jueves, 22 de septiembre de 2016

LANTANA CAMARA


Nombre común: Bandera española - Banderita española - Frutillo

Esta es una planta realmente resistente a las temperaturas altas, muy apropiada para regiones de veranos calurosos pero de inviernos suaves. Pertenece a la familia de las Verbenaceae.

Estos arbustos siempre verdes, tienen ramilletes organizados por numerosas flores que los hacen especialmente atractivos.

En forma silvestre se convierte en un arbusto abierto que supera el metro y medio de altura; pero resulta más atractivo y produce más flores si se mantiene en un tamaño comedido.

En regiones de clima muy caluroso esta planta crece en estado silvestre en lugares secos  y pedregosos, eso da una idea de la facilidad que puede resultar cuidarla y las pocas atenciones que demanda.

Requiere imperiosamente ubicaciones a pleno sol, es en emplazamientos soleados donde mostrará un dilatado periodo de floración, con una capacidad de hacerlo bastante asombrosa.

Si no recibe sol abundante, puede que no florezca o que su floración sea muy escasa y sin embargo produzca mucho follaje, esta es una planta de emplazamientos soleados.

Las hojas tienen una textura rugosa, son de color verde oscuro y el envés bastante pálido, los bordes dentados. Hojas y flores tienen un aroma muy característico, lo que no quiere decir que a todo el mundo le guste.

Desde que comienza la primavera hasta al menos la llegada del otoño, desarrolla densos ramilletes de flores que van cambiando de color a medida que van envejeciendo.


Esta peculiaridad modela una mata con flores en diversas tonalidades al mismo tiempo. Dependiendo de la variedad la gama de colores se puede encontrar el amarillo, rosa, anaranjado, etc...

Por lo general, en zonas de temperaturas anuales cálidas puede florecer todo el año, si bien lo hará de manera más exuberante durante el verano.

Se puede desarrollar en una maceta sin inconvenientes, cuando la mata se encuentre en un contenedor definitivo, bastará con reemplazar cada año la capa superior del compost por uno nuevo.

La Lantana puede sobrevivir con escasez de agua, aunque el follaje deteriorará un tanto. Es particularmente sensible al ataque del pulgón y también suele ser atacada por la araña roja.

Produce unos frutos redondes y brillantes de tonalidad verde.

Al finalizar la floración o bien al acabar el invierno, se le debe practicar una poda severa. La Lantana no tolera en absoluto el frío, por este motivo en regiones de inviernos severos la planta muere.

Se propaga por esquejes, que se insertan en un compost al que se le debe añadir algo de arena gruesa; en unas semanas ya aparecerán las raíces. Las semillas son igualmente fáciles de arraigar.

Vía: http://plantayflor.blogspot.com.es/
Autor: Carmen Pereira

No hay comentarios: