jueves, 10 de diciembre de 2015

COL ORNAMENTAL


Una de las plantas que mejor resiste a estos meses de invierno y que podemos cultivar tranquilamente en nuestro jardín pese a las bajas temperaturas es la Col ornamental o Col de jardín.

Su nombre científico es Brassica oleracea y es originaria de las regiones mediterráneas y de ciertas zonas de Asia.

Sus grandes hojas rizadas, se envuelven formando una especie de roseta o repollo que llega alcanzar los 30 centímetros de diámetro por unos 20 o 25 de altura.

Su principal característica es la tonalidad que alcanzan al desarrollarse y cuando comienza el frío, ya que con las bajas temperaturas las hojas se tiñen de tonos color púrpura, rojizo, rosa e incluso amarillo o blanco en la parte del cogollo.

Pertenecen a la familia de la col, el brócoli, el repollo..., la diferencia radica en el sabor, ya que la col ornamental es mucho más amarga. Este hecho, unido a la vistosidad de la planta, hace que se utilicen básicamente como ornamento.



Son plantas anuales, que conviene plantar a finales de primavera o durante el verano, y que alcanzan su madurez en invierno. Durante la siguiente primavera se espigan y del centro brotan vástagos cargados de pequeñas florecillas amarillas y púrpuras donde se encuentra la simiente. Ésta se puede recoger para volver a sembrarla y obtener nuevas plantas.

La col de jardín es muy llamativa. Necesita abundante agua y mucho sol, aunque puede criarse en interiores, siempre alejada de calefacciones y fuentes de calor. Agradece los suelos calizos y es bueno abonarla un mes después de la plantación, para que crezca fuerte y resistente. Aguanta bajas temperaturas, incluso por debajo de los 0 grados.

Suele verse atacada por los pulgones, caracoles, gusanos y orugas, así que hay que estar atentos para atajar el problema si es que surge.

Vía: http://www.plantasyjardines.es/
Autor: Maika

No hay comentarios: