jueves, 18 de agosto de 2016

EL MIRTO, LA PLANTA DEL AMOR


Las virtudes medicinales y culinarias de esta planta perennifolia originaria del sudoeste de Europea y el Mediterráneo se conocen desde la Antigüedad.

Sus aromáticas hojas son muy apreciadas en la cocina mediterránea y de Oriente Medio, donde se emplea para aderezar platos de cerdo, cordero y pequeñas aves. En Oriente Medio, los frutos o 'murtones' se utilizan como especie.

El aceite de mirto, que se destila de la planta completa, se usa mucho en perfumería, en productos cosméticos como el jabón y las cremas. Ya en el siglo XVI, se destilaban las flores para elaborar 'Agua de ángeles', un popular tónico cutáneo. Varias partes de la planta, cuyos principios activos son absorvidos con facilidad por el organismo, se secan para emplearlas en medicina herbolaria.

Por vía oral, ayuda a eliminar infecciones del aparato urinario y pérdidas vaginales, así como tos, sinusitis y congestión bronquial. Su aplicación tópica sirve para tratar hemorroides y afecciones de las encías. El aceite se usa para combatir el acné.

Por tradición, el mirto es, además, símbolo del amor: en Oriente Medio y en la familia real inglesa sigue siendo habitual en los ramos de flores de sus bodas. Antaño se consagraba a Venus, la diosa romana del amor, también llamada Mirtila por el nombre latino de la planta, y a menudo se representa con una corona de mirto.

En la antigua Grecia tenía connotaciones parecidas, pues era sagrado para la diosa griega del amor, Afrodita.


Se asocia asimismo con Ishtar, la diosa babilónica y asiria del amor y la fertilidad. Existen muchas otras leyendas: los antiguos judíos, por ejemplo, creían que comiendo hojas de mirto se podía descubrir a las brujas.

Podemos cultivar el mirto de distinas maneras, creciendo siempre como preciosas plantas de jardinería, si bien necesitan estar en un lugar cálido, junto a un muro o en un patio soleado. El mirto puede alcanzar los 3 metros de altura, por lo que en jardines pequeños, donde quizá falte espacio, la subespecie enana Myrtus communis tarentina constituye una buena opción.

El Myrtus communis 'Flore Pleno' da flores blanzas muy persistentes, y puede crecer hasta los 5 metros de altura.

El Myrtus communis 'Variegata' tiene un bonito follaje, pero es menos resistente, en ocasiones se utiliza para formar setos.

Vía: http://www.tuinen.es/
Autor: Héctor Fernández

No hay comentarios: