jueves, 22 de junio de 2017

RADERMACHERA SINICA


Sinonima: Radermarchera tonkinensis - Sterospermum sinicum

Nombre común: Árbol serpiente - Árbol esmeralda

De esta planta quizás sea más conocida su condición ornamental para interior, pero en realidad se convierte en un pequeño árbol de delgado tronco, capza de lograr los 4 m. de altura cuando se encuentra al aire libre.

Es oriunda del sur de China, La India, y Taiwan. Pertenece a la familia de las Bignociaceae. Las plantas jóvenes muestran un solo tronco y una ramificación con denso follaje, las hojas están divididas en foliolos, son brillantes y de color verde intenso.

Durante su etapa más joven puede formar parte de centros decorativos junto a otras plantas de interior, de hecho es muy empleada para este tipo de ornamentos gracias al verdor y brillo de sus hojas.

Tiene un crecimiento ágil, por lo que superará en tamaño al resto de las plantas que tenga a su alrededor, esto es importante para cuando forma parte de un arreglo.

En interior necesita lugares ventilados y un luz intensa, si se encuentra en el exterior un emplazamiento de sombra es el ideal, aunque los ejemplares bien establecidos pueden permanecer a pleno sol durante todo el año.

La sequedad del ambiente en interior y bajo unas buenas condiciones es poco problable que sufran inconvenientes en su cultivo, no obstante es bueno explorar de vez en cuando el envés del follaje ya que es ahí donde se suelen esconder las plagas.

Un control frecuente de la planta puede hacer que se localice a tiempo una plaga y tomar medidas para exterminar antes que la planta esté totalmente invadida.

Las plantas maduras con los cuidados precisos pueden producir flores, pero es muy poco frecuente que lo hagan los ejemplares jóvenes y menos aún si están instaladas en interior.

Las flores son grandes, atrompetadas, de color blanco amarillento y poseen un suave perfume.

Agradecerá un rociado de agua sobre el follaje en tiempo de calor, el suelo es preferible regarlo en profundidad pero sin permitir que retenga agua o permanezca empapado.


Quincenalmente se aporta un poco de fertilizante para plantas verdes al agua de riego, esto se realiza desde el inicio de la primavera hasta que finaliza el verano.

Para mantener el ejemplar en interior con un crecimiento contenido será necesario recortar con frecuencia las ramas, en el exterior  se puede proceder de la misma manera o realizar una poda anual. En ambos casos será muy beneficioso para que la planta luzca frondosa.

Los frutos son unas cápsulas colgantes que pueden exceder los 50 cm. de largo y que se abren de manera natural al llegar su madurez. 

Su reproducción se puede llevar a cabo en primavera o verano mediante semillas o esquejes, empleando un poco de hormonas.

Los esquejes deben permanecer en una situación cálida hasta que enraícen. Si se mantienen tapados con un plástico o cristal hay que quitar la tapa de tanto en tanto para que no se condense demasiada humedad.

Vía: http://plantayflor.blogspot.com.es/
Autor: Carmen Pereira



No hay comentarios: