lunes, 30 de enero de 2017

HOMALOMENA WALLISII


Nombre común: Rey de corazones

Es una interesante planta adecuada para entornos de interior gracias a su ornamental follaje. Goza de unas bellísimas hojas de naturaleza permanente.

El género de las Homalomena procede de diversas partes tropicales de Asia y América del Sur y lo determinan plantas de condición perenne.

No es raro que produzca flores, aún en los espacios cerrados de una vivienda si se dan las condiciones oportunas.

Puede ser confundida con la Aglaonema con quien guarda mucho parecido, no en vano se encuentran representadas en la misma familia.

El follaje es tremendamente delicado y responderá mal ante la falta de humedad ambiental, si eseto sucede los bordes de las hojas evidencian señales de sequedad.

Tiene una envergadura comedida, lo que la hace óptima para su cultivo en un contenendor. Si se desea ubicar en el exterior será oportuno cubrir adecuadamente sus necesidades: nada de sol, mucha humedad ambiental y temperaturas suaves.

En el follaje es donde se encuentra el enorme valor ornamental de esta planta, como sucede con todos los representantes de la familia de las Araceae.

Forma una mata compacta de grandes hojas ovaladas de color verde aterciopelado con numerosas manchas irregulares verde amarillentas.

El envés de las hojas tienen toda la superficie de color verde pálido.

Los peciolos de las hojas son gruesos de moderado tamaño y ligeramente arqueados, surgen directamente de la base de los cogollos que conforman la planta.

Las inflorescencias se encuentran en una clase de espiga gruesa y carnosa conocida como espádice, está cubierta por un espata o bráctea de color ligeramente rosácea.

Es corriente que la floración pase inadvertida debido a que es de reducido tamaño y puede quedar oculta por el follaje; ésta se produce al final del verano.


En los periodos de calor hay que regar el sustrato de forma que permanezca siempre levemente húmedo y rociar el follaje a diario con agua que no tenga cal.

Cada dos semanas se puede abonar el sustrato con un fertilizante líquido para plantas verdes, se añade al agua de riego sin rebasar la dosis recomendada por el fabricante.

En invierno es preferible regarla con moderación e instalarla dentro de casi si está al aire libre, pero observando en todo momento que no te falte humedad en el entorno y que la temperatura sea cálida.

Durante este periodo hay que dejar de efectuar el abonado periódico y esperar hasta la primavera.

Requiere de una luz intensa pero ligeramente matizada, no colocar nunca en exposiciones soleadas que puede quemar las delicadas hojas.

Le favorece los espacios húmedos, ausentes de humos o fuentes de calor que resequen el ambiente.

Se puede propagar fragmentando la mata, esto se debe realizar en primavera cuando las temperaturas sean cálidas y sobretodo estables.

Vía: http://plantayflor.blogspot.com.es/
Autor: Carmen Pereira

No hay comentarios: