jueves, 29 de junio de 2017

LITHODORA DIFFUSA


Lithodora diffusa 'Alba' y Lithodora diffusa 'Blue Star'

Sinonima: Lithospermum diffusum

Nombre común: Carrasquilla azul - Hierba de las siete sangrías

Este género compuesto por una escasa veintena de especies, pertenece a la familia de las Boraginaceae.

Presenta plantas de pequeño porte, en su mayoría con una condición tapizante.

Anteriormente se la conocía con el nombre botánico de Lithospermum diffusum. Por su hábito de crecimiento bajo resulta tremendamente interesante para organizar un amplio tapiz de no más de 15 cm. de altura.

Es una planta poco exigente que lo único que requiere es de un suelo algo ácido. Se manisfiesta inmejorable para dejarla crecer en rocallas pequeñas o dispuesta en jardineras.

Lo mejor es hacer que se desarrolle en un espacio de jardín que goce de una situación soleada o semi soleada, con sombra total en los lugares calurosos.

Los tallos jóvenes se elevan rectos y están recubiertos de finos pelillos blanquecinos, en cambios los tallos viejos producen una fina corteza grisácea.

Las hojas son de color verde con un viso ligeramente grisáceo, lanceoladas, con una línea divisoria en el centro y un tacto áspero debido a la densa acumulación de pelillos cortos.

El follaje permanece durante todo el año, pero la mata se ve salpicada de flores desde mediados de la primavera hasta el verano.

Mientras perdura el buen tiempo la planta puede ofrecer floraciones esporádicas y más exiguas fuera de su periodo natural.

Las flores son pequeñas y se disponen en grupos terminales. Poseen cinco pétalos redondeados y fusionados en la base, abiertos, de color azul intenso y una línea central de la misma tonalidad aún más potente.




La variedad Lithodora diffusa 'Blue Star' tiene los pétalos blancos, con una línea central gruesa de color azul que asemeja la estrella.

También hay que mencionar que la Lithodora diffusa 'Alba' presenta flores totalmente blancas.

Presenta un cultivo sencillo y una excelente fortaleza ante el ataque de las plagas más frecuentes del jardín.

Tras la floración o hacia finales del verano agradece un ligero recorte, esto fomentará que su crecimiento sea más denso.

De cara al invierno si se presenta demasiado gélido será conveniente procurarle cierto abrigo.

A la hora de regarla hay que hacerlo de forma generosa, ya que requiere que el suelo se mantenga húmedo, principalmente en periodos de calor.

El abonado del sustrato debe limitarse a algo ocasional, incluso a nada si el sustrato se ha sustituido esta temporada.

Si resulta necesario se empleará un fertilizante de cualidad ácida.

Las heladas prolongadas acaban con la parte aérea, pero con la llega de la primavera la planta retomará su crecimiento.

Se propaga a través de semillas al final del invierno, o dividiendo las plantas maduras en verano.

Vía: http://plantasyflor.blogspot.com.es/
Autor: Carmen Pereira

No hay comentarios: