jueves, 22 de junio de 2017

RADERMACHERA SINICA


Sinonima: Radermarchera tonkinensis - Sterospermum sinicum

Nombre común: Árbol serpiente - Árbol esmeralda

De esta planta quizás sea más conocida su condición ornamental para interior, pero en realidad se convierte en un pequeño árbol de delgado tronco, capza de lograr los 4 m. de altura cuando se encuentra al aire libre.

Es oriunda del sur de China, La India, y Taiwan. Pertenece a la familia de las Bignociaceae. Las plantas jóvenes muestran un solo tronco y una ramificación con denso follaje, las hojas están divididas en foliolos, son brillantes y de color verde intenso.

Durante su etapa más joven puede formar parte de centros decorativos junto a otras plantas de interior, de hecho es muy empleada para este tipo de ornamentos gracias al verdor y brillo de sus hojas.

Tiene un crecimiento ágil, por lo que superará en tamaño al resto de las plantas que tenga a su alrededor, esto es importante para cuando forma parte de un arreglo.

En interior necesita lugares ventilados y un luz intensa, si se encuentra en el exterior un emplazamiento de sombra es el ideal, aunque los ejemplares bien establecidos pueden permanecer a pleno sol durante todo el año.

La sequedad del ambiente en interior y bajo unas buenas condiciones es poco problable que sufran inconvenientes en su cultivo, no obstante es bueno explorar de vez en cuando el envés del follaje ya que es ahí donde se suelen esconder las plagas.

Un control frecuente de la planta puede hacer que se localice a tiempo una plaga y tomar medidas para exterminar antes que la planta esté totalmente invadida.

Las plantas maduras con los cuidados precisos pueden producir flores, pero es muy poco frecuente que lo hagan los ejemplares jóvenes y menos aún si están instaladas en interior.

Las flores son grandes, atrompetadas, de color blanco amarillento y poseen un suave perfume.

Agradecerá un rociado de agua sobre el follaje en tiempo de calor, el suelo es preferible regarlo en profundidad pero sin permitir que retenga agua o permanezca empapado.


Quincenalmente se aporta un poco de fertilizante para plantas verdes al agua de riego, esto se realiza desde el inicio de la primavera hasta que finaliza el verano.

Para mantener el ejemplar en interior con un crecimiento contenido será necesario recortar con frecuencia las ramas, en el exterior  se puede proceder de la misma manera o realizar una poda anual. En ambos casos será muy beneficioso para que la planta luzca frondosa.

Los frutos son unas cápsulas colgantes que pueden exceder los 50 cm. de largo y que se abren de manera natural al llegar su madurez. 

Su reproducción se puede llevar a cabo en primavera o verano mediante semillas o esquejes, empleando un poco de hormonas.

Los esquejes deben permanecer en una situación cálida hasta que enraícen. Si se mantienen tapados con un plástico o cristal hay que quitar la tapa de tanto en tanto para que no se condense demasiada humedad.

Vía: http://plantayflor.blogspot.com.es/
Autor: Carmen Pereira



lunes, 19 de junio de 2017

ALLIUM SCHOENOPRASUM


Da un toque especial a las ensaladas.

Nombre común: Cebollino

Planta aromática (30 cm., -8ºC)

Follaje: Son las "finas hierbas", tan conocidas, de un color verde en primavera.

Floración: Las flores de color rosa, estrelladas, formando pequeñas cabezas, son indeseables pero ¡tan bonitas!

Especies y variedades: No confunda Allium fitulosum, la cebolleta de grandes hojas tubulares con fuerte olor a cebolla, con Allium schoenoprasum, el cebollino, del cual la variedad "Staro" desarrolla hojas de hasta 30 cm. de longitud. ¡Una planta da lugar a una mata de 50 cm. de diámetro!

Comportamiento en el recipiente: Con luz y agua se desarrolla perfectamente durante todo el año.

Dimensiones del recipiente: 15 cm. de diámetro el pimer año. La temporada siguiente trasplántela a una maceta de un volumen superior.

Exposición: Cuatro horas de sol por día.

Tierra: Cualquier tierra bien drenada le conviene.


Riego: El promedio es de tres veces por semana.

Enemigos y enfermedades: A veces hay un hongo que se instala en las hojas y forma unas pústulas de color naranja. Se trata de la roya que puede tratarse con un fungicida polivalente.

Empleo: Con otras plantas aromáticas.

Consejo: Pince las flores antes de que hayan formado totalmente para conservar las hojas perfectamente tiernas.

jueves, 15 de junio de 2017

SEDUM 'LITTLE MISSY'


Nombre botánico: Sedum 'Little Missy'

Nombre común: Sedum 'Pequeña señorita'

Familia: Crassulaceae

Origen: El género Sedum acoge plantas que se originan en las regiones templadas y frías del mundo.

Cualidad: Es una planta suculenta de moderada envergadura, pero se muestra inmejorable como tapizante o para la decoración de rocallas.

Condición: Perenne

Descripción: Conforma una mata redondeada a modo de montículo de escasa altura. Los delgados tallos quedan ocultos por las numerosas hojitas carnosas y redondeadas que los cubren.

Las hojas sin peciolos nacen enfrentadas, tienen una ligera forma acorazonada y se encuentran integramente con la superficie verde o bien de color blanco cremoso con el centro verde.

Disponer: Por el estilo de su desarrollo se dará especialmente bien en una cesta o maceta colgante.

Periodo de floración: Florece de forma abundante entre mediados y finales de verano.

Flor: Las flores son muy pequeñas, surgen agrupadas al final de los delgados tallos, constan de cinco pétalos abiertos, dispuestos en forma de estrella (algo habitual en este género), de color blanco rosado y en las puntas un matiz más intenso.

Situación: Lo ideal es qu disfrute de una posición ligeramente soleada, aunque durante el verano se puede ubicar en una zona de sombra luminosa.


Singularidad: Dado a la ligereza de s tamaño y lo moderado de sus raíces no es necesario cambiarla de contenedor anualmente, es suficiente si se hace cada dos o tres años.

Riego: Necesita de riegos más generosos entre la primavera y verano que otros suculentas, esto lo marca su diminuto follaje que no puede almacenar demasiado líquido para los periodos de sequía.

Plagas: Las principales plagas que pueden atacarla son los ácaros y las cochinillas.

Cuidados especiales: La clave está en el riego, hay que controlar que no es demasiado escaso que haga que la mata se seque, o por el contrario excesivo que pudra sus pequeñas raíces. No soporta el frío intenso.

Abonado: Pequeñas dosis de fertilizante para suculentas que se añade al agua de riego, una sola vez al mes entre los meses cálidos del año, dejar descansar en primavera.

Curiosidades: La sencillez de su reproducción facilita la posibilidad de hacerse con nuevos ejemplares cuando se desee.

Reproducción: Realmente fácil a lo largo de casi todo el año mediante fragmentos de tallo.

Vía: http://plantayflor.blogspot.com.es/
Autor: Carmen Pereira

lunes, 12 de junio de 2017

PIE DE LEÓN


Nombre científico: Alchemilla mollis

La trampa para el rocío...

Planta vivaz (40 cm., -15ºC)

Follaje: Las hojas palmeadas, casi redondas, tienen la particularidad de retener el agua gracías a sus pelos, formando gotitas translúcidas.

Floración: Los tallos embrollados soportan pequeñas flores. De lejos forman una especie de nube esponjosa de color verde ácido, que pone en relieve todos los colores restantes.

Especies y variedades: Alchemilla mollis, que alcanza los 50 cm., es la más corriente. También se puede encontrar Alchemilla ellenbeckii, con hojas más brillantes. Es una excelente rastrera para lugares umbríos.

Comportamiento en el recipiente: El pie de león es una planta que se adapta muy bien. Una vez pasado el primer mes de aclimatación, la planta empieza a crecer con fuerza.

Dimensiones del recipiente: 15 cm. de profundidad, como mínimo. Plante un bulbo cada 15 o 20 cm.

Exposición: Soleada.

Tierra: Con drenaje, porosa y ligera, conviene enriquecerla con 1/4 de arena. No dude en colocar, en el momento de la plantación, un lecho de grava de 5 cm. en el fondo del recipiente (drenaje).


Riego: El pie de león se adapta a diferentes dosis de riego. Estará más bonita si la riega dos veces por semana.

Enemigos y enfermedades: La podredumbre blanca seca las hojas. En este caso, arranque el bulbo y tírelo.

Empleo: En grupos, en compañía de arbustos primaverales, en macetas. En jardineras mezcladas con los pensamientos.

Consejo: Cuando el follaje está completamente amarillo, ya ha aprovisionado el bulbo para la próxima temporada. Desentierre los bulbos y almacénalos en la turba hasta la plantación de otoño.

miércoles, 7 de junio de 2017

PHILODENDRON PANDURIFORME


Nombre común: Filodendro violín

Esta es una trepadora que posee hojas de forma poco común, circunstancia que la hace tremendamente interesante. Es originaria del sur de Brasil y pertenece a la familia de las Araceae.

Exige las mismas atenciones que los demás miembros del grupo, pero es algo más delicada en cuanto a su necesidad de humedad atmósferica.

Este género forma un grupo organizado por arbustos pequeños, árboles y numerosas trepadoras de abundantes raíces aéreas que en su estado salvaje utilizan para rodear y fijarse a los árboles.

Representa muy bien el dimorfismo, esto es el efecto de exhibir un follaje con formas diferentes entre su estado juvenil y el adulto, resultado que se produce en muchas especies de Philodendron.

Las hojas están sujetas por largos y fuertes peciolos, son de textura firme y lustrosa, de color verde oliva y pueden alcanzar los 30 cm. de longitud. En su etapa adulta recuerdan a la forma de un violín, son grandes, con dos lóbulos laterales anchos y uno central largo con las puntas redondeadas.

Las formas redondeadas de los lóbulos pueden con el tiempo hacerse algo puntiagudas. Las hojas se deben limpiar con cierta regularidad para que destaque su brillo natural, pasando sobre la superficie un paño o algodón humedecido en agua templada y jabonosa.

Se acomoda bien al ambiente de interior si se crea un clima donde se encuentre confortable, esto se logra con una buena dosis de claridad y una humedad ambiental muy elevada.

Los tallos son robustos, con una condición natural a curvarse que puede ser difícil encauzar su crecimiento de forma estética en ejemplares grandes, esta tarea es indispensable realizarla con plantas aún pequeñas, colocando un soporte firme en el que ir guiándolas.


Las plantas ya desarrolladas presentan una floración que consta de una espata o bráctea grande, que rodea la espiga de diminutas flores. En interior jamás florece y al aire libre tiene que darse una serie de condiciones cercanas a su ambiente natural.

El sustrato necesita de una humedad constante pero sin permitir que quede empapado de modo continuo. Abonar quincenalmente con un fertilizante líquido para plantas verdes.

No es demasiado usual encontrar a la venta esta especie de Philodendron, lo que hace difícil hacerse con ella; es más sencillo pedir a alguien que tenga la planta que nos facilite un trozo de tallo que tenga algunos nudos.

Esa es una de las fórmulas para propagarla, mediante segmentos de tallo o bien esquejes apicales.

Si la planta se encuentra en un contenedor se puede realizar un fraccionamiento del cepellón, pero esto sólo es posible mientras el ejemplar es joven, luego resulta más complejo si la planta es demasiado grande.

Vía: http://plantayflor.blogspot.com.es/
Autor: Carmen Pereira

lunes, 5 de junio de 2017

AKEBIA


Nombre científico: Akebia kintana

¡Una liana sorprendente y casi perenne!

Planta trepadora (3m., -15ºC)

Follaje: Los zarcillos flexibles, que se enroscan delicadamente alrededor de su soporte, aguantan hojas palmeadas, formados por foliolos redondos.

Floración: Los racimos de color violeta son discretos y desprenden un ligero perfume en abril y en mayo.

Especies y variedades: Sólo encontrará una especie en los centros de jardinería, la Akebia quintana.

Comportamiento en el recipiente: Si dispone de espacio suficiente, la akebia puede vivir mucho tiempo en la maceta.

Dimensiones del recipiente: 30 cm. en todas las magnitudes para la primera plantación. Por debajo de esta medida la profundidad no es suficiente para las desarrolladas raíces de la akebia.

Exposición: Un lugar soleado y protegido.


Tierra: Una mezcla "casera" formada por 10 litros de tierra universal con dos otres puñados arena de río y la misma cantidad de compost de algas y estiércol.

Riego: La akebia puede soportar, de vez en cuando, cortos períodos de sequía. Pero a la larga le resultan perjudiciales.

Enemigos y enfermedades: Nada serio.

Empleo: Colocarla en una valla o soporte.

Consejo: Enrosque las ramas alrededor de un soporte a medida que va creciendo.

jueves, 1 de junio de 2017

CAESALPINIA GILLIESII


Nombre común: Aesalpinia - Barba de chivo - Poinciana - Ave del Paraíso

Este arbusto este utiliza en jardines como ejemplar aislado por su apariencia algo desaliñada, pero sus flores son tremendamente singulares.

Ofrecerá un resultado óptimo en jardines de suelo poco fértiles o de riegos escasos.

Es ante todo una planta muy resistente, tanto si se tiene que enfrentar a temperaturas altas a pleno sol, a la falta de agua, o incluso a suelos pobres.

Resulta fácil verla creciendo de manera silvestre sin que se le preste la más mínima atención.

Procede de zonas cálidas de Argentina y otros países sudamericanos. Pertenece a la familia de las Caesalpinioideae (Leguminosae), compuesta por plantas que habitan principalmente en regiones de climas moderados.

Posee un crecimiento notablemente rápido y en sólo una temporada puede adquirir un gran porte; es capaz de lograr más de 2 metros de altura y prácticamente lo mismo de ancho.

Sus abiertas ramas se colman de pequeñas hojas bipinnadas de color verde con un viso azulado. Las flores son de color amarillo pálido y se agrupan en racimos terminales. El aspecto peculiar de la floración lo aportan sus larguísimos filamentos de color rojo.

La floración principal se da en la estación estival, pero puede florecer además en otros periodos, si bien con menor intensidad.

En regiones de clima mediterráneo evoluciona de modo destacado, ya que posee las mejores temperaturas para la Aesalpinia.

El clima favorable o adverso es el que hace que el follaje permanezca o no en la mata, así ante inviernos con helados severas lo perderá en su totalidad y brotará de nuevo en primavera.


Le gusta las ubicaciones soleadas, aunque admite algo de sombra. Acabado su periodo activo se debe realizar una poda profunda, sobre todo si se encuentra en un contenedor, la poda ayuda a que la planta mantenga un aspecto más compacto.

Su resitencia a la sequía es admirable, puede permanecer largos periodos sin recibir nada de agua sin que se resienta. No obstante si la planta recibe riegos regulares mostrará una apariencia más saludable.

Durante los periodos calurosos se la debe regar de manera regular pero sin empapar en exceso el suelo, luego conviene esperar hasta que se nota ligeramente seco para regar de nuevo.

Los aportes de fertilizante deben ser escasos. No le suele perjudicarle ninguna planga o enfermedad importante. Es tóxica para los insectos, debido a la sustancia viscosa de olor fétido que segregan sus glándulas.

Los frutos son una vainas alargadas, estrechas y aplanadas, semejantes a las de los guisantes u otros vegetales que pertenecen a este mismo grupo. Las vainas adquieren un color castaño como consecuencia de su madurez.

Para la propagación se emplea semillas que se deben raspar para debilitar la piel externa, luego se dejan en remojo en agua caliente durante unas doce horas o algo más. Esta tarea se lleva a cabo en primavera.

Vía: http://plantayflor.blogspot.com.es/
Autor: Carmen Pereira