lunes, 30 de mayo de 2016

LAS MEJORES PLANTAS PARA ZONAS CALUROSAS



Como sabes, dependiendo de la estación y del clima donde vivamos, será preferible que cultivemos unas plantas en lugar de otras.  Así, en primavera y en verano son aconsejables los bulbos como los narcisos o los tulipanes. Por el contrario, en invierno se recomiendan especies perennes, como por ejemplo, el acebo.

Para crear un jardín, es absolutamente indispensable conocer el tipo de clima que te envuelve. En caso de vivir en una zona calurosa, deberás cultivar, lógicamente, plantas adecuadas a climas cálidos, con temperaturas altas y poca lluvia. A continuación te damos algunas ideas.

Especias

Las plantas herbáceas como el romero, la albahaca, el perejil o el orégano son ideales para las épocas de calor, ya que crecen de maravilla bajo los rayos del sol. Además, desprenden un aroma muy agradable que dejará el jardín perfumado.

Flores

Por supuesto, también existen plantas con flores para la época más calurosa. la verbena híbrida, por ejemplo, es perfecta para los climas cálidos, aunque necesita un suelo drenado y un riego constante. la caléndula también es muy recomendable, especialmente para zonas mediterráneas, ya que le encanta el sol. Por su parte, la petunia híbrida aguanta tanto las temporadas bajas como las altas.

Lavanda


También queremos hacer hincapié en la lavanda, una planta perfecta para los jardines mediterráneos, para cubrir taludes ingratos o para bordear paseos soleados. Esta especie ofrece ramos de flores azules y olorosas que dejarán un fresco perfume. Eso sí, es importante evitar los suelos arcillosos y compactos.

Geranios

No podiamos despedirnos sin habler del geranio, la planta por excelencia de los climas cálidos. Procedente de las zonas cálidas y secas del sur de África, esta bonita planta requiere una total exposición al sol. En general, no le gustan las corrientes de aire, los lugares sombríos ni la luz artificial.

Vía: http://jardinplantas.com/
Autor: Ana Pérez

jueves, 26 de mayo de 2016

OPCIONES NATURALES PARA ACABAR CON LOS PULGONES


Con la llegada del calor son numeros los bichitos que visitarán nuestras plantas y, si no realizamos un correcto cultivo ecológico, podrán convertirse en parásitos o plagas.

Sin lugar a dudas, uno de los insectos más molestos cuando el clima no es del todo propicio o cuando hemos abusado de abonos nitrogenados es el pulgón y auqnue los hay de diferentes especies, todos se caracterizan por ser dípteros chupadores que parasitan los brotes tiernos de las plantas. Además, drenan el exceso de nitrógeno, exudando azúcares restantes y debilitan considerablemente la planta, bloqueando su desarrollo y su producción. Por suerte, podemos recurrir a algunas medidas naturales para hacer frente a los pulgones.

Nitrógeno

Una de las claves a la hora de controlar los ataques de pulgones es ofrecer una tierra fértil a nuestras plantas, abonando con compost equilibrado. Por supuesto, es importante no abusar de abonos nitrogenados ni usar abonos químico solubles.

Ajo

Si los pulgones han hecho acto de presencia en masa, te recomendamos que mojes las plantas con extracto de ajos y agua.


Jabón potásico

Por otro lado, también es aconsejable rociar las plantas afectadas con una dilución de jabón potásico en agua (10 gramos de jabón potásico por litro de agua). Con esta mezcla lavarás cerosa de los pulgones y propiciaras su deshidratación.

Vapor

Por último, también es efectivo aplicar vapor mediante una vaporetta doméstica. Eliminará al instante todo pulgón, mosca blanca o cualquier insecto que parasite nuestras plantas sin dañarlas.

Vía: http://jardinplantas.com/
Autor: Ana Pérez

lunes, 23 de mayo de 2016

CUIDADOS DE LA MIMOSA DORADA


La mimosa dorada es uno de los árboles más bonitos y decorativos que puedes encontrar, siendo perfecta tanto para interiores como para exteriores. Pertenece a la famlia de las Leguminosas y tiene su origen en Australia, aunque con las condiciones ambientales adecuadas se puede plantar en cualquier lugar del mundo.

Es un árbol pequeño que tiene la copa redondeada, crece muy rápido y no suele superar los 10 metros de altura. Tiene hojas perennes de un color verde claro muy bonito, aunque lo más llamativo son sin duda sus flores. Densas espigas albergan todas sus flores, que son pequeñas y con un color amarillo espectacular. Puede florecer cuando finaliza el invierno o al comienzo de la primavera.

Sus cuidados

- Ubicación: necesita estar a pleno sol cuantas más horas mejor.

- Temperatura: no tiene muchos requisitos en este sentido, aunque necesita al menos uno 10ºC para poder estar bien. Podría llegar a soportar alguna helada si fuera de baja intensidad y no muy larga.

- Suelo: se adapta perfectamente a cualquier tipo, tanto calcáreo como pobre o cualquier otro que no sea muy adecuado para otros árboles o plantas.


- Riego: debe ser moderado ya que es un árbol muy resistente a la sequía. Deja que se seque por completo antes de volver a regar ya que el exceso de agua puede perjudicarle mucho.


- Abono: será suficiente con aplicarlo una vez al año, siendo perfecto uno hecho de compost o estiércol.

- Poda: debes hacerla tras florecer para controlar su crecimiento y así darle forma adecuada.

- Plagas y enfermedades: debido a su gran resistencia, es muy raro que se vea atacado o enfermo durante toda su vida.

- Multiplicación: puede hacerse mediante esqueje o bien mediante semillas que se hayan sembrado durante la primavera.

Vía: http://jardinplantas.com/
Autor: Marian Otero

miércoles, 18 de mayo de 2016

CONSEJOS PARA PROTEGER LAS PLANTAS DEL SOL


¿Sabías que el verano es la estación en la que las plantas sufren más? Al menos es lo que ocurre en el clima mediterráneo, debido a la falta de precipitaciones junto a las elevadas temperaturas, que producen unas condiciones de gran demanda de agua que algunas de ellas no reciben.

Las temperaturas extremas, como las que se viven en el mes de julio, hecen que las plantas sufran, aunque son los efectos de sol los que provocan mayores daños, secándolas y maltratándolas de forma importante. Por eso, es importante aumentar las precauciones y atenciones para conseguir que las plantas sobrevivan y se mantengan saludables. A continuación te damos algunos consejos para que lo consigas.

Ubicación de la planta

En primer lugar, es recomendable que las plantas no estén expuestas directamente al sol siempre que sea posible, especialmente en los casos en los que éstas están plantadas en macetas, ya que reciben menos humedad. Así, es mejor que ubiques tus ejemplares en espacios de sombra, de manera que  reciban el sol en las primeras o últimas horas del día.

Otra opción es colocar alrededor de las macetas tejido de brezo, un material de madera que ayudará a que la planta se mantenga más fresca. También es buena idea introducir la planta con su maceta dentro de un recipiente más grande y vacío para facilitar sombra a la primera maceta.


Riego

Por otro lado, es importante regar con mayor frecuencia, a primera hora de la mañana o durante las últimas horas del día, sobre todo a las plantas en macetas. Además, es aconsejable adquirir materiales para colocar en la tierra que sirvan para retener la humedad y proteger a la planta del calor y las altas temperaturas. Los restos de hoja, por ejemplo, son una buena opción.

Agrupar las plantas

Otra forma de proteger a las plantas es colocándolas muy cerca unas de otras para que todas consigan mantener la humedad y se den sombra entre ellas.

Vía: http://jardinplantas.com/
Autor: Ana Pérez

lunes, 16 de mayo de 2016

FLOR DE LOTUS


El lotus es una planta muy singular, aunque conviene saber muy bien de que especie se trata, ya que bajo la palabra 'Lotus', se encuentran varias especies entre las que nada tienen que ver sus flores y aspecto de la planta.

De igual forma, es muy común el confundir el concepto de 'Lotus' y 'Loto'... y como consecuencia directa... a qué planta nos referimos cuando los utilizamos. Cuando decimos flor de Lotus, estamos hablando de una flor de planta de jardín bastante utilizada en rocallas, mientras que cuando hablamos de flor de loto, nos referimos a una planta acuática como nenúfares.

Es este caso, nos referimos concretamente a la flor de Lotus. Y dentro de ellas hay varias especies como el Lotus berthelotii, Lotus maculatus, Lotus corniculatos y Lotus tetragonolobus por ejemplo. De todos ellos, el Lotus berthelotii y Lotus maculatus son los más utilizados en jardinería, sobre todo en la mediterránea y en la modalidad de rocallas.

En plena floración, cuando esta es abundante, las formas y el aspecto de las flores de Lotus trasmiten un espectáculo visual como si la planta estuviese en llamas.

Vía: www.floresyplantas.net/
Autor: Flores y plantas

jueves, 12 de mayo de 2016

CUIDADOS BÁSICOS DE LAS PLANTAS DE INTERIOR


Todas las plantas necesitan una serie de cuidados para poder estar siempre sanas, dar sus frutos, florecer y, en definitiva, poder lucir con todo su esplendor. Aunque cada planta necesita determinados cuidados específicos, hay unos cuantos cuidados básicos que son comunes a todas las plantas, aunque hay que diferenciar las de exterior de las de interior.

Hoy me gustaría centrarme en las plantas de interior y en sus cuidados básicos, con ellos conseguirás que desarrollen bien, prestando además atención a que cada una reciba los específicos en función del tipo de planta que sea. Toma nota y asegúrate de que no descuidas ninguno de estos aspectos.

Iluminación

Si la especie que vas a plantar necesita luz directa del sol, deberás colocarla en una ventana e incluso puedes ponerla en el exterior de la ventana pero guardándola por la noche o si el clima no es bueno. las plantas que prefieren estar a la sombra, procura que no estén en un lugar en el que les llegue el sol directamente. Te darás cuenta de que una planta necesita luz porque los tallos se alargarán y debilitarán, además de que sus hojas se volverán amarillas y se caerán.

Temperatura

La temperatura ideal en el momento de la siembra y de la germinación de las semillas es entre 16-25ºC. Si vas a reproducir alguna planta por división o por esquejes, debe estar entre 18-26ºC. En la época de floración necesita que las temperaturas sean altas, y la falta de calor hace que el crecimiento se retrase.


Humedad

Una de las principales causas que provocan que las plantas de interior se marchiten y se mueran es la poca humedad que hay en el aire. Por ese motivo, es muy importante que pulverices las hojas casi a diario para disminuir la evaporación del agua y que el entorno de la planta este húmedo. Pulveriza solo las hojas, y ten mucho cuidado de no pulverizar las flores.

Riego

Regar demasiado o regar muy poco es muy peligroso, aunque es mejor que te quedes corto a que la planta se encharque ya que se pudrirán las raíces, mientras que de la sequía puede recuperarse si no es prolongada. Especialmente peligroso es regar demasiado durante el otoño y el invierno, ya que al no hacer calor la planta no absorbe el agua con tanta facilidad. Utiliza agua que no sea muy calcárea, y sería perfecto que pudieras regar siempre con agua de lluvia.

Fertilización

Cada especie necesita un abonado diferente, además de que para ello hay que tener en cuenta también la estación del año, la fase en la que está la planta o su edad. Lo que si es imprescindible es que el fertilizante contenga los 13 nutrientes elementales, y según la planta unos tendrán que ser en mayor cantidad que otros. La escasez de abono hará que el crecimiento no sea el adecuado y la floración sea pobre, y el exceso es igualmente perjudicial.

Vía: http://jardinplantas.com/
Autor: Marian Otero

lunes, 9 de mayo de 2016

OENOTHERA


Se trata de plantas de fácil cultivo con hojas ovales y lanceoladas, de un color verde azulado, están dispuestas de forma alterna. Sus flores son algo frágiles, las podemos encontrar en forma de espigas o solitarias y ser de color: blanco, amarillo, púrpura o rosa. Florecen desde verano hasta bien entrado el otoño.

Nombre científico: Oenothera

Nombre común: Onagra, Enotera o Cardenalicia

Familia: De las Onagráceas, el género Oenothera lo componen más de 100 especies de plantas anuales o perennes.

Origen: Originarias de América del Norte

Dónde crece mejor: La Onagra necesita una exposición del sol directamente y temperaturas medias anuales entre 15 a 25º C.

Riego: Son plantas resistentes a la sequía, por lo cual los riegos deberán ser espaciados y con poca cantidad de agua.

Enemigos: Es una planta resistente a plagas y enfermedades pero sensible al exceso de riego.


Requerimiento del terreno: El suelo puede ser incluso pobre, no son exigentes en este punto, pero debemos recordar que deberá estar bien drenado. Es recomendable realizar la plantación en su ubicación definitiva en primavera. Podemos abonar cada 15 días en verano con un fertilizante mineral para así poder mejorar la floración.

Reproducción de ejemplares: Se puede multiplicar a partir de las semillas sembradas en primavera, en el lugar definitivo o en semillero o por división de mata hacia finales de invierno.

Usos: Se utilizan para rocallas y para macizos combinadas con otras plantas de floración en colores vivos ideales para decorar.

Vía: http://blogjardineria.com/
Autor: Escarlata

jueves, 5 de mayo de 2016

CÓMO CUIDAR PLANTAS EN VERANO


El verano es una de las estaciones del año en las que más bonitas se ponen las plantas pero también en la que más cuidados debemos darles porque no todas resisten bien el calor o la incidencia de los rayos del sol durante gran parte del día.

El riego es muy importante durante todo el año aunque antes de que reguemos las plantas hay que fijarse bien en qué clase de planta tenemos, el tamaño de la maceta, la humedad y muchas otras características sobre la planta para saber si debemos darle más o menos agua.

En cualquier caso es mejor regarlas a primera hora de la mañana o cuando cae la noche, nunca en las horas centrales del día, sobre todo cuando les da el sol de lleno. El agua se evapora más rápidamente e incluso alguna gota podría hacer el efecto lupa y quemar alguna hoja.

Hay plantas que aguantan mejor que otras el calor, pero no el sol. Cuando haya sol es importante apartarlas de la incidencia de la luz solar directa para evitar quemaduras. Lo mejor es dejar las plantas en una zona de sol y sombra.

El verano es un momento ideal para limpiar bien las plantas, algo que puede hacerse con una esponja y agua. Podremos aprovechar para cortar las hojas secas o en muy mal estado, con lo que favoreceremos el crecimiento de la planta.

No podemos olvidarnos de agregar el abono adecuado y tratar las plantas contra las palgas que suelen aparecer en estas fechas. Con todo esto tendremos a las plantas limpias, con una buena nutrición e hidratación y protegidas ante amenzas.

Vía: http://www.plantasyjardines.es
Autor: Maika

martes, 3 de mayo de 2016

DOROTHEANTHUS BELLIDIFORMIS


Nombre común: Margarita de Livingstone - Alfombra mágica

Es una planta suculenta y tapizante que procede de África. Tiene tallos rastreros que pueden medir entre 15 y 30 centímetros, de hoja perenne y suculenta, con forma lanceolada, del tamaño de un dedo.

Florece durante el verano y las flores son muy vistosas, de 5 centímetros de diámetro, con una corona parecida a la de las margaritas, con multitud de pequeños pétalos alargados, de colores variados y brillantes.

Son muy recomendables para cubrir macizos o jardineras grandes, pues en verano florecerán de forma espectacular, llenando todo el espacio de color.

Son plantas que resisten muy bien el calor y la exposición directa a la luz del sol, de hecho, la necesitan para florecer de manera profusa. Algo curioso es que los días nublados, la flor no se abre por completo.

No necesita riegos abundantes, con una vez a la semana en verano y cada dos en primavera, será más que suficiente, por el contrario, si se la riega demasiado, sus raíces pueden pudrirse. En invierno, lo mejor es suspender los riegos y dejar que la planta se adapte a la climatología, pero tened en cuenta que no tolera los climas fríos.


También es resitente a las plangas, si acaso, puede verse atacada por las cochinillas y algunos hongos.

Para reproducirla, se pueden plantar sus semillas durante el invierno, o utilizar esquejes de la propia planta, cortados en primavera, antes de que empiece a florecer.

Vía: http://www.plantasyjardines.es/
Autor: Maika

lunes, 2 de mayo de 2016

GAILLARDIA PULCHELLA


Nombre común: Manta india - Gallardia - Gailardia

Pertenecientes a la familia Asteraceae, estas son plantas de abundante floración, muy apreciadas por los jardineros a causa de sus flores multicolores y el extraordinario resultado en jardines muy soleados y suelos algo arenosos.

El género comprende plantas anuales y vivaces, en su mayor parte originarias de América Central. Todas las variedades de Gallardia incluidos los híbridos, gozan de colores de intensa y brillante tonalidad.

Su periodo de floración es bastante prolongado, extendiéndose desde finales de junio hasta finales de agosto. Su ciclo vital concluye cuando comienza el frío intenso que es incapaz de soportar.

Se cultivan sobre todo, dos tipos de Gallardia para jardín, por un lado están las de porte alto que miden entre 70 y 80 cm. y son muy adecuadas para el corte y composiciones florales, y las de crecimiento bajo y compacto que no rebasan los 20-30 cm. y forman inmensas matas muy adecuadas para la composición de macizos.

Aunque no son exigentes respecto a los suelos, para un buen crecimiento, las Gallardias requieren un suelo poroso y que no retenga agua. El exceso de agua en el sustrato suele ser su mayor problema en su cultivo.

Las flores tienen un diámetro de entre siete y diez centímetros, y están reunidas en cabezuelas bastantes grandes con un disco de color púrpura y lígulas amarillas, generalmente teñidas de color púrpura en la base.

Sus llamativas flores de intenso color amarillo, naranja, rojo, solos o mezclados, poseen en forma globosa muy característica. La floración se presenta inmejorable para utilizar como flor seca.


Las flores surgen abundantemente de forma solitaria, crecen en tallos largos por encima de las largas hojas de color verde intenso, son lanceoladas, lobuladas y algo pilosas. El follaje pasa desapercibidos ante la vistosidad de la floración.

Tolera la sequía y requiere pleno sol para florecer de manera copiosa. Tiene una buena resistencia al calor y soporta periodos cortos de sequía.

La combinación de calor y humedad puede dar lugar a diversas enfermedades, lo mejor es vigilarla regularmente.

Resulta bueno dividirla cada dos años para mejorar las matas, esto también se reflejará en su floración.

Las plantas se mantienen exclusivamente 2 ó 3 años en los macizos, periodo tras el cual, hay que remplazarlas.

Cuando se encuentra en contenedores es preferible desecharlas acabada su periodo vital.

Se puede comenzar su cultivo en semilleros sin cubrir las semillas y replantarla en su lugar definitivo comenzada la primavera. Generalmente las semillas tardan entre 14 a 21 días en germinar.

Vía: http://plantayflor.blogspot.com.es/
Autor: Carmen Pereira