jueves, 29 de septiembre de 2016

ZANTEDESCHIA REHMANNII


Otras variedades: Zantedeschia elliottiana y Zantedeschia 'Schwarzwalder'

Nombre común: Cala - Lirio de agua - Cartucho - Lirio Cala

Son plantas que gozan de reconocida consideración por su belleza y facilidad de cultivo.

Todos los componentes del grupo necesitan de suelos que retengan cierto grado de humedad, pero al mismo tiempo que sea capaz de liberar el excedente, de forma que atenúe la posible pudrición de los bulbos.

Son plantas tuberosas de origen sudafricano, cuya floración es tremendamente hermosa y su follaje altamenta ornamental.

Forman parte de la familia de las Araceae.

Estas fascinantes plantas emiten largos peciolos directamente de rizomas subterráneos provistos de raíces carnosas.

Los peciolos portan grandes y alargadas hojas, que poseen una superficie lisa con los bordes suavemente ondulados y la nerviación central muy marcada.

La inflorescencia está formada por un espádice, que alberga las verdaderas flores masculinas en la parte superior y las femeninas en la parte inferior, rodeando de una bráctea coloreada, llamada espata.

La especie tipo es la Zantedeschia aethiopica, de hermosas flores de color blanco puro, pero existen otros cultivares con la espata en diferentes colores, desde un delicado rosa a un amarillo intenso, pasando por tonalidades púrpura muy intensas, la gama es bastante amplia.

Las variedades: Zantedeschia elliottiana, Zantedeschia rehmannii al igual que otras tantas, presentan hojas grandes de color verde intenso, que pueden tener o no pequeñas manchas de color blanco salpicadas por toda su superficie.

Dentro del mercado mundial de flores, la reproducción de la Cala se realiza amplia y principalmente para la obtención de flor cortada.

Es comprensible la gran demanda de la que goza esta flor, ya que posee una apariencia delicada y elegante, a lo que hay que añadir el largo periodo que permanece en buen estado una vez cortada.


La clave en el cultivo de la Cala es bien sencillo: emplazarla en una zona soleada o semi-soleada y en un entorno lo más húmedo posible.

Estas plantas se sienten a gusto alrededor de estanques o de zonas donde abunde el agua.

Puede cultivarse en una maceta o en terreno, en ambas circustancias el tallo carnoso subterráneo puede permanecer de una temporada a otra, sin necesidad de sacarlo.

Las raíces de estas plantas tienen una clara predisposición a contraer una bacteria que si no se trata a tiempo puede acabar con ella en poco tiempo.

En el mercado existen productos específicos para este mal, aunque si la contaminación está demasiado extendida, es preferible deshacerse de la planta.

Del tamaño del bulbo dependerá que la planta crezca vigorosa y produzca una excelente floración; de forma que a la hora de comprarlos hay que decantarse por los que muestren un aspecto sano y tengan una buena medida.

Los ejemplares muy espesos se pueden fraccionar para formar varias plantas nuevas.

Otra forma de propagar las diversas variedades de las llamadas Calas, es a través de bulbos plantados en primavera o bien mediante semillas.

Vía: http://plantayflor.blogspot.com.es/
Autor: Carmen Pereira

lunes, 26 de septiembre de 2016

FICUS UMBELLATA


Nombre común: Ficus - Higuera

Este género popularmente conocido como higueras, aporta a la jardinería un enorme numero de especies de follaje muy atractivo, con una variada selección de arbustos, árboles y plantas trepadoras.

En general, casi todas las especies de naturaleza arborescente pueden cultivarse en interior durante su etapa joven, luego, cuando adquieren un tamaño desmedido se deben llevar al exterior.

Proceden de diversas partes del mundo; continente americano, regiones tropicales, sur de África, Asia y algunas islas del Pacífico. Pertenecen a la familia de las Moraceae.

Este llamativo árbol posee unas hojas de gran tamaño y forma acorazonada, ligeras, nervios bien marcados, los bordes ondulados y color verde intenso y lustroso.

El follaje de esta especie es tremendamente ornamental y es lo que la hace perfecta para el interior de viviendas. Para mantener el brillo de follaje es conveniente pasar una esponja o trapo limpio de vez en cuando sobre la superficie de las hojas.

Necesita una ubicación lo más luminosa posible, incluso mejor si goza de algún rato de sol.

Agradece un rociado diario de agua sobre las hojas durante el verano, esto le aporta la humedad que evita que las puntas de las hojas se sequen.

Los frutos conocidos como higos tan típicos del género es bastante difícil que los produzca en interior o cuando el ejemplar es demasiado joven.

Es una planta sensible a los cambios de ubicación, a las corrientes de aire, los ambientes cargados, secos, excesivamente calurosos y sobre todo al frío intenso.


Los riegos del sustrato en periodos de calor deben mantenerlo sólo ligeramente húmedo, los encharcamientos acaban pudriendo las raíces, en invierno regar de manera espaciada y cuidando las cantidades de agua.

Un riego o ubicación inadecuado hará que la planta pierda parte de sus hojas.

Con el tiempo forma un tronco robusto, pero hasta que adquiera cierta fuerza se le puede ayudar con unas cañas a modo de apoyo.

Las raíces tienen un crecimiento vigoroso por lo que requieren de un contenedor grande, que se puede cambiar cada dos años a un contenedor mayor hasta dejar la planta en el tiesto definitivo o emplazarla sobre un terreno ajardinado.

Las plantas cultivadas en contenedores conservan un tamaño moderado, pero en suelo aumentará considerablemente su envergadura.

Es propio de este género que exuden un líquido lechoso cuando se corta una hoja o tallo, ese látex es tóxico, por eso hay que manipular la planta con precaución.

Durante la primavera se puede propagar cortando esquejes de hojas, con un pequeño trocito de tallo unido.

Se dejan durante toda la noche al aire libre paa que se seque la superficie cortada y se insertan en un compuesto de turba y arena a partes iguales.

Tardarán unos dos meses en emitir raíces.

Vía: http://plantayflor.blogspot.com.es/
Autor: Carmen Pereira

jueves, 22 de septiembre de 2016

LANTANA CAMARA


Nombre común: Bandera española - Banderita española - Frutillo

Esta es una planta realmente resistente a las temperaturas altas, muy apropiada para regiones de veranos calurosos pero de inviernos suaves. Pertenece a la familia de las Verbenaceae.

Estos arbustos siempre verdes, tienen ramilletes organizados por numerosas flores que los hacen especialmente atractivos.

En forma silvestre se convierte en un arbusto abierto que supera el metro y medio de altura; pero resulta más atractivo y produce más flores si se mantiene en un tamaño comedido.

En regiones de clima muy caluroso esta planta crece en estado silvestre en lugares secos  y pedregosos, eso da una idea de la facilidad que puede resultar cuidarla y las pocas atenciones que demanda.

Requiere imperiosamente ubicaciones a pleno sol, es en emplazamientos soleados donde mostrará un dilatado periodo de floración, con una capacidad de hacerlo bastante asombrosa.

Si no recibe sol abundante, puede que no florezca o que su floración sea muy escasa y sin embargo produzca mucho follaje, esta es una planta de emplazamientos soleados.

Las hojas tienen una textura rugosa, son de color verde oscuro y el envés bastante pálido, los bordes dentados. Hojas y flores tienen un aroma muy característico, lo que no quiere decir que a todo el mundo le guste.

Desde que comienza la primavera hasta al menos la llegada del otoño, desarrolla densos ramilletes de flores que van cambiando de color a medida que van envejeciendo.


Esta peculiaridad modela una mata con flores en diversas tonalidades al mismo tiempo. Dependiendo de la variedad la gama de colores se puede encontrar el amarillo, rosa, anaranjado, etc...

Por lo general, en zonas de temperaturas anuales cálidas puede florecer todo el año, si bien lo hará de manera más exuberante durante el verano.

Se puede desarrollar en una maceta sin inconvenientes, cuando la mata se encuentre en un contenedor definitivo, bastará con reemplazar cada año la capa superior del compost por uno nuevo.

La Lantana puede sobrevivir con escasez de agua, aunque el follaje deteriorará un tanto. Es particularmente sensible al ataque del pulgón y también suele ser atacada por la araña roja.

Produce unos frutos redondes y brillantes de tonalidad verde.

Al finalizar la floración o bien al acabar el invierno, se le debe practicar una poda severa. La Lantana no tolera en absoluto el frío, por este motivo en regiones de inviernos severos la planta muere.

Se propaga por esquejes, que se insertan en un compost al que se le debe añadir algo de arena gruesa; en unas semanas ya aparecerán las raíces. Las semillas son igualmente fáciles de arraigar.

Vía: http://plantayflor.blogspot.com.es/
Autor: Carmen Pereira

lunes, 19 de septiembre de 2016

JASMINUM HUMILE


Nombre común: Jazmín italiano - Jazmín amarillo - Jazmín de Italia

Se trata de un arbusto trepador muy ramificado, capaz de alcanzar los 3-4 metros de altura y casi otro tanto de ancho. Pertenece a la familia de las Olaceae.

Procede de Himalaya y zonas tropicales de Asia.

Las hojas de esta especie tiene un carácter permanente, si bien el frío intenso y la falta de protección puede hacer que pierda el follaje en parte o en su totalidad durante el período invernal.

Por su forma de crecimiento que se extiende también a lo ancho, es capaz de cubrir un muro alto, pared o valla, en no demasiado tiempo.

Aunque esto no quiere decir que no se preste a desenvolverse bien en una maceta grande.

Sea  cual fuere la base para su desarrollo, necesitará que se aten los delgados tallos a una estructura sólida en el caso de encontrarse en suelo y de encontrarse en un contenedor emplear una especie de espaldera o varias cañas.

Las fragantes flores aparecen en racimos, tienen forma atrompetada y cinco pétalos redondeados de color amarillo vivo.

Para mediados de abrirl (hemisferio norte) la planta ya comenzará a estar rebosante de flores de color amarillo brillante y continuará con la floración prácticamente todo el verano.

En su floración es donde radica el atractivo e interés de su cultivo: por un lado la forma incesante de originar flores durante un periodo bastante prolongado y por otro el intenso perfume que emanan sus flores.


A todo el género les gusta las ubicaciones soleadas y aunque pueden tolerar algo de sombra, las exposiciones de semi-sombra dará como resultado plantas de frondoso follaje de verde intenso, pero también una floración mucho más pobre.

Tolera una amplia gama de suelos, siempre que no sean demasiado pobres o secos y estén bien drenados. Necesita de un abonado mensual o bien proporcionar al sustrato uno de liberación lenta al inicio de la temporada.

Por su potente y agradable fragancia, las industrias dedicadas a la elaboración de perfumes emplean las flores para elaborar diversos productos.

Es asimismo utilizada en herbolaría por sus propiedades curativas en algunas terapias de la medicina alternativa.

La forma de propagar al jazmín italiano es mediante esquejes. Se puede realizar al finalizar el verano, utilizando gel o polvos de enraizar y colocando los esquejes en un propagador o bien en un sitio caliente.

Vía: http://plantayflor.blogspot.com.es/
Autor: Carmen Pereira

jueves, 15 de septiembre de 2016

SEDUM LEMON BALL


Nombre botánico: Sedum lemon ball

Otros nombres: Sedum acre "lemon ball"

Nombre común: Sedum bola de limón

Familia: Crassulaceae

Origen: El género comprende especies de plantas suculentas distribuidas por las regiones templadas y frías de ambos hemisferios.

Cualidad: Es perfecta para cubrir bordes zonas amplias en jardines de bajo mantenimiento o de roca. Muy decorativa en macetas colgantes.

Descripción: Planta de escasa altura y hábito rastrero. Posee hojsa carnosas, de corto tamaño, con forma de aguja y color verde amarillento. Existen otras variedades con tallos y hojas en diversas tonalidades.

Acomodar: En maceta o cualquier contenedor y en suelo.

Periodo de floración: Hacia finales de la primavera.

Flor: Las flores son de pequeño tamaño y tienen forma de estrella, compuesta por cinco pétalos de color amarillo vivo.

Situación: Desde pleno sol a emplazamientos de sombra muy luminosa.

Singularidad: Su principal virtud es la facilidad de cultivo. Los ejemplares jóvenes quedarán muy vistosos si se cultivan en un contenedor pequeño y decorado.

Riego: En periodos de calor regar con regularidad y profundidad el sustrato, para dejar luego que llegue casi a secarse antes de regar de nuevo. En invierno regar de tanto en tanto.

Cuidados especiales: Aunque tiene cierta resistencia al frío, necesita protección ante las heladas.

Abono: Cada tres semanas durante la primavera y verano con un fertilizante propio para cactáceas, o bien un génerico muy disuelto.

Curiosidades: Cuando se la cultiva en maceta es curioso observar como poco a poco la mata va cubriendo al bordillo del tiesto, incluso llega a ocultar parte del mismo.

Reproducción: La forma más sencilla de multiplicarla es mediante la división de mata. De una planta grande puede hacerse un buen número de porciones, cada una de ellas se planta en macetas individuales y se trata como plantas adultas.

Vía: http://plantayflor.blogspot.com.es/
Autor: Carmen Pereira

lunes, 12 de septiembre de 2016

LONICERA ETRUSCA


Nombre común: Madreselva etrusca - Chupamiel - Madreselva - Zapatillas de la Virgen

Esta Madreselva es un arbusto trepador, de ramaje extendido que alcanza 2-3 metros de altura, con un crecimiento ágil y una floración de aspecto  curioso de agradable aroma.

Pertenece  a la familia de las Caprifoliaceae. El género de las Loniceras muestran un follaje persistente si se encuentran en regiones cálidas o semipersistente en las frías.

Es como el resto de especies denominadas de manera común. Madreselva, insustituible en jardines de clima templado, donde estas plantas son apreciadas por ser poco exigentes y relativamente rústicas.

Tanto se cultive en terreno como en maceta, necesitará la ayuda de unos soportes por los que guiar sus vigorosos tallos.

En el caso de que se encuentre en terreno podrá cubrir un muro o vallado en poco tiempo, dado la agilidad de su crecimiento.

Los tallos son delgados y volubles , su longitud de los árboles para medrar hasta una zona elevada donde el sol le alcance.

Las hojas de esta especie son inconfundibles, nacen a pares y enfrentadas, dejando un espacio holgado entre un par y el siguiente, las más altas son redondeadas y están soldadas en la base rodeando el tallo entre ambas.


Las hojas inferiores no están unidas pero suelen carecer de peciolo.

Las flores largamente tubulares, una vez abiertas muestran varios pétalos superiores fusionados y otro inferior solitario, los filamentos son prominentes.

El color de la floración es muy suave y varía del rosa al amarillo anaranjado, por lo que en el mismo racimo pueden encontrarse ambas tonalidades.

Su periodo de natural floración se encuentra entre mediados de la primavera y mediados de verano.

Necesita exposiciones soleadas y un entorno húmedo, no tiene problemas con el tipo de suelo, siempre que no retenga agua pero conserve cierta humedad.

En los ejemplares que hayan crecido de forma desordenada es primordial efectuarle una poda en profundidad, esto les proporciona un crecimiento proporcionado y los prepara para la siguiente temporada.

Tras la floración aparecen al final del pedúnculo manojos de frutos redondos de color rojo brillante, que se pueden utilizar para su propagación.

Vía: http://plantayflor.blogspot.com.es/
Autor: Carmen Pereira

jueves, 8 de septiembre de 2016

RHAPHIDOPHORA DECURSIVA


Sinonimia: Philodendron decursiva

Nombre común: Rapidopora - Rafidofora

Esta es una planta de condición perenne, predisposición trepadora y crecimiento pausado. Procede de un área muy extensa que abarca países como China o Ceilán, y pertenece a la familia de las Araceae.

Esta especie se encuentra en estrecha relación con los Philodendrons, comparte con este admirable género una apariencia muy similar, además de compartir la misma familia.

La semejanza en su aspecto ha hecho que se le conozca de manera bastante habitual como philodendron decursiva.

Produce unos tallos tremendamente robustos, cuando crecen se van curvando o retorciendo de tal manera que resulta muy difícil adaptarla a un soporto convencional.

En su hábitat natural se sirve de los troncos de los árboles, a los que se aferra firmemente a medrar.

En su etapa joven puede adecuarse perfectamente para la ornamentación de interior. En este destino requerirá de un rincón amplio y luz abundante, no está de más humedecer de vez en cuando el follaje y en verano diariamente.

En exterior prefiere las situaciones de sombra o de semi-sombra, con un entorno fresco y un sustrato fértil.

Las hojas son de extraordinario tamaño, están profundamente divididas y tienen una cualidad lustrosa muy interesante.


Produce la característica inflorescencia de la familia de las aráceas, compuesta por una espiga o espádice que porta numerosas flores y que está auxiliado por una bráctea o espata de gran tamaño de color amarillo cremoso.

La floración permanece en la mata un largo periodo como es bastante común en un conjunto familiar de las Araceae.

Si la planta se encuentra en un contenedor necesitará de riegos más regulares durante el verano, añadiendo al agua de riego un poco de fertilizante líquido cada dos semanas.

A partir de mediados de otoño hay que dejar de abonar por completo el sustrato, comenzando de nuevo con pequeñas dosis al arrancar la estación primaveral.

Por lo general necesita un cambio anual de maceta, que tenga un buen tamaño y sea resistente, ya que la parte aérea puede resultar muy pesada.

En el momento que el ejemplar adquiera un tamaño demasiado grande hay que asentarla en el jardín, facilitándole un fuerte sostén donde se aseguren los vigorosos tallos, también se puede dejar que los tallos se conduzcan postrados sobre el suelo.

Se propaga por esquejes de tallo, bien sea del extremo o de secciones sin hojas del propio tallo. Se deben mantener en un lugar cálido y darle tiempo a que enraícen, dado que es una acción algo calmosa.

Vía: http://plantayflor.blogspot.com.es/
Autor: Carmen Pereira

lunes, 5 de septiembre de 2016

HIBISCUS SYRIACUS


Sinonimia: Ketmia syriaca

Nombre común: Rosa de Siria

Arbusto resistente de hoja caduca que puede alcanzar varios metros de altura. Posee una buena predisposición a lograr con los años parecerse a un pequeño árbol de delgado tronco, propósito que se puede conseguir mediante podas constantes.

Es originario de Asia y pertenece a la familia de las Malvaceae. Es uno de los componentes de los Hibiscus que mejor tolera el frío, en ocasiones hasta heladas pasajeras si la planta está bien establecida.

Generalmente su cultivo se centra en lugares donde los veranos son cálidos y los inviernos no demasiado rigurosos. Florece desde mediados del verano hasta bien entrado el otoño de manera continuada.

La mata se cubre de grandes flores, dependiendo de las variedad la Rosa de Siria puede producir flores simples o dobles, pero en ambos casos las duración de las mismas no excede del exiguo periodo de un día.

En esta especie, la tonalidad de la floración pueden ser de color blanco, azul, púrpura o violeta, con dibujos púrpura o rojo en el centro y todas con una versión sencilla y doble.

El follaje surge de forma fluida sobre delgados tallos que crecen de manera erguida; las hojas son alternas, simples, trilobadas, con los bordes toscamente dentados, de color verde oscuro y pelillos estrellados en su envés.

Los ejemplares jóvenes hay que regarlos con regularidad, de manera que el suelo esté siempre ligeramente húmedo, una vez adquiere cierto desarrollo admite riegos más variables, pero humedeciendo bien el terreno.


El emplazamiento ideal es a pleno sol en todos los periodos del año, los hibiscos son plantas que resisten los veranos calurosos si el suelo permanece bien regado.

Es preciso practicar un abonado periódico paa que la planta exhiba una floración abundante y dilatada.

Al final del invierno se debe podar de manera rigurosa, procurando que adopte una forma adecuada. La poda favorece enormemente la producción de flores.

Produce unos frutos a modo de capsulas de color castaño amarillento, éstos se pueden mantener en la mata todo el invierno.

Las diferentes partes de la planta contienen diversas sustancias de efectos beneficiosos, son empleados con fines terapéuticos en la medicina popular, por lo general mediante infusiones, cremas, etc.

Para su reproducción se emplea de manera sencilla esquejes de tallo, a través de semillas es también realizable, pero resulta algo más laborioso.

Vía: http://plantayflor.blogspot.com.es/
Autor: Carmen Pereira

jueves, 1 de septiembre de 2016

EICHHORNIA CRASSIPES


Nombre común: Jacinto de agua - Camalote - Taruya

Esta planta de raíces sumergidas forma pequeñas rosetas sin tallo y que produce en grandes masas que flotan en la superficie.

Pertenece a la familia de las Pontederiaceae.

Este es un género que cuenta con una media docena de especies acuáticas de una excepcional floración.

El Jacinto de agua es oriundo de las regiones templadas y cálidas de América del Sur, donde prospera en hábitats acuáticos de agua dulce poco profundos.

A la hora de hacerse con una Jacinto de agua hay que ser consciente que deberá estar plantada en un pequeño estanque del jardín que podemos controlar, o bien en algún tipo de cajonera de plantas acuáticas, fuente, acuario, o cualquier otro artilugio que mantenga acotada esta planta.

Del rizoma sumergido se alza una especie de boyas flotantes que contienen tejidos rellenos de aire que las hacen flotar, de cada una de ellas surge un limbo foliar grueso, redondeado o aovado de gran tamaño y color verde intenso muy lustroso.

Produce espigas erectas de flores de color lila desvaído, cada flor presenta en uno de sus seis alargados tépalos una mancha amarilla dentro de otra más grande de color azul.

La floración carece de perfume y se puede presentar durante todo el año, pero principalmente en verano y otoño.

La vida de las flores es bastante efímera y son tremendamente delicadas.


Es una planta de exterior que necesita de ubicaciones soleadas o semi-soleadas, no hay otros cuidados dignos de mención dado su carácter resistente y capacidad de adaptarse al ambiente.

Agradece pasar del invierno con temperaturas frías, aunque las heladas persistentes pueden ser el único inconveniente en su desarrollo, si se da este caso necesitará de protección, pero estando siempre en agua.

Su cremiento a llegado a ser tan invasivo que incluso ha afectado a la navegación en algunos ríos, además hay que contar la dificultad que conlleva contener su crecimiento y con ello una colonización.

Esto es un mero apunte del peligro invasor que implica el cultivo sin control de esta bellísima pero problemática planta.

Por eso es una buena medida cultivarla siempre en zonas donde no se pueda escapar.

La reproducción no representa problema mediante la división del rizoma, aunque ella misma se encarga de reproducirse muy rápidamente a través de sus rosetas laterales.

Vía: http://plantayflor.blogspot.com.es/
Autor: Carmen Pereira