jueves, 13 de julio de 2017

CODONANTHE GRACILIS


Nombre común: Codonanthe

Este es un género que lo componen unas pocas especies de plantas herbáceas. Pertenece a la familia Gesneriaceae y es originario de México, Honduras y Brasil.

Es una epífita de hoja perenne y cuyos tallos pueden alcanzar más de 1 metro de longitud.

Se trata de una planta bastante frondosa, con un porte rastrero y apta para acondicionar de manera colgante.

Sus tallos son delgados, verdes y tiernos cuando son recientes y rojizos y más fuertes después.

Para que ofrezca un desarrollo de vegetación pletórica es importante que el nivel de humedad ambiental sea alto; aunque permite los ambientes de interior sin problema.

Las hojas lanceoladas nacen opuestas, con un pecíolo corto, algo suculentas, de superficie lisa y brillante, de color verde claro en un principio para luego volverse muy oscuras.

La planta se cubre de flores gran parte del año. Las flores no son demasiado espectaculares pero las produce de manera cuantiosa, formando un espléndido contraste con el oscuro color del follaje.

Son tubulares con forma de embudo, blancas con la garganta cubierta de pequeños pelillos y manchitas de color granate.

La ubicación ideal se encuentra en una posición ligeramente soleada, pero en el caso de que el sol sea demasiado fuerte es preferible una sombra luminosa.

A la hora de regar el sustrato es preferible hacerlo cuando éste se note algo seco, humedecerlo sin excesos y esperara que se seque de nuevo para volver a regar.

En invierno hay que tener especial cuidado en no regarla demasiado, mejor mantener el sustrato algo seco. No necesita podas periódicas, en todo caso algún recorte en los tallos si crecen de modo desmedido.

Los frutos son unas bayas globosas brillantes y anaranjadas, muy vistosas que permanecen tiempo en la planta. En su estado natural forma una simbiosis perfecta con las hormigas para reproducirse.


La planta produce una sustancia o néctar que atrae a las hormigas, ellas a su vez se encargar de portar los frutos hasta su refugio donde se alimentan del cuerpo carnoso que recubre las semillas, dejando que las semillas germinen.

Sólo es necesario cambiarla a una maceta mayor toda vez que las raíces hayan ocupado totalmente la anterior.

Abonar de manera obre, una sola dosificación al mes añadida al agua de riego será suficiente.

Para su propagación se puede utilizar fragmentos de tallo de unos 12 cm. colocados en una mezcla de arena y turba. Los esquejes enraizarán en poco tiempo.

Vía: http://plantayflor.blogspot.com.es/
Autor: Carmen Pereira

No hay comentarios: