lunes, 23 de enero de 2017

HIBISCUS COCCINEUS


Nombre común: Estrella de Texas - Hibisco

Todo el género de Hibiscus está formado por plantas de origen tropical amantes del sol y la humedad.

Esta especie en particular le agrada los lugares cercanos al agua como acequias, riachuelos o bien que la mantengan en un suelo húmedo lo más constante posible.

Es oriunda de los Estados Unidos y pertenece a la familia de las Malvaceae. Se trata de un arbusto vigoroso, que posee un moderado tamaño ya que no excede los 2 m. de altura, lo que la hace perfecta para cultivar en contenedores.

Conforma matas asimétricas de varios tallos erguidos que surgen desde el suelo, cubiertos modestamente por grandes hojas palmeadas, rematadas por finas puntas, de color verde intenso y los bordes aserrados.

Las grandes flores aparecen solitarias, están compuestas por cinco pétalos abiertos que se estrechan hacia la base, son de color rojo escarlata, también se encuentra la variedad "alba" de color blanco puro. La flor posee una larga columna estaminal.

La floración surge en la segunda mitad del verano y si se encuentra en un clima cálido logrará hacerlo hasta casi mediados el otoño.

El tiempo de vida de las flores es de un sólo día, algo habitual en los Hibiscos, pero nacen de manera incesante.

Es una buena práctica ir eliminando las flores marchitas que permanecen en la mata, es una forma de animarla a que siga floreciendo con riqueza.


Prospera en casi todo tipo de suelos, siempre que guarden una cierta humedad. La mejor exposición es la de pleno sol, aunque admite una sombra parcial, pero en sombre absoluta no florece o lo hace muy pobremente.

Los riegos hay que hacerlos en profundidad y regularmente, no conviene dejar que el sustrato se seque; si a las plantas les falta humedad en el suelo de forma continua afectará al follaje y floración.

Es importante abonar el suelo cada diez días durante su periodo activo, para que flores y hojas luzcan lozanas y con buen color.

Tiene un follaje de condición caduca, con la llegada del otoño las hojas adquieren una tonalidad rojiza y en cuanto aparece el frío la planta se desprende de las hojas.

Ese es un buen momento para practicarle una poda intensa, cortando la planta casi hasta el nivel del suelo o bien esperara al final del invierno para hacerlo.

La planta produce numerosos frutos que tienen la apariencia de una nuez, en su interior portan semillas peludas de color marrón.

La propagación en primavera a través de semillas es bastante sencilla y de buenos resultados.

Vía: http://plantayflor.blogspot.com.es/
Autor: Carmen Pereira

No hay comentarios: