lunes, 5 de diciembre de 2016

SCADOXUS MULTIFLORUS


Denominación anterior: Haemanthus multiflorus

Nombre común: Lirio de sangre - Flor de sangre - Lirio de bola de fuego - Centella

Se trata de una planta que crece a partir de un bulbo y cuya floración es realmente excepcional por lo inusual de su forma y tamaño.

Con anterioridad el pequeño grupo de las Scadoxus estaban incluidas en el género Haemanthus, pero ahora forman agrupaciones diferentes.

Pertenece a la familia de las Amaryllidaceae, que acoge a numerosos géneros y especies bulbosas y rizomatosas.

El origen del género se localiza en los bosques tropicales de Sudáfrica.

La singularidad en el desarrollo de esta bulbosa, reside en que a diferencia de otras plantas ésta produce antes su floración y luego el follaje.

Los bulbos se pueden plantar directamente en el suelo o bien en grandes contenedores, pero siempre en un grupo de varios elementos para disfrutar de una rica floración dado que cada bulbo sólo producirá una flor por temporada.

Tanto si se opta por una u otra opción la ubicación debe ser análoga, esto es, un lugar fresco y una iluminación intensa ligeramente difuminada. Su aceptación por los lugares sombreados la hacen perfecta para cultivar en el interior.

Hacia mediados o finales de la primavera (esto dependerá de la climatología) aparece el único tallo que genera, incialmente sin follaje, del que surgen innumerables pequeñas flores agrupadas que logran formar una esfera de considerable proporción.


El color de la cabezuela es naranja o rojo coral, y goza de una larga duración que la hace inmejorable para utilizar como flor cortada.

Cuando la floración va decayendo aparece el follaje, compuesto por un pequeño número de hojas especialmente grandes, lanceoladas, de color verde esmeralda, el nervio central muy pronunciado y los bordes levemente ondulados.

Cuando las hojas decaen y amarillean es el momento de dejar de regar paulatinamente hasta que se extingan, tras lo cual los bulbos se pueden desenterrar o mantenerse en el lugar si se van a conservar secos hasta pasada la fase de reposo, comenzando entonces un nuevo ciclo.

Requiere de sustratos fértiles, bien drenados y ligeros, con una humedad moderada pero constante.

Lo ideal es utilizar abonos especiales para bubosas, de específico equilibrio nutricional, tanto en los compuestos líquidos como granulados.

Es importante ceñirse a la dosificiación que indique el folleto, incluso mejor quedarse algo corto.

Los bulbos plantados al inicio de la temporada con un sustrato nuevo, no es necesario alimentarlos hasta pasados al menos un mes.

Los frutos de color verde se toman rojos al madurar, y es en esa fase de madurez cuando se pueden empelar para propagarla, las nuevas plantas tardarán dos otres años en florecer.

Vía: http://plantayflor.blogspot.com.es/
Autor: Carmen Pereira

No hay comentarios: