floración invernal, se cultivarán desde otoño hasta el invierno, como las violetas, pensamientos, prímulas, margaritas de los prados... mientras que las plantas estivales (petunias, tagetes o agerantos) se plantarán directamente en priamavera, una vez que el frío se haya ido.

De igual manera, si quieres sembrar césped, te recomendamos hacerlo entre los meses de marzo y abril, durante la época de mayor crecimiento para las plantas.

Vía: http://www.tuinen.es/
Autor: Héctor Fernández

lunes, 21 de diciembre de 2015

CÓMO RECORTAR SETOS


Si tienes setos en tu jardín y no quieres pagar a un jardinero para que te los recorte cuando corresponde, tendrás que aprender algunos conceptos básicos para hacerlo tu mismo. Es imprescindible que los recortes por que es la única manera de poder tener una bonita estética y que además puedas sanearlos para que tengan una vida saludable.

Además también resulta imprescindible que des las formas deseadas al seto cuando éste aún es joven. Antes de nada tienes que saber que no deberás recortar el seto hasta que no haya alcanzado la altura deseada, y una vez que lo haya hecho podrás recortarlo por dónde te gusta y cómo prefieras hacerlo. Además los demás brotes tendrás que cortarlos por la mitad para evitar huevos en las paredes inferiores, un truco es cortar el seco en forma trapezoidal porque de lo contrario la parte inferior recibirá muy poca luz.

Mantenimiento y poda 

El mantenimiento del seto tendrá que ser regular para mantenerlo en buenas condiciones, así mismo tendrás que ir recortando las partes del seto según sean tus gustos para que siempre mantenga la misma forma. Tendrás que averiguar qué clase de seto tienes en tu jardín para poder saber exactamente cuándo es más recomendable la poda en su caso y así asegurarte que lo haces correctamente.

Por ejemplo los arbustos perennes o de aguja los puedes podar en primavera o en otoño, en cambio los arbustos que florecen en verano deben ser podados en invierno y a primeros de agosto.


Setos formales y setos informales

Una idea también es diferenciar los setos formales de los setos informales porque tendrán una poda distinta, por eso también deberás saber cuál es el que tienes en tu jardín. Por ejemplo los setos formales son los más frecuentes en los hogares y lo habitual es recortarlos a menudo para poder mantener la forma deseada.

También podrás encontrar los setos informales llamados así porque son los que crecen libres e incluso llegan a florecer dotando así al jardín de bonitos colores gracias a sus flores. Este tipo de setos necesitan poca poda porque con un corte al año sería más que suficiente, aunque dependiendo del tipo de seto podría pasar un año entero sin necesidad de recortarlo.

Aunque los setos formales son los que más podrás ver en los jardines, los setos informales son los más recomendables porque tienen un menor mantenimiento e incluso pueden ser mucho más bellos gracias a su época de floración.

Vía: http://jardinplantas.com/
Autor: Mª José Roldán

jueves, 17 de diciembre de 2015

CONSEJOS PARA ESCOJER EL ABETO DE NAVIDAD


Seguro que casi todos vosotros tenéis ya vuestra decoración navideña puesta, incluido el alegre árbol. Para los rezagados, si embargo, o quienes estén esperando a tener vacaciones para dedicarse a ello, os traemos algunos consejos para escojer un abeto natural.

Antes de hablar de cómo hemos de escogerlo, tenemos que pensar unos momentos en sus cuidados, al menos en lo más básico. Da igual que queramos tener el abeto en el jardín o en el interior de casa; las normas serán las mismas. La maceta en la que lo vayamos a colocar debe tener la anchura suficiente como para que pueda expandir sus raíces, y es recomendable que lo plantemos en una mezcla de arena y turba. Al igual que sucede con el resto de plantas durante el invierno, si va a estar dentro de casa no debe estar expuesto a fuentes de calor constantes.


¿Qué variedades debemos escoger?

Algunos tipos de abeto no son especialmente recomendables para nuestro jardín, teniendo en cuanta sus particularidades y lo dificultoso de sus cuidados. El pinsapo o el abeto blanco pueden ser fáciles de encontrar, incluso sin tener que acudir a una tienda especializada (el primero crece en Cádiz y Málaga, y el segundo en los Pirineos). Pero no sólo se trata de árboles que exigen un tratamiento muy especial, sino que además son especies protegidas en la actualidad. Lo mejor es elegir un abeto rojo, un abeto del Cáucaso o de Normandia. Todos ellos se comercializan normalmente (no es difícil verlos en jardines públicos, por ejemplo muy resistentes que no tendrán problema en adaptarse a cualquier clima.

Una vez trascurrida la Navidad, como sucede con las flores de Pascua o nandinas, no tenemos por qué ir corriendo a deshacernos de nuestro abeto. Nos debemos plantear el mantenerlo en el jardín, incluso replantándolo junto a otros o en un lugar a la sombra donde pueda acompañarnos durante muchos meses más.

Vía: http://www.blogjardineria.com/
Autor: Mariela

lunes, 14 de diciembre de 2015

ELÉBOROS EN NAVIDAD


Estas pequeñas y frioleras plantas se atreven a florecer en invierno, su época de floración, incluso aunque este todo nevado son capaces de emitir sus flores a través de la nieve ofreciendo sin lugar a dudas un fuerte contraste con la nieve.

Estas plantas de origen Europeo son perfectas para jardines situados en climas fríos, aunque también funcionan en cualquier otro tipo de clima. Sus hojas se desarrollan pasado el verano y se mantienen verdes hasta la primavera, pasando el verano en rizomas bajo tierra. Requieren suelos húmedos y bien abonados, y se pueden cultivar en maceta, dando en invierno su floración en gran variedad de colores.


Existen varias especies que podemos encontrar en jardinería, algunas de las más comunes son: Helleborus niger (Eléboro negro, Rosa de Navidad), Helleborus foetidus (Heléboro fétido, hierba de los ballesteros), Helleborus lividus (Eléboro blanco, hierba llavera), Helleborus orientalis. Todas ellas tóxicas si se ingieren, así que cuidado si se tienen niños o mascotas que se coman las plantas.

Como parte positiva, s que son plantas muy resistentes, tanto a las heladas, como a las plagas, además de poseer una de las flores más llamativas durante el invierno.

Además del eléboro puedes encontrar otras plantas para hacer una buena combinación como: Campanillas de invierno (Galanthus nivalis), Primaveras (Primula acaulis), Eranthis hyemalis, Anemone blanda o Scilia. 

Vía: www.tuinen.es
Autor: Héctor Hernández

jueves, 10 de diciembre de 2015

COL ORNAMENTAL


Una de las plantas que mejor resiste a estos meses de invierno y que podemos cultivar tranquilamente en nuestro jardín pese a las bajas temperaturas es la Col ornamental o Col de jardín.

Su nombre científico es Brassica oleracea y es originaria de las regiones mediterráneas y de ciertas zonas de Asia.

Sus grandes hojas rizadas, se envuelven formando una especie de roseta o repollo que llega alcanzar los 30 centímetros de diámetro por unos 20 o 25 de altura.

Su principal característica es la tonalidad que alcanzan al desarrollarse y cuando comienza el frío, ya que con las bajas temperaturas las hojas se tiñen de tonos color púrpura, rojizo, rosa e incluso amarillo o blanco en la parte del cogollo.

Pertenecen a la familia de la col, el brócoli, el repollo..., la diferencia radica en el sabor, ya que la col ornamental es mucho más amarga. Este hecho, unido a la vistosidad de la planta, hace que se utilicen básicamente como ornamento.



Son plantas anuales, que conviene plantar a finales de primavera o durante el verano, y que alcanzan su madurez en invierno. Durante la siguiente primavera se espigan y del centro brotan vástagos cargados de pequeñas florecillas amarillas y púrpuras donde se encuentra la simiente. Ésta se puede recoger para volver a sembrarla y obtener nuevas plantas.

La col de jardín es muy llamativa. Necesita abundante agua y mucho sol, aunque puede criarse en interiores, siempre alejada de calefacciones y fuentes de calor. Agradece los suelos calizos y es bueno abonarla un mes después de la plantación, para que crezca fuerte y resistente. Aguanta bajas temperaturas, incluso por debajo de los 0 grados.

Suele verse atacada por los pulgones, caracoles, gusanos y orugas, así que hay que estar atentos para atajar el problema si es que surge.

Vía: http://www.plantasyjardines.es/
Autor: Maika

lunes, 7 de diciembre de 2015

LOS CUIDADOS DE LA POINSETTIA COMO PLANTA DE INTERIOR


La Poinsettia se suele comprar entre la última semana de noviembre y tercera semana de diciembre, justo antes de la festividad de Navidad. Es una planta que se compra tanto para regalo como para disfrute propio. Se presentan en muchas modalidades, que van desde pequeñas plantas uniflora hasta arbolitos muy ramificados, aunque los tamaños más comerciales son los de maceta de 12 a 16 centímetros de diámetro con más o  menos ramas, terminando cada una de ellas en una inflorescencia rodeada de brácteas de color, normalmente rojo aunque cada año se comercializan más otro colores como el blanco, rosa, naranaja o jaspeados, también llamados colores fantasía.

Como planta de interior estará dentro del hogar. Debemos de tener el cuidado de colocarla cerca de una buena fuente de luz (zona de ventanas), así como evitar exponerla a fuentes directas de calefacción (radiadores). Ojo, los equipos de calefacción generan corrientes de aire caliente y seco que puede dañar su follaje.

Su riego debe de ser moderado y siempre dirigido directamente a la maceta, evitando mojar sus brácteas y flores. Esto sólo es una medida preventiva para evitar posibles daños innecesarios. Si optamos por poner un plato bajo la maceta para evitar el manchado del mueble, debemos de retirar el agua sobrante tras cada riego para evitar un encharcamiento y pudrición de sus raíces.

Un buen consejo es regarla en la pila de la cocina o en el baño, dejando escurrir el agua sobrante del sustrato. Si se puede regar por inmersión mejor y si además es con agua de lluvia o de grifo reposada durante 24 horas mucho mejor. Cuando utilicemos agua potable, es recomendable tenerla en un recipiente durante un día o más de reposo. En este tiempo se habrá evaporado todo el clor que se le aplica para su potabilización y que tanto perjudica al sistema radicular de las plantas en general.

En cuanto al abonado, será de modalidad de mantenimiento, con un equilibrio 1-1-1 y a las dosis más bajas recomendadas por el fabricante durante el invierno.

Conforme pasen los días, podremos ir retirando aquellas hojas que presenten síntomas de marchitamiento. Estas hojas deben de desprenderse con facilidad. Si tiramos de ellas y les cuesta soltarse del tallo, es mejor dejarlas hasta que prácticamente se caigan por sí solas.


Su floración está vinculada con el fotoperiodo, proceso por el que regula sus funciones biológicas de floración y crecmiento. En este caso, la Poinsettia florece cuando la noche es más larga que el día. Por lo tanto, cuando los días empeicen a ser mucho más largos y las temperaturas más cálidas, ya la podemos sacar al exterior o plantar directamente en el jardín.

Este será también el momento de podarla y tratarla a partir de entonces como una planta de exterior. La poda se realiza con tijeras, eliminando sus zonas florales y cortando las ramas a unos 4 ó 7 centímetros del tallo, siempre sobre un centímetro por encima de una hoja o yema. Si esta yema está orientada hacia el exterior de la planta, mucho mejor ya que tras su brotación, la nueva rama crecerá mejor que si lo hace hacia el interior.

La planta comenzará su brotación como una planta arbustiva y lo hará así durante toda la primavera, verano y principios de otoño. A partir del mes de octubre, con los días ya más cortos, paralizará su desarrollo vegetativo y comenzará su inducción floral.

Vía: http://www.floresyplantas.net/

jueves, 3 de diciembre de 2015

BASTÓN DE EMPERADOR O ANTORCHA ROJA


Su nombre científico es Etlingera elatior, aunque también se la conoce como jengibre de antorcha, y pertenece a la familia de las zingiberáceas.

Es una planta tropical, exótica y exhuberante, originaria de Indonesia y China.

Se trata de una planta perenne y rizomatosa, que como ya hemos comentado otras veces, son plantas que crecen de una especie de tallo subterráneo, en el que almacenan el agua y los nutrientes.

Sus tallos exteriores son altos y fuertes, de hasta 5 metros de altura, del que brotan hojas lanceoladas que pueden medir, como mucho, unos 70 u 80 centímetros, por 15 de ancho.

En primavera, una eflorescencia de brácteas rojas y cerosas y forma de cono, envuelve a un racimo de florecillas roja. El conjunto es una especie de pirámide floral de gran belleza, de unos 20 cm. de diámetro.


La planta es de carácter ornamental, y se suele utilizar en jardines o parques, al aire libre.

Necesita climas templados y relativamente húmedos, con mucha luz. Los riegos, una o dos veces por semana, dejando que se seque el terreno de vez en vez.

Se multiplica por semillas o división de rizoma.

Suelen ser atacadas por los hongos, por lo que conviene utilizar algún tratamiento preventivo durante la primavera, al igual que algún fertilizante rico en potasio para favorecer la floración.

Vía: http://www.plantasyjardines.es/
Autor: Maika